Publicidad

¿Qué profesión debo elegir para el futuro?

¿Qué profesión debo elegir para el futuro?
30 comentarios

Publicidad

Publicidad

La noticia de Amazon Prime Air, independientemente de si al final será una realidad o un bluf, me lleva a plantearme la típica pregunta que surge muchas veces cuando alguien está a punto de dar el salto de la educación secundaria a la terciaria: ¿qué estudio? ¿Qué profesión elijo para el futuro?

Y aunque no parezca tener relación dicha pregunta con los drones de Amazon, la historia está llena de puestos de trabajo que literalmente desaparecen por una innovación tecnológica disruptiva. No quiero entrar en el debate tecnólogo versus neoluditas, no tengo la respuesta de si las innovaciones tecnológicas crean paro o generan puestos de trabajo suficientes que compensan los eliminados. Lo que tengo claro es que las innovaciones destruyen puestos de trabajo y hay que tener la visión para elegir una profesión que no se vea afectada o tener una capacidad muy alta para reciclarse (cosa muy importante incluso en profesiones que no están en peligro).

¿De verdad hay muchas profesiones en peligro?

Uno podría pensar que las disrupciones tecnológicas son cosas del pasado. La maquinaria en la agricultura destruyó muchos puestos de trabajo, y las máquinas en la industria eliminó la profesión de artesano, pero a día de hoy la cosa está más estancada.

Pero si nos vamos un poco para atrás vemos como hay profesiones que han desaparecido en unas pocas décadas. Por ejemplo, en las labores de administración la informática ha aligerado mucho la necesidad de personal. Lo que antes llevaba mucho tiempo y personas realizar (contabilidad, facturas, control de stock, etc.) ahora es mucho más sencillo con herramientas informáticas.

Es un movimiento que ha sido relativamente rápido y sin embargo, al no ser de un día para otro pasa desapercibido. Y cualquiera que lleve 20 años trabajando os podría explicar como a principios de los 90 se trabajaba de una forma muy distinta, con más personal para hacer las mismas tareas o a un ritmo mucho más lento.

Podemos plantearnos que desde la entrada de la informática en las empresas apenas ha habido innovaciones disruptivas que vayan a generar una oleada de destrucción de empleo, pero no es así. Varias tecnologías están comenzando y podrían convertirse en algo generalizado en los próximos años.

Por ejemplo, los asistentes personales que reconocen la voz (estilo Siri de Apple o Google Now) ahora mismo están en pañales, pero no sería raro que en unos años nos buscaran y reservaran vuelos, nos recordaran citas o incluso interaccionaran con nuestros contactos por correo electrónico para recordarles que realicen ciertas tareas. Aquí veo un problema para empleados administrativos.

Otra tecnología disruptiva, que todavía está en pañales pero empieza a despuntar, es la conducción automática. Todo lo que sea mensajería puede estar en peligro (de ahí que me recordara esto Amazon Prime) pero también el transporte de pasajeros, ya sea urbano o interurbano. En sistemas ferroviarios lleva bastante tiempo, algunos metros por el mundo son automáticos (en España podemos verlo funcionando en la T4 de Barajas) y hay una demanda social para estos sistemas, que asumimos más seguros (no hay más que ver el escándalo que surgió del accidente del Alvia en Galicia cuando se supo que fue un fallo humano y que el tren no conducía solo).

Pero se me ocurren más ejemplos. Todo lo que sea un uso no muy avanzado del lenguaje natural está en peligro. Ya hay sistemas automáticos que redactan noticias para agencias o procesan leguaje legal. Incluso un ordenador ganó un concurso televisivo en que había que hilar muy fino y había sutilezas en las preguntas.

Y si entramos en otros ámbitos quizá menos contemplados, como la limpieza, me pregunto cuántos puestos de trabajo ha destruido o van a destruir la Roomba y similares (aspiradores automáticos). Quizá todavía no muchos, pero según se vayan perfeccionando

Volviendo a la pregunta original de esta entrada: ¿Qué podemos hacer para elegir una profesión "segura"? ¿A qué nos debemos dedicar para que las disrupciones tecnológicas nos afecten menos en nuestro entorno laboral?

La creatividad

La respuesta es la creatividad. Los ordenadores de momento no son creativos. No saben diseñar de la nada, o si lo hacen (no nos olvidemos de algoritmos genéticos, por ejemplo) son muy lentos encontrando soluciones que los humanos logran en mucho menos tiempo.

Esa es la clave. Da igual la profesión, hay que ser creativo. Por ejemplo, en periodismo veo problemas a la hora de redactar noticias cortas, pero no para análisis largos y con trabajo de campo u opinión. En un puesto administrativo veo problemas para llevar la contabilidad o hacer papeleo de forma mecánica pero no para gente optimizando procesos.

En el tema de los coches autónomos veo problemas para ser conductor pero no para diseñar sistemas de seguridad o una nueva generación de vehículos donde quizá no exista el asiento del conductor. La creatividad es lo que nos distingue de los ordenadores y hay que explotarla.

Sea cuál sea la profesión hay que aportar un valor añadido creativo para evitar que una de estas olas tecnológicas nos pille. Y si nos pilla, únicamente la capacidad de aprender otra profesión nos devolverá a la senda correcta (de nuevo, creatividad).

En El Blog Salmón | Coche autónomo y efectos económicos, Amazon y el hándicap de superación a los neoluditas Imagen | Dan Queiroz

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir