Compartir
Publicidad

Los Principios de la OCDE para la inversión a largo plazo

Los Principios de la OCDE para la inversión a largo plazo
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los labores de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es ayudar a poner de acuerdo a muchos países sobre temas que son importantes a nivel global. Uno de los temas que es muy importante a nivel global es la inversión y es recomendable su elaboración de principios sobre la inversión a largo plazo de inversores institucionales.

La OCDE acaba de lanzar la octava versión de los Principios de Alto Nivel G20/OECD sobre la financiación a largo plazo de inversión de los inversores institucionales desarrollados por el Grupo de Trabajo de la OCDE. Este Grupo de Trabajo está abierto a participantes de la OCDE, la G20, el Financial Stability Board (FSB), los miembros de APEC e incluye varias otras organizaciones internacionales.

Facilitan y promueven la inversión

Estos Principios están diseñados para ayudar a la OCDE, la G20 y otros países interesados ​​para facilitar y promover la inversión a largo plazo por parte de los inversores institucionales, en particular entre aquellas instituciones, como los fondos de pensiones, compañías de seguros y los fondos soberanos que típicamente tienen larga duración de sus pasivos y por lo tanto pueden considerar inversiones durante un largo período, siempre que sean prudentes y capaces de producir una rentabilidad ajustada al riesgo asumido.

El acuerdo sobre los Principios fomenta la coherencia en los enfoques para la inversión a largo plazo a través de diferentes políticas y jurisdicciones.

Los inversores institucionales sumaban en 2011 más de 85.000.000 de millones de dólares en activos alrededor del mundo e incluyen los siguientes:

  • los fondos de pensiones
  • las compañías de seguros
  • los fondos soberanos
  • las sociedades de inversión

Su crecimiento y desarrollo han traído un cambio transformacional en los sistemas financieros y, aunque son más presentes en los mercados desarrollados, se espera que los inversores institucionales de los mercados emergentes continúen aumentando en escala y en influencia en las próximas décadas.

Tradicionalmente, este grupo heterogéneo de inversores y, en particular, los fondos de pensiones, las compañías de seguros de vida y los fondos soberanos, se han visto como fuentes de capital a largo plazo con las carteras de inversión construidas alrededor de las dos clases principales de activos (bonos y acciones) y un horizonte de inversión ligado a la naturaleza de sus pasivos, a menudo a largo plazo.

Los Principios

Para asegurar una continuidad de regulación, de prácticas de actuación y de formas de colaboración, es importante llegar a un acuerdo sobre los Principios, que son los siguientes:

  1. Las condiciones previas para facilitar las inversiones a largo plazo.
  2. El desarrollo de los inversores institucionales y los ahorros a largo plazo.
  3. La gobernanza de los inversores institucionales, la remuneración y la delegación de la gestión de activos.
  4. La regulación financiera, la valoración y el tratamiento fiscal.
  5. Los vehículos de financiación y apoyo a la inversión a largo plazo y la colaboración entre los inversores institucionales
  6. Las restricciones a la inversión.
  7. El intercambio y divulgación de información.
  8. La educación financiera, el conocimiento y la protección del consumidor.

También establecen las condiciones previas a la inversión a largo plazo, tales como:

  • la necesidad de unas condiciones macroeconómicas estables
  • un plan de gobierno claro y transparente para los proyectos
  • oportunidades para la participación del sector privado a través de la contratación pública
  • oportunidades para la inversión de asociaciones público-privadas.

Políticas recomendadas

Los principios también abordan las políticas específicas que son necesarias para el fomento de la inversión a largo plazo, que incluyen las siguientes:

  • la mejora de los incentivos para movilizar mayores niveles de ahorro a largo plazo
  • el fortalecimiento de la gobernabilidad de los inversores institucionales para proveer los incentivos adecuados para la adopción de una perspectiva a largo plazo y la gestión de activos a menudo ilíquidos
  • garantizar el marco fiscal y normativo que reflejan las características de riesgo particulares de las inversiones, que promueve estrategias a largo plazo y que reduce las barreras
  • informar y educar a los consumidores acerca de las virtudes del ahorro a largo plazo

La inversión, especialmente a largo plazo, impacta positivamente el crecimiento, la productividad, la creación de trabajo y la mejor nivel de vida. Políticas que fomentan esto son necesarias y bienvenidas y las iniciativas de la OCDE en esta dirección mejorará la situación global y ayudará a sacarnos de los lío económicos en que todavía estamos. Muy necesario el labor.

En El Blog Salmón | La competitividad, la mejor forma de impulsar el empleo y el crecimiento, según la OCDE y Qué hay que hacer para subir el crecimiento potencial, según el FMI

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio