Compartir
Publicidad

Vodafone es incapaz de parar el desplome en ingresos y en clientes

Vodafone es incapaz de parar el desplome en ingresos y en clientes
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Es el otro gigante más damnificado entre las compañías de telecomunicaciones en España. Vodafone no es capaz de parar el desplome en sus ingresos, que acumula cuatro años consecutivos sin remontar, y en clientes. Al igual que Telefónica, la mayor competencia del sector, la crisis económica y la ‘huida’ de muchos usuarios a las OMV´s lastra unos resultados que no dejan de estar teñidos de rojo.

Como ya hiciéramos con Telefónica, desde El Blog Salmón aprovechamos la celebración del evento ‘Meet the experts’, liderado por los compañeros de Xataka, para analizar el estado económico y empresarial de las grandes compañías del sector de las telecomunicaciones en nuestro país. Ahora le toca el turno a Vodafone.

Cifras generales del grupo

La multinacional británica de telecomunicaciones no se salió del guión y volvió a teñir sus cuentas de rojo en el último año fiscal (de abril de 2012 a marzo de 2013), del que Jaime dio cuenta en estas líneas. En ese periodo, el beneficio neto se desplomó hasta los 828 millones de euros (673 millones de libras), cuando un año antes habían cosechado más de 8.100 millones de euros (7.003 millones de libras).

La mirada hay que dirigirla a las filiales en España e Italia, que han visto cómo su depreciación ha acarreado un importante ajuste del valor contable (la española de 7.000 a 3.000 millones de euros). Con todo, el volumen de negocio en todas sus divisiones se redujeron un 4,2% hasta quedarse en los 54.660 millones de euros.

Cuentas en España

Como decíamos, una de las principales causas de estos malos datos es España y los resultados de su filial. En ese año fiscal, los ingresos ascendieron a 4.456 millones de euros, lo que representa una caída del 11,7% respecto a lo logrado doce meses atrás. Se trata del cuarto año consecutivo en la que el gigante pierde pie en el volumen de negocio en nuestro país.

La falta de respuesta a una competencia, cada vez, más feroz del sector; el impacto de la retirada de subsidios en los terminales; el descontento de miles de clientes, que eligen otras alternativas del sector, o el fuerte descenso general de los clientes de prepago ante las dificultades económicas son sólo algunos de los factores que concurren en este escenario económico-financiero bastante complicado para la compañía en España.

Por áreas, es importante el desplome de casi el 21% en los ingresos por servicios de voz (2.660 millones de euros) y también el de la mensajería (-34%), con una influencia muy significativa del incremento en el uso de aplicaciones como Whatsapp o Line. Sólo ha crecido el volumen de negocio unido a los datos.

Todas esas dificultades, junto con la ejecución Expediente de Regulación de Empleo (ERE) aprobado este año, contribuyeron a que el beneficio operativo (EBITDA) orgánico, es decir después de desinversiones, haya caído un 16% hasta quedarse en los 1.113 millones de euros.

Fuga de clientes

El telón de fondo de todas estas cifras es la imparable ‘fuga’ de clientes que está castigando las cuentas de la multinacional. La sangría no deja lugar a dudas: 3,3 millones de usuarios menos, hasta quedarse en los 14,4 millones. De todas estas líneas perdidas en todos los segmentos, 2,4 millones son de prepago, mientras que algo menos de 950.000 tenían contrato.

Si se analiza la evolución por trimestres, la compañía sigue teniendo un auténtico agujero en su línea de flotación. Y es que, sólo en el último trimestre se perdieron 761.000 pertenecientes, en gran medida, a la modalidad de prepago, una de las más afectadas por los recortes de las familias ante las dificultades económicas actuales.

El ERE y el futuro

Las consecuencias en la plantilla no se han hecho esperar. En febrero de este año, la filial española aprobó definitivamente, con el beneplácito de los sindicatos, un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afecta a 620 trabajadores, es decir un 14% del total. A ello se suma la externalización de servicios, que afecta a 130 profesionales, y el cambio de condiciones a otros 150.

En el futuro siguen pintando bastos en la ‘teleco’ británica. Analizando la tendencia de la ‘fuga’ de clientes, no invita precisamente a pensar que cambiarán las tornas fácilmente. La compañía busca invertir en un mayor despliegue de telefonía móvil y plantear algo de ‘batalla’ en las ofertas convergentes. En ese contexto, ha llegado a un acuerdo histórico con Orange para desplegar su propia línea de fibra óptica hasta los hogares, con el objetivo de hacer frente a Movistar Fusión. El fin último es llegar a los seis millones de hogares y oficinas. El coste va a ser alto, se estima en unos 1.000 millones según explicaron nuestros compañeros de Xakata Móvil, pero es un movimiento necesario.

Frenar la fuga de clientes en el móvil y plantear mayor batalla en las ofertas convergentes, de la mano de Orange, son dos de los retos fundamentales que tiene la compañía en el futuro a corto y medio plazo.

Más información | Vodafone En El Blog Salmón | Vodafone ve como su beneficio global cae un 90%, Corren malos tiempos para Vodafone, ¿ha llegado la crisis a los grandes operadores? Imagen | Kake Pugh

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio