Compartir
Publicidad
Publicidad

Costo de la deuda griega siembra el miedo en la eurozona

Costo de la deuda griega siembra el miedo en la eurozona
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A un año de que Grecia solicitara el socorro financiero, la Eurozona sigue atrapada en la crisis de la deuda a niveles cada vez más alarmantes. Para Grecia, el costo de su deuda a dos años llegó al 25% anual, lo que significa que por cada préstamo de 10 millones de euros, debe pagar 2,5 millones de euros en intereses. Es una locura inaceptable pero es la gran trampa en la que han caído estos países al aceptar que el costo de esta deuda quede al arbitrio y capricho de los credit default swaps. Como muestra la gráfica superior, el costo de la deuda griega a diez años ha ascendido vertiginosamente y supera el 15%. La pandemia no termina aquí y pronto llegará a Irlanda, Portugal y los países que siguen en la lista de no tener aceptación el denominado Plan Trichet para evitar el desplome del dominó europeo.

Grecia obtuvo en mayo del año pasado un préstamo por 110.000 millones de euros, Irlanda en noviembre un préstamo por 85.000 millones de euros y Portugal pidió oficialmente un rescate hace dos semanas que llegará a los 100.000 millones de euros y que estará listo para mediados de mayo. Sin embargo, pese a estas importantes inyecciones de liquidez, las dificultades persisten. En Grecia, a la crisis de deuda se suma ahora el retorno a una profunda recesión que impedirá al Estado reembolsar sus créditos. En Irlanda, la situación de sus bancos sigue siendo objeto de inquietud, y lo mismo con Portugal y otros países de la periferia europea que serán los próximos blancos de los especuladores. El costo de la deuda soberana para España (gráfica inferior) se mantiene en su nivel más elevado de los últimos tres años.

España CDS

La actual crisis adquiere consecuencias políticas y sociales cada vez más visibles, como lo demuestran las protestas contra los programas de austeridad que se extienden a lo largo de toda Europa, o las fisuras que se abren entre los gobiernos del sur y el norte sobre el nuevo sistema de solidaridad financiera. En el cuarto año de la actual crisis, Europa no ha podido crear mecanismos que le permitan defenderse del ataque de los especuladores y sigue a la sombra de lo que hace Estados Unidos, una país que ha sido sentenciado por el propio FMI a perder la hegemonía financiera que mantuvo desde el fin de la segunda guerra mundial.

De ahí la relevancia que adquiere el Plan Trichet (¿será, acaso, un Plan Marshall para Europa?), que hasta el momento se maneja con gran secretismo entre el Presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, y el comisario europeo de asuntos económicos, Olli Rehn. El trío viajará la próxima semana a Atenas antes de la misión oficial del FMI y el BCE en la cual se pretende elaborar un programa adicional de reformas y reestructurar la deuda griega en un camino que sea sostenible dado que el actual lleva directo al abismo. Como siempre, el factor tiempo es el elemento crucial porque los intereses bancarios no perdonan.

En El Blog Salmón | Cae Portugal y el fuego avanza al núcleo duro de la Unión Europea, Grecia y la deuda: comienza el desplome del dominó europeo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos