Compartir
Publicidad

La ratio de Deuda pública/PIB no es un timo

La ratio de Deuda pública/PIB no es un timo
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ocurre al hacer análisis económico financiero de empresas. De tanto usar determinadas ratios perdemos de vista el significado de las mismas. En el caso de las cuentas púbicas sucede otro tanto. Algunos, al ponerse a analizarlas, concluyen que determinados instrumentos, determinadas ratios, esconden algo. Yo, en cambio, creo por ejemplo que la ratio de Deuda pública/PIB no es un timo.

Desde luego que la reflexión que vamos a hacer repecto a la Deuda pública/PIB es claramente a aplicable a otras relaciones también usadas, como la de Deficit público/PIB. En dicho sentido, os onvito a leer un artículo de Nicolás López Medina en Expansión, La relación entre deuda, déficit y PIB. En el siguiente párrafo toca de refilón la cuestión del problema.

Visto así no parece que este ratio tenga mucho sentido, ya que al pago de la deuda pública no se destina el PIB entero sino en todo caso los ingresos fiscales de un país. De una forma más genérica, sin embargo, puede entenderse que el PIB de un país implica un determinado nivel de ingresos fiscales lo que a su vez determinaría una cierta capacidad para pagar la deuda pública. Esta relación, sin embargo, es muy genérica y se ve afectada por otros muchos factores como los tipos de interés, la estructura impositiva o el déficit público.

O dicho de otro modo, erramos si clasificamos este indicador como una muestra ajustada de la capacidad de pago de un país de su deuda pública. Los ingresos con los que cuenta el Estado para atender esos compromisos no se corresponden con el total del valor generado por el país que se recoge en el PIB, el Estado debe manejar sus ingresos fiscales (sabiendo que no todos pueden destinarse a sanear deuda). La relación con el PIB de los mismos puede explicar el uso de esta ratio, si bien es complicado establecer una relación directa entre la evolución del PIB y la de los ingresos fiscales.

Por todo ello, algunos consideran que el uso de esta ratio es un timo, como David de Bedoya en Liberal Spain:

Y queremos transmitir el mensaje de que, hoy en día, la Deuda Pública a la que los políticos nos han condenado supera ya el 250% sobre los ingresos que estos políticos son capaces de generar, con unos gastos estructurales y consolidados año a año que superan en casi un 20% los ingresos que generan (los políticos gastan 440.000 millones de euros por 370.000 millones que ingresan) y una deuda que han aumentado en dos veces los ingresos generados anualmente desde 2007, ¿quién de verdad podría confiar en esta gente?

Yo disiento, no me parece un timo, me parece una clara manifestación del poder del Estado moderno, algo que en algunas Constituciones lo dejan bien claro (aunque luego lo disimulen con temas como el de no confiscatoriedad y demás). Veamos el 128.1 de nuestra Carta Magna:

Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general.

Dicho de otro modo, la propiedad privada está sujeta a los designios de la tribu, asemejándose más bien a una suerte de concesión administrativa. Y el artículo se queda corto, pues esa mano bien visible llegará no sólo a la riqueza del país, intentará alcanzar también la situada fuera del país a nombre de los súbditos que no ciudadanos, sean activos regularizados o no.

Así que, con independencia de otras consideraciones, me parece que poner en relación la Deuda pública(o el déficit) y el PIB es un elemento clarificador del estado de la cuestión.

Más información | La carta de la Bolsa, Por antonomasia En El Blog Salmón | La deuda pública superará el 100 % del PIB en 2015, Tres alternativas para reducir el volumen de deuda pública Imagen | Kevin Krejci

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio