Compartir
Publicidad
Publicidad

Portugal, asediado por las agencias de calificación y la banca privada, enfrenta hoy un dia clave

Portugal, asediado por las agencias de calificación y la banca privada, enfrenta hoy un dia clave
Guardar
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los problemas financieros de Portugal lo tienen bajo fuego cruzado. Moody’s rebajó la calificación de su deuda por segunda vez en menos de un mes, alimentando aún más los temores del país luso de verse obligado a buscar un rescate financiero en breve. La decisión de Moody’s fue otro hito sombrío en la dura batalla emprendida por Portugal desde hace un año para evitar la misma suerte corrida por Grecia e Irlanda, paìses que se vieron obligados a buscar ayuda externa tras degastadores meses de turbulencias financieras.

Por otra parte, la banca lusa amenazó al gobierno con dejar de comprar deuda publica para forzarlo a pedir ayuda al exterior. Hasta el momento, los bancos portugueses han desempeñado un activo papel de intermediarios pero han quedado sobreexpuestos al endeudamiento. Con la calificación de Moody’s de Baa1 (desde A3) para la solvencia de Portugal (por debajo, incluso, de la que se dio a Irlanda), parece sellarse la suerte del que pasará a ser el tercer miembro de los países rescatados, tras Irlanda y Grecia.

Como hace algunas semanas reconoció el renunciado José Sócrates, Portugal no puede soportar costes de deuda por sobre el 7%, y en la situación actual se encuentra en los insostenibles niveles del 10%. Por eso que hoy es un día clave para Portugal, dado que pretende colocar en el mercado entre 800 a 1.000 millones de euros en bonos a 6 y 12 meses. Esta será la segunda subasta en menos de una semana, ya que el viernes pasado emitió 1.645 millones de euros a 15 meses, a la costosa tasa del 6%.

El rendimiento de los bonos de Portugal a 10 años estaba el año pasado a 5.8 por ciento y desde entonces ha soportado la inclaudicable presión del mercado. Con el anuncio de Moody’s, el costo esta vez llegó al récord de 8,77 por ciento. Las tasas son aún más altas para los préstamos a más corto plazo, como los que ahora requiere Portugal.

Con esta fuerte presión que tiene al país luso al borde de la asfixia, el plan de rescate parece abocado a dirigir a la economía portuguesa a una recaída en la recesión, dada la intensificación de los planes de austeridad que impactarán negativamente en la salida de la crisis y en el crecimiento económico. Al mismo tiempo, los planes del Banco Central Europeo de aumentar las tasas de interés y el alto precio que está alcanzando el petróleo tienden a agravar los problemas de los países que aún están atrapados en la crisis, como es el caso de Portugal.

Si bien se estima que Portugal tiene suficiente dinero en reserva para pagar los 4.500 millones de euros (6.400 millones de dólares) de los préstamos que vencen a fin de mes, le será muy difícil encontrar los casi 7.000 millones de euros (9.900 millones de dólares) para refinanciar la deuda y los intereses del mes de junio. Además, hay que recordar que el gobierno necesita recaudar fondos para mantener al país en marcha.

En El Blog Salmón | Rendida Grecia, Portugal será el próximo objetivo de los especuladores, El mercado apuesta por la quiebra de Portugal
Más información | Cinco días, El País

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos