Compartir
Publicidad

Una propuesta de ayuda británica a no copiar

Una propuesta de ayuda británica a no copiar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace tres meses escribí un artículo titulado “Una propuesta de ayuda británica que cumple mejor”, hablando de que, si hay que ayudar al sector inmobiliario, la mejor forma de hacerlo es incentivando el ahorro de los que quieren comprar casa.

Posteriormente, el gobierno del Reino Unido también acertó mejor que muchos en sus medidas de ayuda al sector financiero, medidas que más o menos han sido copiadas por casi todos, aunque no siempre tomando lo mejor de sus propuestas. No obstante, no siempre hemos felicitado a los británicos por sus medidas intervencionistas.

Ahora nos salen las últimas propuestas del gobierno británico para ayudar a su economía y, en estas, demuestran otra vez que no siempre aciertan.

Algunas medidas son acertadas, por ejemplo, el retraso del planeado incremento en los impuestos, de 21% al 22%, a las pequeñas y medianas empresas (Pymes) hasta abril de 2010. No es una reducción pero, por lo menos no están incrementando la carga fiscal a las Pymes.

La medida que no se debe copiar es su reducción del impuesto al valor añadido (IVA) de 17,5% a 15% durante 13 meses.

Pararon en este nivel porque es el mínimo que impone la Unión Europea (UE), aunque no tienen que preocuparse por eso ya que, recientemente, excepto en algunos casos concretos, la UE no ha visto una medida de ayuda que no le guste y, si se lo piden, aceptarían niveles de IVA por debajo del 15%.

Hay muchas formas de ayudar a los ciudadanos para que gasten más, que eso es lo que buscan, pero reducir precisamente los impuestos que deben tomar más protagonismo, los indirectos, no es la forma, algo que trataremos próximamente en estas páginas.

Parece que este camino atrae, ya que el reciente plan holandés lo incluye también y, por ejemplo, en Australia, algunos inversores también lo están reclamando. Los inversores siguen pidiendo.

Ya que los gobiernos ven que se tiene que hacer algo, para demostrar que son sensibles a lo que está pasando, mejor que tomen medidas que no entorpecen.

Algunas de estas pueden ser las que pueden ayudan a los más necesitados. Aunque sorprenda a muchos, hace tiempo que no estamos en un capitalismo absolutista y depredador pero en un capitalismo social. Es decir, que aunque se está hablando mucho del laissez-faire encarnizado y despiadado, incluso en estas páginas, afortunadamente, en el mundo real de las economías mixtas, que es en el que vivimos, en general, hace tiempo que eso no se vive.

Si los gobiernos quieren ayudarnos a todos, podrían empezar ayudando a empresas, especialmente a Pymes, a reducir sus cargas fiscales y a incentivarlas en actividades que son objetivos. Dentro de estos son los que incentivan la inversión, como puede ser la reducción de la burocracia a la apertura de nuevos negocios, la aceleración de la amortización y la reducción de los impuestos sobre los beneficios. Otras medidas válidas son las que ayudan a los Pymes a crear más empleo, como son las que reducen sus cargas, incluso en seguridad social.

Finalmente, si lo que quieren es reducir el cargo fiscal de la población en general, es mejor bajar los niveles de impuestos sobre la renta, que permitirían a los ciudadanos a quedarse con más de sus sueldos y gastarlos, ahorrarlos o reducir sus deudas, como ellos quieran.

Medidas que sólo incentivan el gasto corriente ignoran los beneficios de estas otras alternativas que también son importantes para la economía.

Hay buenas ayudas y malas ayudas y las malas son las que más entorpecen los mensajes del mercado y que permiten a los políticos que decidan en nombre de los ciudadanos qué hacer con su dinero.

Ayudas de acuerdo, pero por qué no vamos hacia las buenas.

Vía | BBC Mundo
En El Blog Salmón | Reino Unido anuncia su plan para hacer frente a la crisis financiera y No hay que seguir todo lo que hacen los británicos

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos