Compartir
Publicidad
Publicidad

La solución financiera estadounidense es muy simple

La solución financiera estadounidense es muy simple
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Henry Paulson, el Treasury Secretary de Estados Unidos (ministro de finanzas) ha propuesto su solución para apoyar a las entidades financieras basadas en su país.

Su solución es que le autoricen hasta $700.000 millones (¡€478.440 millones!) para que Sr. Paulson decida qué entidades tienen problemas y utilizar estos fondos para comprar préstamos hipotecarios problemáticos que ahora están en manos de las entidades designadas.

Hoy, estas entidades están diciendo que, con los préstamos hipotecarios en dificultad que tienen en sus libros, sufren pérdidas multimillonarias que están perjudicando su capital de estas entidades, su solvencia y, como resultado, su futuro.

A mi me encantan planes simples, así los entendemos mejor. Este plan, con sus 12 cláusulas, es muy simple. Más o menos dice que se da el dinero al Sr. Paulson, y el decide qué hacer con el.

La ventaja y la desventaja del Sr. Paulson es que es anterior Presidente de Goldman Sachs. Eso quiere decir que conoce muy bien los mercados financieros, y sus entidades y profesionales. Ese es el problema también, muchos de estos son sus amigos.

La falta de detalle de su plan le da al Sr. Paulson muchísimo poder y, por lo que nos han dicho del plan, piensan salvar a entidades financieras de las decisiones equivocadas que han tomado, pagado por dinero público.

La única forma de quitar las hipotecas problemáticas de los libros de las entidades financieras para que no castigue el capital de estas entidades, es comprarlo a precio de libros, es decir, al precio actual. Todos sabemos que estas hipotecas problemáticas valen mucho menos, por eso son hipotecas problemáticas.

Se supone que, cuando estas hipotecas problemáticas estén en manos del gobierno estadounidense, con el tiempo su valor subirá y que este valor repercutirá al Estado. No se sabe, ya que el plan no habla de esto.

Por otra parte, este plan incumple en las dos normas básicas de cualquier ayuda gubernamental, normas que ya hemos hablado en estas páginas.

Cuando una entidad privada necesita salvación del gobierno, cómo mínimo, deberían perder los altos ejecutivos de estas entidades, es decir, deberían ser destituidos y, también, los que ganaron financieramente con sus decisiones empresariales equivocadas deberían perder financieramente con la entrada del gobierno. La gestión se puede pasar a otros profesionales.

El segundo grupo que debería perder cuando el gobierno tiene que entrar para salvar a una entidad privada, son los accionistas de esas entidades.

Este plan no habla de quién se queda con el capital de estas entidades salvadas y, por lo tanto, tenemos que pensar que nada cambiará, los accionistas salvados y los directivos también.

Si el gobierno toma riesgo empresarial salvando a estas entidades el gobierno debería beneficiarse del aumento en el valor de las acciones que resultará de esta salvación.

Este plan necesita trabajo, por eso está costando lanzarlo.

Sr. Paulson necesita controles y cualquier ayuda del gobierno debería costar a las entidades que voluntariamente acceden a esta ayuda.

En El Blog Salmón | Toda ayuda del gobierno debe tener consecuencia y Las colas para las ayudas ya se están formando

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos