Compartir
Publicidad
Publicidad

Japón se sumerge en la espiral deflacionaria

Japón se sumerge en la espiral deflacionaria
Guardar
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Mirar a Japón es quizá mirar al futuro, pues todo lo que está pasando en occidente ocurrió primero en el país del sol naciente: burbuja inmobiliaria, burbuja financiera, crisis, caída del yen, deflación, más crisis y crisis dentro de las mismas crisis. La década perdida que Japón tuvo en los años 90, se recicla y vive ahora en occidente, partiendo por Estados Unidos.

Japón ha comenzado a vivir su más profunda deflación desde la segunda guerra mundial, aumentando los riesgos de una recuperación que promete ser más lenta de lo previsto. Ya lo ha dicho Paul Volcker: “no hay una recuperación rápida a la vista”, y esto es fundamentalmente por el tema del desempleo, que amenaza con propagarse y frenar los tibios estímulos fiscales.

La caída de los precios registró un 2,4% en septiembre, una contracción mayor a la de cualquier período de la década perdida, hecho que complica más la situación dado que aprecia al yen con respecto a las otras monedas. El yen se ha fortalecido un 22% frente al euro, 27% frente al dólar y 43% frente a la libra esterlina desde mediados de 2007. Esta fortaleza del yen asfixia a los exportadores japoneses y genera más presiones deflacionarias, lo que obliga a aumentar un gasto público que ya es plenamente deficitario.

Como hemos visto, la deuda pública de Japón llega al 186% del PIB y superará el 205% del PIB el 2011. Desde 1993 hasta 2004, Japón gastó 600.000 millones de dólares para debilitar el yen, consiguiedo sólo filtrar ahorro hacia el extranjero. Los especuladores pedían prestado a las tasas cercanas a cero de Japón, para colocar los recursos al mayor rendimiento que ofrecían Islandia, Nueva Zelanda, Brasil o Gran Bretaña gracias a las gentilezas del “carry trade” (acarreo de divisas) que junto a secar de liquidez a la economía real incubaron todas las burbujas conocidas.

Japón fue un buen laboratorio de las políticas comerciales primero y de los experimentos monetaristas después, que hoy pasan la cuenta a todo el mundo. Empresas como Sony o Toyota están bajando los precios a niveles nunca vistos para atraer demanda, en un proceso de deflación acelerada que también termina hundiendo los salarios, y hundiendo aún más a la economía.

La tasa de interés de Japón está en el 0,1% desde diciembre, el desempleo se encuentra cercano al 10% (aunque el oficial está en el 5,8%) y la deflación ha dado un nuevo salto hacia atrás con una caída general en los precios de -2,4%. ¿Es esto lo que espera a Estados Unidos?

Imagen | Trodel

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio