Publicidad

Récords en China en impagos de bonos corporativos: avanza el inexorable curso de la carcoma del sobre-endeudamiento

Récords en China en impagos de bonos corporativos: avanza el inexorable curso de la carcoma del sobre-endeudamiento
7 comentarios
HOY SE HABLA DE

La economía China está aquejada desde hace lustros de no pocas y peligrosas asimetrías macro-económicas, pero está regida con puño de acero también en lo económico. No se puede negar que algunos analistas llevamos varios años alertando de lo que puede venir desde el gigante rojo, y que muy probablemente la suya sea una realidad económica cada vez más carcomida, a pesar de la apariencia que publicitan las cifras "oficiales" (que muchas veces son sólo eso: la verdad única e inmutable meramente oficial").

Pero ese puño de acero con el que les decía que los jerarcas del Partido Comunista Chino imponen sus políticas económicas a diestro y siniestro, supone un nivel de intervencionismo tan masivo y tan invasivo, que es natural que puedan ir apagando un fuego tras otro conforme afloran. A pesar de ello, en el fondo no evitan que en la trastienda de la economía china siga latente una colosal burbuja de endeudamiento de (casi) imposible digestión. Ahora tenemos nuevos datos que vuelven a apuntar en este sentido, y así, como publicó el Financial Times, en 2019 China sufrió el peor año de su serie histórica en lo que a impagos de bonos corporativos se refiere: todo un significativo indicador de que la carcoma sigue su curso en la economía china, y de lo que la realidad "oficial" podría estar escondiendo.

La estela de los récords de crecimiento de lustros atrás, han dejado paso al actual e indicativo reguero de impagos corporativos

Records En China En Impagos De Bonos Corporativos Avanza El Inexorable Curso De La Carcoma Del Sobre Endeudamiento 2

Y es que el tema ya no es sólo que esa clara desaceleración (recuerden: incluso en lo "oficial") de China esté restando pujanza al otrora más pujante Gran Dragón Rojo económico, que crecía y crecía al calor de la deslocalización Occidental, pareciendo que el chorro de fuego que salía por su boca no fuese a poner nunca fin a una temperatura económica al rojo vivo. Pero en China, a pesar del puño de acero, a pesar del intervencionismo masivo, a pesar de los controles de capitales... a pesar de todo, bajo sus políticas y mecanismos económicos sigue subyaciendo la misma naturaleza humana a veces tan defectuosa como la que sufrimos en todos lados.

Así, con los días de vino y rosas, allí también cometieron incontables excesos, especialmente en términos de endeudamiento, de mantener vivas empresas de tamaño monstruoso y que no son viables, promoviendo la ineficiencia económica en un entorno en el que el dinero casi llovía del cielo, etc. etc. etc. De esta manera, el panorama que deja todo esto en cualquier sistema no suele augurar nunca ninguna salida buena. Y China no iba a ser una excepción, por mucho que su nivel de intervencionismo le permita mantener más la inercia (y esconder -parcialmente- la realidad) de un ciclista que, al fin y al cabo, cada vez tiene menos fuerza para seguir pedaleando.

Y la obsesión de los jerarcas chinos por mantener el crecimiento económico, y muy especialmente la percepción social del mismo, no es para nada de extrañar, un tema extremadamente sensible en un país con cientos de millones de trabajadores que, de perder su empleo pasarían a engrosar peligrosas y multitudinarias bolsas urbanas de descontento popular, y el sistema "dictapitalista" podría ver amenazada incluso su existencia más sistémica. Y eso por no entrar en temas de desigualdad social entre el ciudadano medio y la privilegiada clase dirigente, por la cual el parlamento chino ha pasado a ser un selecto club de multimillonarios.

Así que, más allá de la superficie, en el críptico caso de la economía de China, hay que fijarse más bien en otro tipo de indicadores que tan sólo los más ampliamente seguidos en cocina, y uno de ellos, especialmente evidente porque los inversores internacionales quedan expuestos a él de forma directa e inevitable cada vez más, es el indicador de los impagos de deuda corporativa del que les hablamos hoy.

China empieza a perder su voluntad (y/o capacidad) de mantener toda empresa a flote aunque sea artificialmente

Records En China En Impagos De Bonos Corporativos Avanza El Inexorable Curso De La Carcoma Del Sobre Endeudamiento 3

Pero la noticia relevante de hoy ya no es la que apuntábamos antes de que China ha sufrido en 2019 un año récord de impagos de bonos coporativos, la otra noticia importante es otro récord sobre el que nos informaban en StockMarketNews: en este pasado año, en China han asistido al mayor "default" de bonos corporativos denominados en dólares desde hace dos décadas en una empresa pública. Y ya no es sólo las cifras de "defaults" finalmente consumados, es la situación general tan inestable del actual mercado de bonos corporativos chinos, donde hoy por hoy no es infrecuente presenciar de madrugada en las pantallas el hundimiento de los bonos de compañías supuestamente respaldadas por el Estado, pertenecientes incluso al pujante sector tecnológico, como los casos que citaba StockMarketNews en su artículo enlazado antes.

Casi nada. Récords muy siniestros por todos lados. Va a ser cierto eso de que en China en realidad está pasando algo muy serio que va degenerando lenta pero inexorablemente desde hace tiempo, y ya no sólo por todo lo nefasta que puede llegar a ser la gestión pública totalitaria que ha aflorado con el lamentable tema del Coronavirus, y que está llevando al pueblo chino a una creciente ola de descontento popular que su gobierno intenta silenciar (¡Cómo no!) a golpe de censura, de propaganda, de inexplicables desapariciones de los que osan informar a pie de calle de la crisis, y de represión policial ejercida incluso sobre la propia comunidad médica que dió responsablemente la voz de alarma cuando aún se estaba a tiempo de evitar la catástrofe sociosanitaria.

Pero lo significativo no es ya el cambio en la pujanza económica de China, ni tampoco la salud financiera de unas empresas que ya empiezan a verse forzadas a reconocer que no pueden devolver el dinero que un día les prestaron. Lo realmente significativo de todo este asunto es el gran giro dado por las autoridades económicas chinas a la hora de afrontar su endeudamiento corporativo. Ahora ya no vale cualquier cosa. Ya no se mantiene viva por axioma a todas las empresas. Eso ha cambiado totalmente, y ahora hay empresas chinas que "Papá Estado" ya no está dispuesto a seguir soplando para mantener hinchado su pinchado flotador.

El porqué de que esto sea así arroja principalmente dos interpresaciones posibles. La primera es que por fin el Estado chino se haya dado cuenta de que no tiene sentido socioeconómico mantener vivas empresas inviables, además de que supone que el propio sistema se corroe a sí mismo. Sería una buena forma de intentar pinchar controladamente (si es que eso es posible) esa colosal burbuja de sobreendeudamiento corporativo (y no corporativo) de un gigante chino que puede estar sufriendo ya osteoporosis severa. Lamentablemente, sin llegar a afirmar que la hipótesis anterior del pinchazo controlado no tenga por qué ser cierta, el hecho es que la hipótesis más probable es que el estado chino esté dejando ya caer a incontables empresas, bajo el propio peso de su deuda, porque su capacidad y poder económico para poder seguir evitándolo puede estar empezando a flaquear, tras ya varios años de fuerte desaceleración (incluso "oficial").

En este sentido, el artículo enlazado anteriormente que publicaba la principal noticia de nuestro análisis de hoy, ya explicaba cómo hoy por hoy los inversores internacionales ya no pueden contar con que ya no se deja caer a ninguna empresa china, pero el problema viene cuando los datos para evaluar los riesgos de defaults corporativos no son fiables, entre otras cosas porque apenas sucedían hasta el momento, además de por la poca transparencia y calidad econométrica de las cifras corporativas y de deuda del gigante comunista. Y esto no es un tema menor en absoluto, porque el panorama de la deuda corporativa china ya no es el tradicional, por el que los tenedores de sus bonos se concentraban en la inmensa mayoría de los casos en el propio estado (en una o varias de sus múltiples manifestaciones corpóreas), sino que ahora, cada vez más, las empresas chinas deben recurrir a emisiones que venden a inversores internacionales. Otro significativo indicador, sin duda. Y claro, con ese críptico panorama contable y de medición econométrica microeconómica de las empresas chinas, estos arriesgados inversores navegan por el Mar del China prácticamente con los ojos vendados y la brújula oxidada.

Pero las importantes derivadas de todo este asunto, que a primera vista podría parecer un tema menor a nivel global, son muchas. Así, de cara a los propios prestatarios corporativos chinos, el cambio radical del tipo de prestamista, así como de los criterios para poder acceder a su financiación, están haciendo que esas empresas chinas estén enfrentándose a unos estrictos criterios y exigencias crediticias a los que no estaban para nada acostumbradas durante la "era de los Yuanes gratis para todos". Y eso no puede sino acelerar la caída de los gigantes más ineficientes e inviables, que ya no van a tener ni el respaldo incondicional de un Estado chino cada vez más desentendido de su financiación, ni tampoco la confianza de unos inversores internacionales que les miran con recelo y juzgándoles por la heterodoxia más financiera. Así, esas empresas ineficientes se verán doblemente atrapadas por tener que empezar a endeudarse a un tipo sensiblemente peor que el de mercado, con un sangrante diferencial respecto al que los inversores internacionales aceptarán para prestar a otras empresas chinas más sanas.

Parece que los problemas económicos chinos no paran de crecer, lentamente y a lo largo de los años, pero van ganando gradualmente en número y en gravedad. Y a todo este sombrío panorama se añade además el alto impacto económico que muy probablemente va a acabar teniendo la crisis del Coronavirus. Si bien ya les analizamos este punto recientemente en otro análisis, lo cierto es que desde su publicación ha habido nuevos datos muy relevantes. Entre otras cosas, la epidemia va inexorablemente propagándose, con las severas restricciones propias de tiempos en estado de guerra, que imponen un aislamiento y unas medidas de contención que, demasiado tarde, son impuestas desesperadamente por el gobierno chino.

De hecho, ahora estas medidas extremas están ya siendo extendidas a todas las regiones circundantes con la ciudad de Wuhan, una ciudad del tamaño de Londres asolada por la epidemia y en cuyo mercado de abastos la vimos nacer. Imaginen cómo estará la cosa, ya no sólo a nivel sanitario y de contagio masivo, sino ya también a nivel económico, que el gobierno chino ha anunciado recientemente que va a permitir un nivel de endeudamiento de emergencia destinado a salvar a las empresas afectadas gravemente por los efectos del dañino coronavirus, entre ellos los parones de producción y cierre de fábricas decretados desde el gobierno, o la propia caída del consumo y la inversión por las medidas de excepción.

El impacto socioeconómico de esta crisis está siendo mayúsculo a todos los niveles, y las autoridades no dan abasto para cubrir deserciones de periodistas "quemados" con el aparato del poder, ni abasto para borrar de redes sociales publicaciones con el hashtag #FreedomOfSpeech, que leen millones de personas antes de ser vaporizados por la maquinaria de la censura oficial, etc. etc. etc. Y este clamor popular de un pueblo que ha despertado abruptamente a la consciencia de ese gran valor socioeconómico de la prensa libre y la libertad de opinión, que tantas veces hemos predicando desde estas líneas, choca frontalmente con el reciente involucionismo de Xi Jingpin al más puro estilo Mao... Ante este panorama, Occidente debe mirar a Oriente más que nunca antes para definir su futuro y reforzar la gran importancia de los ideales democráticos. Y el hecho de cara al análisis de hoy es que todo ello añade todavía más incertidumbre al ya explosivo cóctel que se está agitando en China, y ya saben que los negocios y la inversión se llevan fatal con cualquier tipo de incertidumbre: en algún momento esas otras incertidumbres socioeconómicas pueden contribuir también a elevar más los diferenciales de riesgo exigidos a esas empresas chinas que ahora empiezan a necesitar la financiación internacional.

Records En China En Impagos De Bonos Corporativos Avanza El Inexorable Curso De La Carcoma Del Sobre Endeudamiento 4

Así que, también en la coyuntura más reciente traída por el virásico brote epidémico, de nuevo el tema de hoy parece clave: aquí también los inversores internacionales van a mirar con lupa a quién y con qué parámetros prestan su dinero. Lo más probable es pues que la tendencia creciente de "defaults" coporativos, así como la calidad crediticia de los gigantes empresariales chinos con pies de barro (y no sólo ellos), sigan deteriorándose apreciablemente en 2020. Más leña al fuego, en el que las finanzas de muchas empresas chinas van a arder conforme se vayan secando o encareciendo sus vías de financiación, mientras son minuciosamente escrutadas por la lupa de los analistas de riesgos más impasibles.

Como efecto colateral, las auditorías y los balances exigidos por estos analistas pueden acabar haciendo aflorar más datos y más realistas sobre el estado financiero de muchas empresas chinas, cuyas cuentas hasta ahora eran mucho más opacas. Aquí ya no vale todo, la fiesta de los Yuanes gratis para todos va tocando a su fin, y ahora puede que las reglas capitalistas acaben siendo mucho más similares para todos. Bienvenidos a la economía de mercado de verdad, donde prima (algo más) la buena gestión, donde los errores se pagan con diferenciales, y donde esos diferenciales pueden acabar estrangulándote y llevándote incluso a la quiebra: aquí les estábamos esperando porque, sin juzgar la idoneidad de las reglas, si algo es cierto es que las reglas de juego deberían haber sido siempre iguales para todos.

Imágenes | Pixabay Chronomarchie | Pixabay tudsaput | Pixabay PublicDomainPictures | Pixabay prettysleepy1

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios