Publicidad

Draghi y su Quantitative Easing, llueve dinero

Draghi y su Quantitative Easing, llueve dinero
16 comentarios

Publicidad

Publicidad

Se ha aprobado el Quantitative Easing por parte del BCE, lo que va a conseguir que llueva dinero en la economía fabricado por parte de nuestro banco central.Se supone que a través de los mercados financieros el dinero entrará en nuestra economía real, disminuyendo los costes de financiación, permitiendo a las empresas invertir en producir más y con ello mejorar nuestro alto desempleo.

Siendo el Euro un producto que a su vez tienen una oferta y demanda, bajarlo debería de incrementar la oferta, y por tanto aumentar el precio de los otros productos, incluida la moneda extranjera. Eso debería devaluar nuestra moneda, reducir nuestras importaciones y aumentar las exportaciones, mejorando la economía de la Eurozona. Todo parece genial ¿verdad? ¿Cómo es que no se nos había ocurrido antes?

En cierto modo la idea no es nueva y muchas personas se han preguntado por esto, desde grandes economistas como Keynes que sugería enterrar billetes de banco en minas hasta Andy y Lucas, que pensaban en que podíamos imprimir más dinero para resolver la crisis.

Cómo funciona el Quantitative Easing

A partir de Marzo el BCE dedicara 60.000 millones de euros mensuales a comprar activos financieros. Esto se deberá de prolongar hasta septiembre de 2016, por lo que se inyectaría más de un billón de euros en 2015 y 2016.

Normalmente se supone que este tipo de movimientos no se hacen en la economía porque provocan inflación, pero la verdad es que la inflación no parece representar un problema ahora en el que se ha experimentado una caída del 0,2% desde el pasado diciembre. Muchos economistas consideran que la deflación es peor que la inflación, porque nos supone un problema bastante complicado de atajar que los bienes pierdan valor frente al dinero. Por otro lado, el BCE tiene como objetivo la estabilidad de precios, que se considera como una tasa de inflación inferior al 2%.

Según Mario Draghi, este es el plan A del BCE, no tiene otro para atajar el peligro de la deflación. En esta decisión no ha intervenido el gobernador del Banco de España, ya que existen 19 miembros y sólo pueden votar. La decisión se ha aprobado por amplia mayoría del consejo, aunque se ha rechazado, como era de preveer, por el presidente del BundesBank alemán, probablemente el banco central más anti inflación del mundo.

Una política de Quantitative Easing no es una idea original del BCE, sino que ha sido puesta en práctica por otros bancos centrales recientemente, como por ejemplo Japón desde el comienzo de siglo, la Reserva Federal norteamericana que ha hecho la QE1, QE2 y QE3 y el Reino Unido que ha hecho inyecciones más puntuales en los años recientes, muchas veces comprando bonos.

Un detalle a tener en cuenta es que el QE no implica préstamos directos por parte del BCE a los estados (pedido en algún que otro programa plítico), sino que va a hacer las compras en el mercado secundario. Eso no significa que los estados de la zona euro no van a verse beneficiados en sus costes de financiación, ya que aquellos que acudan al mercado primario sabrán que hay un fuerte interés por parte del BCE de adquirir títulos en el mercado secundario.

Por otro lado, aunque la mayor parte de lo que va a comprar el BCE van a ser bonos públicos,, está la posibilidad de comprar cédulas hipotecarias. El QE se hace con límites. No puede comprar más del 25% de cada emisión ni más del 33% de los bonos de un país, de modo que se quiere evitar que acabe beneficiando a Grecia.

¿Servirá el QE?

Varias personas se han manifestado a favor en el Foro de Davos, como Ana Botín (presidente del Santander), Christine Lagarde (presidenta del FMI) o Larry Summers, ex secretario del tesoro estadounidense que la ha considerado innecesaria. Por parte de la prensa alemana no se está a favor.

En realidad si consigue acabar con la deflación, devaluar la moneda y reducir los costes de financiación de los estados, puede tener un efecto positivo. Hay margen para que suba la inflación, hay margen para devaluar el euro. Pero no deja de ser una medida a corto plazo, son los estados europeos los que tienen que poner las medidas a largo, y eso es algo que no están haciendo últimamente.

Lo que sí queda por ver es si de verdad se va a transferir ese dinero a la economía productiva o simplemente se va a quedar en los mercados financieros que empiezan a estar bastante saturados de de efectivo y poco de activos interesantes en los que invertir. Mis compañeros en estas páginas son escépticos, y no les culpo. A veces parece que tendría más sentido repartir el dinero a la población, no desde un helicóptero, pero sí nominativamente.

Es posible que la devaluación del euro en un momento en el que se ha expandido bastante la masa monetaria en los últimos años de monedas equivalentes, como el yen japonés o el dólar tenga más efecto y sentido que el resto de cosas. Eso sí, si tienes los ahorros en euros, estos están perdiendo valor cada día que pasa a medida que el BCE inyecta liquidez en el mercado, no todo iba a ser bueno.

En El Blog Salmón | El paquete de estímulo más grande de todos los tiempos puede hacer fracasar al euro y Mario Draghi anuncia su tan anhelado Quantitative Easing

Más información | Cinco Días, El País, El Confiencial, GurusBlog y ABC

Imagen | Carsten Frenzl

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir