Compartir
Publicidad

En la otra esquina, el buitre leonado

Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Ayer expuse la intervención de una de las partes en litigio en Other people´s money, la del capitán de empresa que se resiste a darla por finiquitada. Podemos llamarle capitalista-empresario. Hoy le toca la contrarreplica al opante, al al capitalista-financiero. Al tiburón, vaya. Oigámosle (os recuerdo que es muy similar al discurso de Gekko que ya colgué). Luego os daré mi opinión y escucharé las vuestras:

Amén. Y amén. Y amén. Deberán perdonarme. No estoy familiarizado con las costumbres locales. De donde vengo, uno siempre dice amén después de escuchar una oración. Y es que eso es justo lo que han oído, una oración. De donde vengo, esa oración es llamada responso. Han escuchado el responso, y no han dicho amén.
La compañía esta muerta. Yo no la maté. No me culpen. Estaba muerta cuando yo llegué. Es demasiado tarde para los rezos. Incluso si esos rezos fuesen escuchados, y aconteciese el milagro, y el yen hiciese ésto, y el dólar hiciese lo otro, y las infraestructuras hiciesen la otra cosa,todavía estaríamos muertos. ¿Saben por qué? Fibras ópticas. Nuevas tecnologías. Obsolescencia. Estamos bien muertos. No sólo quebrados. ¿Y saben cuál es el modo más seguro para quebrar? Mantener e incrementar la participación en un mercado que se reduce. Subterráneo. Lento pero seguro. Saben, ahora mismo debe haber una docena de empresas fabricando fustas para caballos.Y apuesto a que la última compañía que sobreviva es la que haga el mejor látigo que nunca hayan visto. Ahora bien, ¿les gustaría ser accionistas de esa empresa? Vds. invirtieron en un negocio y ese negocio se murió. Tengan la inteligencia, tengan la decencia de firmar el certificado de muerte, cobren el seguro, e inviertan en algo con futuro. Ah, pero nosotros no podemos, como dice la oración. no podemos ya que tenemos una responsabilidad, una responsabilidad con nuestros empleados, con nuestra comunidad. ¿Qué les pasará? Tengo tres palabras para éso: ¿A quién le importa? ¿Se preocupan por ellos? ¿Por qué? Ellos no se preocupan por Vds. Les chupan la sangre. No tienen ninguna responsabilidad hacia ellos. Durante los últimos 10 años han estado sangrándoles su dinero. ¿Acaso esta comunidad les ha dicho, "Sabemos que corren tiempos difíciles. Bajaremos los impuestos, así como el recibo del agua y alcantarillado"? Compruébenlo: están pagando el doble que hace 10 años. Y nuestros devotos empleados, que no han tenido subidas salariales en los últimos 3 años, aún así están ganando el doble que hace 10 años; ¿y nuestro valor en Bolsa? La sexta parte que hace 10 años. ¿A quién le importa lo que les pase a Vds? Déjenme que se lo diga: A mi. No soy su mejor amigo. Soy su único amigo. ¿Que no hago nada? Hago que Vds. ganen dinero. A menos que olvidemos, que és es la única razón por la que cualquiera de Vds. se convirtió en accionista. ¡Vds. quieren ganar dinero! No les importa si fabrican alambre y cable, pollo frito o si plantan mandarinas. ¡Vds. quieren ganar dinero!Soy el único amigo que tienen.Yo les hago ganar dinero. Cojan el dinero. Inviertan en otro lugar. Posiblemente, posiblemente sean afortunados y sea usado productivamente. Y si es así, habrán creado nuevos puestos de trabajo y habrán prestado un servicio a la Economía, y Dios no lo quiera, incluso conseguirán unos pocos dólares para Vds. Y si cualquiera se los pide, díganle que Vds. ya contribuyeron. Y por cierto, Me complace que me llamen Larry El Liquidador. ¿Saben por qué, queridos accionistas? Por que en este mi funeral, Vds. lo abandonan con una sonrisa en la cara y unos pocos dólares en el bolsillo. Es un funeral que vale la pena.

Bien, ya se han expuesto las dos visiones de una misma, y frecuente, realidad. En mi opinión, esta aparente controversia, este enfrentamiento entre unos y otros modos de hacer negocios no se corresponde a una distinta visión de la sociedad capitalista. Sencillamente son distintas especies que conviven en ese ecosistema, que cumplen distintos papeles, y que dificilmente pueden existir unos sin otros. El amigo Larry es un carroñero, y como todos sabemos es absolutamente necesario el papel del basurero. Como también es absolutamente necesario la figura del emprendedor, del creador, del rey de la selva, llámale elefante o león. Ambos se necesitan. Se trata de u juego similar al de especuladores e inversores en los mercados financieros. A ambos les necesitamos.

En este caso, y si yo fuese accionista, me temo que estaría más cerca del buitre que del viejo león. Y como es lo más funcional para el sistema es, sin duda, lo más justo, soflamas hollywoodienses aparte.

Más información | Fresh Family Office

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos