Compartir
Publicidad

El cumplimiento del déficit sigue generando dudas

El cumplimiento del déficit sigue generando dudas
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Nadie dijo que cumplir el objetivo de déficit en 2013, por muy liviano que en principio pareciese, fuese a resultar fácil. En este sentido, el gobernador del Banco de España, Luis Linde, ha sido el último personaje público en sembrar dudas sobre si el Gobierno será finalmente capaz de reducir el desfase en las cuentas públicas hasta el 6,5 % del Producto Interior Bruto (PIB) este año.

Para Linde el contexto macroeconómico no ayuda en absoluto y será necesario un segundo trimestre muy restrictivo en todas las administraciones públicas si se quiere cumplir el objetivo previsto. Debemos recordar que hasta junio el desfase del déficit era del 3,58 %, considerablemente inferior al 4,15 % en el que se situaba el mismo mes del año pasado. Con esto, muchos podrían pensar que si el año pasado el Gobierno consiguió dejar el déficit en el 6,84 % partiendo de un 4,15 % a mitad de año, el presente ejercicio no debería ser demasiado complicado reducirlo al 6,5 % partiendo de un 3,58 % en junio. Sin embargo, el problema surge cuando observamos los ajustes que se acometieron en la segunda mitad de 2012 y que no volverán a aplicarse este año: la subida del IVA y la eliminación de la paga extra de los funcionarios.

Pese a ello, a favor del optimismo sobre la consecución del objetivo de déficit hemos de señalar que este año el pago de intereses está siendo menor de lo previsto y se espera que los ingresos impositivos tiren para arriba del total de ingresos del Estado durante la segunda parte del año, reduciendo así la diferencia con los gastos y ajustando un poco el déficit.

En mi opinión, creo que no deberíamos obsesionarnos tanto con la cifra final de déficit. Al igual que Roma no se construyó en un día, es imposible acabar con el desfase de las cuentas públicas en un par de ejercicios. No hay que tener prisas con el déficit, aunque tampoco caer en la trampa de no darle la importancia que se merece. No debemos olvidar que la economía española atraviesa una recesión aún peor de lo prevista, el paro no deja de batir récords y el consumo interno está hundido. En este contexto, tensar la cuerda y asfixiar aún más a la población carece de sentido.

En El Blog Salmón | Las cifras mienten: el rescate financiero colocaría el déficit por encima del 10 %, Déficit y austericidio muestran el fracaso de las políticas de la troika Imagen | La Moncloa - Gobierno de España

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio