Compartir
Publicidad

La inmoralidad sexual y la moralidad en la corrupción

La inmoralidad sexual y la moralidad en la corrupción
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Vamos camino de ser los campeones de Europa en corrupción a todos los niveles y estamentos. Hasta la BBC se hace eco en uno de esos reportajes que destaca las “buenas artes españolas” a la hora de manejar el dinero público. Es curioso cómo se tolera a nivel político la corrupción y se recurre como argumento previo a la presunción de inocencia, cómo no se hace practicamente nada a nivel legislativo para atajarla y cómo los partidos políticos centralizan su discurso en la búsqueda de las ovejas negras de todos los rebaños y el tan traido “Y en tu partido más que en el mío…”

Pero lo que es realmente alucinante el la diferencia de raseros que se aplican para cortar cabezas de raiz o forzar dimisiones dentro de los estamentos políticos si en lugar de meter la mano de los “dineros públicos”, lo que metemos es otra cosa y se cruza alguna referencia sexual en el asunto. Léase por ejemplo, el hipotético vídeo con contenido sexual que ha forzado la dimisión del vicepresidente de Ceuta.

Ruedan cabezas antes de que nos demos cuenta. No es difícil concluir que la moral política condena fuertemente un escarceo sexual que medie curruptela de por medio si se han prometido favores antes que cualquier indicio de delito en la gestión del dinero público. Y bajo mi punto de vista, debería cambiarse el orden de factores o al menos que funcione la propiedad conmutativa y en todos los casos de indicios de corrupción se tomen medidas serias y disuasorias para atajar este mal democrático.

Lo mismo de delincuente es el político que cobra en especie mediante favores sexuales que aquel que favorece a sus amigos, a sus empresas de manera indirecta o recibe regalos de dudosa motivación. Las vías para solucionar la corrupción son complicadas y por más que Pepe Blanco afirme que todo el estado de derecho caerá sobre los políticos corruptos, (qué menos diría yo), no se puede seguir permitiendo que las administraciones locales tengan la capacidad de decisión plena sobreponiendo siempre los intereses de partido o intereses particulares a la propia administración de sus municipios.

A nivel económico, El Mundo ha evaluado en 4.158 millones de euros las cantidades sustraidas y controladas por la Fiscalia Anticorrupción. Y eso no llega a ser ni la punta del iceberg del total que se ha desaparecido en bolsillos ajenos. Se necesita reformar el sistema en pro de mejorar los controles, disminuir el poder de decisión y crear estructuras de control independientes y efectivas en todos los estamentos pólíticos. A partir de ahí, quizá podamos confiar algo más en los gestores del dinero público.

En El Blog Salmón | La corrupción en el mundo sigue subiendo, Al consejo del Banco Mundial no le importa la corrupción
Imagen | Orocain

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos