Compartir
Publicidad
Publicidad

La socialización autonómica de los beneficios

La socialización autonómica de los beneficios
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Recapitulemos. A lo largo de estos meses algunos nos hemos opuesto a la cascada de planes públicos de rescate de determinadas empresas. Somos los mismos que venimos denunciando que, detrás de todo esto, están aquellos que pretenden incrementar aún más su poder y sus beneficios. Y algunos hemos indicado que esa cantinela de privatización de los beneficios y socialización de las perdidas es todo un ejercicio de humor surrealista.

Todo esto traerá sus consecuencias. Así, en España, derrumbado el modelo fiscal de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, la Administración central ha debido salir en su auxilio. Estaba sumamente claro que iba a pasar. Casi tanto como que esta no es la salida correcta, que lo que deben hacer estas Administraciones con complejo de nuevo rico es reducir su inmenso gasto público. Y estos días de tras, en medio de ese extraño consenso entre políticos de un y otro signo a la hora de repartirse el dinero de los ciudadanos, hemos tenido un excelente ejemplo.

Hace ya tres años que El Mundo denuncio que un 43% del presupuesto de Canal Sur para productoras , entre los años 1999 a 2004, iba destinado a empresas vinculadas con 10 ex-altos cargos. Estamos hablando de 53 millones de euros. Casi nada. Pues aunque resulte increíble, no pasa nada. Estas practicas se mantienen, incluso en periodos como los actuales, y el Director de Antena contrata con su sobrino como si manejase dinero propio. Vivir para ver.

Que quede clara una cosa. Mi crítica va dirigida a todas las televisiones autonómicas, auténticas macrogeneradoras de déficit público, que no contentas con ello, distorsionan el mercado, atendiendo a las excusas más peregrinas: que si el interés social, que si la defensa de una lengua, que llegar donde no llega el mercado…todo esto para encubrir lo evidente. Las Comunidades Autónomas, e insisto que hablo de todas (socialistas, populares y nacionalistas) son una maquina de gasto clientelar, donde intereses privados o partidistas son financiados con dinero público.

Lo que me llama poderosamente la atención en este caso es quienes lo protagonizan. Los mismos que están todo el día con lo de la socialización de las perdida. Que tremenda ley del embudo. Estas productoras han participado en la socialización de las perdidas entre los andaluces que ha generado la Televisión pública andaluza. Claro que, quizás mirándolo bien, es posible que se hay producido en algún sentido una socialización de beneficios. Me refiero a las sociedades de sus promotoras, claro está.

¿Quién les dice a estos señores que su fiesta privada con el dinero público ha de acabar?

Vía|PeriodistaDigital
En El Blog Salmón|Menos lobos, Caperucitas Rojas

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos