Compartir
Publicidad

Telefónica pierde doble la última semana

Telefónica pierde doble la última semana
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde hace meses Telefónica ha estado batallando en varias frentes relacionado con su control de la infraestructura telefónica, las redes de conexión. Como anterior monopolio, estas se quedaron bajo su control.

Desde la apertura a la competencia del sector de las telecomunicaciones, Telefónica ha estado obligado a dar acceso a las redes telefónicas de conexión a otras empresas que querían ofrecer servicios telefónicos competitivos. Se entiende que a Telefónica no le gustaba y se entiende que no pensaba hacerlo fácil para que sus competidores puedan competir en igualdad de condiciones. Se entiende pero no se acepta sus manipulaciones.

En estas páginas hace tiempo he pedido que las actividades de infraestructura, el monopolio, y las competitivas, de suministro de servicios de telefonía, se separen. Es necesario que exista una igualdad de condiciones entre las empresas competidoras para que el control de las redes no permita a una empresa la posibilidad de situarse en posición de ventaja frente a las otras empresas con las cuales está compitiendo en el suministro de servicios telefónicos.

La Unión Europea (UE) también ha estado pidiendo la separación de la parte del suministro de servicios telefónicos de las redes, precisamente para evitar este posible conflicto y, por lo que se ve, está recibiendo cada vez más apoyos en estas peticiones.

Por otra parte, los reguladores han decidido que Telefónica ha cobrado demasiado a sus competidores por el uso de estos de las redes que, en teoría, son accesibles por todas las empresas que quieren ofrecer servicios telefónicos a clientes. Esta decisión ha llevado a la CMT a forzar una reducción significativa en los precios que Telefónica cobra a sus competidores, acompañado con la paga de compensación.

Esto confirma que Telefónica no está gestionando la parte de redes de forma independiente y es una confirmación más de que tiene un conflicto de intereses controlando las redes al mismo tiempo de que está compitiendo en el mercado para ofrecer servicios telefónicos en un mercado libre.

Telefónica debe decidir si quiere ser la empresa que gestiona las redes o si quiere competir en el suministro de servicios telefónicos, compitiendo con otras empresas. ¡No debe hacer las dos actividades!

Vía | El Periódico y Cinco Días En El Blog Salmón | España está de acuerdo con Europa, y no y Redes y servicio al cliente deben separarse Más información | Nota de Prensa de la CMT

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos