Publicidad

Una valiente investigación revela el papel de la Banca Internacional en las transacciones del dinero más sucio

Una valiente investigación revela el papel de la Banca Internacional en las transacciones del dinero más sucio
6 comentarios
HOY SE HABLA DE

No sin su buena parte de razón, pocos darían su brazo a torcer por una Banca Internacional en la que todos ya sabíamos que muchos ejecutivos cogen el dinero, y prefieren no preguntar absolutamente nada. Entregar el brazo en ese contexto es ganarse a pulso una dislocación severa, cuando no directamente una amputación. Pero una cosa es que cojan ese dinero sin preguntar, y otra muy distinta que incluso sepan casi con certeza su procedencia, y no sólo hagan de “tripas corazón”, sino que actúen de una manera que les hace pasar directamente a formar parte del entramado.

Ahora parece que alguien ha parado la música celestial del baile de máscaras en el que las finanzas internacionales andaban dando sus pasos al son que tocaba, y una reveladora, inquietante y valiente (valientísima) investigación periodística ha revelado los entresijos más sucios de algunos bancos internacionales. Y de paso también ha destapado la naturaleza, procedencia, e intencionalidad del dinero internacional más nauseabúndamente sucio y manchado.

Hay que darle al César lo que es del César, pero también el reconocimiento a los que vierten las buenas letras (desde la trinchera)

Una Valiente Investigacion Revela La Complicidad De La Banca Internacional En Las Transacciones Del Dinero Mas Sucio 2

Ese “Cuarto Poder”, que es la prensa, hay que reconocer que tampoco está precisamente libre de mácula, y a veces tiene sus (grandes) tachas. Éstas en el fondo no están a la altura de la honrosa institución socioeconómica que representa el periodismo, sino que en realidad forman parte de las censurables conciencias humanas que inevitablemente coexisten en cualquier espacio socioeconómico donde haya personas al volante.

Pero el sector de los medios es esencial para que los sistemas socioeconómicos no sólo no se vengan abajo, sino para que además se mantengan pedaleando lo más sanos y durante el mayor tiempo posibles. Su papel es clave para contrarrestar el siempre voraz y muchas veces megalómano poder político, y deben estar ahí y además cumplir con su obligación de airear los excesos de ese poder para que, o bien éste no se atreva a pasar de la raya, o bien para que cuando la traspase se puedan al menos tener opciones de forzar a que salga al terreno de juego un suplente menos invasivo.

Y en el desempeño de ese papel hay infinidad de grandes (grandísimos) profesionales jugándose literalmente la vida cada día, con investigaciones muy comprometidas, y con artículos que desatan la ira de poderes que, tal vez no sean (todavía) todopoderosos, pero que sí que pueden intentar hacer mucho para alterar la vida de cualquier periodista de investigación, como por ejemplo el del artículo de Buzzfeed News que analizaremos hoy.

La banca es el sistema circulatorio de los torrentes monetarios internacionales, y cuando es el dinero sucio el que fluye, también las arterias se degeneran

Una Valiente Investigacion Revela La Complicidad De La Banca Internacional En Las Transacciones Del Dinero Mas Sucio 3

El mundo (también el financiero) a veces se presenta como un país de unicornios donde todo funciona a las mil maravillas, donde los mágicos mercados se autorregulan sin más, donde los gestores toman decisiones responsables, donde todos los agentes se preocupan por la sostenibilidad del sistema, y donde hay decisiones que se toman en pos del bien común. Pero cuando uno deja a un lado los manuales más idealistas del capitalismo (y/o de cualquier otro sistema socioeconómico), entonces los unicornios se destiñen de su ficticio color arco iris, las conciencias se vienen abajo y se pasan a un lado más en la penumbra, los mercados muestran su cara más cruelmente voraz, y el dinero evidencia su papel más sucio y pestilente antes de entrar en la lavandería, como si de simple papel higiénico se tratase.

Es precisamente ahí donde es clave la responsabilidad socioeconómica de ese cuarto poder que son los medios, y donde no debemos dejar de reclamar el limpiar lo sucio, regenerar el sistema, reparar los mercados, sustituir y/o encarcelar a los responsables, defender que (al menos) se deban erigir los mecanismos político-socioeconómicos para que algo así no se vuelva a repetir, etc. Y esa responsabilidad es la que ha ejercido valientemente la deprimente y reciente investigación periodística de Buzzfeed News que les mencionaba antes, no habiéndoles temblado el pulso en ese medio a la hora de levantar la manta y que se vea lo extendido de la podredumbre. Les ruego encarecidamente la lectura de este revelador y “desenmascarador” artículo, que además aporta no pocos "pelos y señales" de todo lo que evidencia (y es mucho, muchísimo). Ahora queda patente de dónde pueden venir las hondonadas de dinero sucísimo que está entrando en nuestros sistemas por la puerta de atrás, y que a buen seguro no tiene ni consecuencias ni intencionalidad lo más mínimamente buenas y constructivas, sino más bien vil y destructivamente despiadadas: tan despiadadas como la forma en que es extraído de los sufridos ciudadanos de los que proviene en última instancia.

Y que conste que esto en ningún caso trata de ser una crítica abierta a la banca privada como tal, ni caemos en reclamar ingenua y/o premeditadamente una banca pública que caería en los mismos excesos y en otros tantos. Este análisis no pretende entrar en ningún caso en el eterno debate público-privado, porque personalmente lo considero más aburrido y estéril que la tierra yerma. Esto no va de público o privado, ni tan siquiera vamos a entrar hoy en si capitalismo, socialismo, o dictapitalismo. Esto va de la calidad de las acciones (y las conciencias) de los que mueven los hilos del poder y las transferencias de los bancos, y por tanto el problema que existe tanto en unos casos como en otros es que algunos de los que están al cargo, en la práctica, ni tienen ética ni la conocen, independientemente de su adscripción teórica. Si impera la ética, y en cierto grado se busca también con responsabilidad el bien común, tanto un gestor y una banca privada pueden ser igual o mejor que una banca pública (y viceversa). Esto no va de pertenencia, sino de simple y llana higiene socioeconómica y mental, y de que el poder humano todo lo corrompe.

Como bien venía a decir recientemente de forma muy acertada Juan Ramón Rallo (al hilo de otro tema distinto), el asunto no es tanto plantearse que mande uno u otro, sino que quien mande tenga limitados sus poderes y que éstos no sean virtualmente ilimitados. El objetivo sería que, en el fondo, no tenga tanto impacto económico sobre el estado de bienestar que sea uno u otro el que ostente el cetro de mando de lo que, hace ya más de un lustro, reacuñamos desde aquí como Socioeconomía. Por mi parte, simplemente añadiría además que habría también que exigir la depuración de responsabilidades y la exigencia de justicia en igualdad de condiciones, lo que en el tema de hoy debería llevar entre rejas a alguno que otro, sea político, autócrata o financiero. No lo harán, pero no nos cansaremos de exigirlo. Otro mundo es posible, y otras conciencias son dignas de imponerse, permitiendo relegar a las naturalezas tan oscuras como oscuro es el rincón al que debemos condenarlas dentro del sistema, para que no lo corrompan todo infestando hasta el último bolsillo.

Y la escandalosa noticia es que en el sistema hay áreas podridas hasta las entrañas, que requieren ser extirpadas antes de que gangrenen el resto del organismo

Una Valiente Investigacion Revela La Complicidad De La Banca Internacional En Las Transacciones Del Dinero Mas Sucio 4

Según habrán podido leer en el enlace original anterior de la valiente y sistémica publicación de Buzzfeed News, el resumen de la terrible e infame noticia es que una serie de documentos gubernamentales secretos han salido a la luz, evidenciado cómo la banca internacional occidental mueve billones (españoles: con “b”) en transacciones que serían más culpables que sospechosas, pero ante las que algunos cierran los ojos enriqueciéndose con ellas. Así, a la par, estarían facilitando la destructiva y letal labor (por llamarlo de alguna forma) de terroristas, corruptos, traficantes de drogas, y todo un atajo de execrables individuos de la “flor y nata” internacional. Y la segunda parte de la noticia, todavía más terrible que lo anterior, es que esos documentos gubernamentales también evidencian cómo el gobierno de los Estados Unidos, y en especial la administración Trump, han sido plenamente conscientes de estos lamentables hechos, y a pesar de sus amplios poderes y capacidades ejecutivas para poner fin a tamañas tropelías, la realidad es que en la práctica desde instancias oficiales no han parado en seco estas “actividades” financieras.

Es más, en concreto la administración Trump habría hecho que estas "actividades" fuesen todavía más fáciles y asequibles para los criminales internacionales, por ejemplo al hacer más difícil que los ejecutivos responsables de las mismas respondan por ellas personalmente. Así, las propias entidades culpables han sido las que han venido acabando por ser las jurídicamente responsables por estas acciones tan censurables y dañinas. Tras pagar las entidades religiosamente las multas que en algún caso les iban cayendo inevitablemente ante las evidencias destapadas por los informes del FinCEN (Financial Crimes Enforcement Network, la agencia del Departamento del Tesoro encargada de combatir el lavado de dinero), estas entidades (o más bien sus ejecutivos) proseguían con sus actividades más oscuras. Así hacían que, en la práctica, esas multas fuesen como un simple peaje a pagar para poder dar continuidad a las “actividades” y con los personajes que, en realidad, deberían esforzarse por erradicar de sus balances y de cuadros organizativos. Vaya por delante que Buzzfeed News informaba de que uno de los informes monográficos semanales del valeroso FinCEN se llama “Semanal de la Cleptocracia”, y se dedica a compilar los “tejemanejes” de líderes mundiales como el presidente Putin de la blanca Rusia (o más bien de la que sería presuntamente la Rusia blanqueada). Y eso por no hablar de otros países que directamente son calificados de hubs del crimen internacional o incluso de “Narcoestados”, como por ejemplo esa Venezuela a la que acusan también desde diversos medios e instituciones de dejar fluir la blanca nieve, pero en otro sentido totalmente ajeno al inexistente frio caribeño.

Y es que el rastreo de estas noticias y “transacciones” no se limita estrictamente a Estados Unidos, sino que las encomiables investigaciones se extienden a lo largo y ancho del planeta, contando en su trabajo de investigación con la colaboración de comprometidas organizaciones periodísticas internacionales, con más de 100 organizaciones del sector, y desarrollando su actividad en casi 90 países diferentes de todo el mundo. Casi nada lo del ojo, digo, lo del cáncer (financiero y… socioeconómico). Los documentos han sido recopilados muchas veces desde dentro de los propios bancos, por éticos empleados consternados por lo que pasaba entre sus manos. Estos valientes han puesto en riesgo sus puestos de trabajo (e incluso sus vidas) por su compromiso para con la verdad, la ética, y la justicia más sostenible. Estas evidencias muestran en crudo una serie de vulnerabilidades de nuestros sistemas financieros, con pruebas documentales que fueron compartidas en su momento con los propios gobiernos, pero que se mantuvieron sospechosamente lejos de la vista y del juicio de la opinión pública; una ocultación que ocurría mientras los criminales podían seguir explotando impunemente esas vulnerabilidades del sistema.

El dinero movido en la penumbra incluye los onerosos beneficios producto de las guerras del narcotráfico, los muchos ceros de las fortunas producto de las políticas más extractivas puestas “en producción” en países en vías de (anti)desarrollo, o los lucrativos ingresos fraudulentos vía esos esquemas de Ponzi que prometen hacerse rico, sólo mientras siga aumentando la magnitud de este fraude financiero típico timadores profesionales “de guante blanco”. Sí, todo ello se puede considerar parte de una colosal lavadora de dinero mundial puesta en marcha para “blanquear” el dinero más sucio del planeta, y que cuando llega a su ciclo de centrifugado vaya dejando una parte de los réditos en los balances de algunas entidades amantes de la lejía más blanqueadora (y corrosiva para el sistema). Pero no piensen que esto sólo es un tenderete financiero más, con canales “alternativos” del dinero sucio que poco le impactan a usted en su vida y al sistema socioeconómico en su conjunto. Nada más lejos de la realidad.

Lo cierto es que lo realmente noqueante de estos informes e informaciones son que ese dinero pestilente, una vez que ha sido debidamente higienizado para no repugnar en sus destinos finales, acaba siendo “encauzado” hacia incontables sectores y empresas, que van desde instituciones deportivas, estudios de Hollywood, o el negocio inmobiliario, hasta esos restaurantes en los cuales es tan fácil blanquear dinero al no haber manera de poner un contador de personas en la puerta. Queda a la vista pues la sangrante verdad que expone Buzzfeed News, y que es que en la actualidad las redes que mueven por todo el mundo el dinero más pestilente se han convertido en auténticas arterias de lo que inevitablemente se ha auto-convertido en parte de la economía mundial. Y además este lado oscuro de la economía va camuflándose “de lagarterana” para confundir al personal, y así poder pasar desapercibidos al ir amontonando sus oscuros ceros entre los ceros legítimos de la cara blanca de la socioeconomía (pero la blanca de verdad), hasta hacerlos metastásicamente indistinguibles. Toda una estratagema de culpable inocencia a la que seguro no se arriesgarían si ellos mismos fuesen a responder personalmente por sus vergonzosas acciones, que llenan bolsillos y vacían conciencias.

Hasta el agente blanqueante más (anti)popular en los anuncios, lo que en realidad hace es lógicamente azuzar el descontento más popular en la calle

Una Valiente Investigacion Revela La Complicidad De La Banca Internacional En Las Transacciones Del Dinero Mas Sucio 5

Aquí no sólo es execrable el origen de ese dinero, cómo se estaría blanqueando, y para qué se podría estar utilizando en última instancia (para nada bueno), sino que además resulta inconcebible la más cruda irresponsabilidad de contribuir a infestar todo el sistema a la vista de la escandalizada opinión pública. Esto potencialmente da alas al descontento popular más anti-sistema: justo lo que nos faltaba en este mundo tan socioeconómicamente convulso de hoy en día. Pero qué se puede esperar en términos de responsabilidad y ética personal de estos algunos individuos que forman parte de un entramado como éste, que apesta de principio a fin, y donde ellos están literalmente en medio haciendo de pútrida correa transmisora. Sin ir más lejos, desde aquí ya les hemos analizado en ocasiones anteriores por ejemplo acerca del protagonismo del entramado financiero tanto en el desarrollo del brutalmente manipulado referéndum del Brexit, así como posteriormente en cómo diversos ministros británicos están en nómina de las tramas internacionales sin saberse exactamente en concepto de qué “gestiones”, y que sospechosamente se mantenían en la oscuridad sin querer quedar expuestos a la opinión pública más “higienizante”. Y por cierto, en esta última “super-producción” que es ese Brexit que está despeñando por el precipicio socioeconómico al Reino Unido, el desenlace de la trama parece ser que se articula en torno a cómo el dinero ruso vuelve de nuevo a ser el protagonista “estelar”.

Y ya como colofón final vamos a añadir un par de reflexiones. Es innegable que el dinero mueve el mundo, y que a algunos de los que lo mueven no les importa ni lo más mínimo quién lo está moviendo ni para qué. Pero a la vez es innegable que el que mueve el dinero acaba siendo realmente en cierta forma el amo del mundo, puesto que los que lo reciben acaban haciéndolo sólo en concepto de algunas “gestiones”, en las cuales acaban siendo unos simples “mandados” del pagador para que les sigan llegando las lucrativas transferencias. Y ello no es óbice para que el verdadero pagano sea ese ciudadano medio, que ve cómo el sistema socioeconómico se deteriora en su conjunto, y se le deshace entre las manos. Aquí las preguntas verdaderamente trascendentes ya no son ni el “cómo”, ni el “cuándo”, ni tan siquiera el “quién”, sino… el siempre procedente “para qué” y el inquietante “hasta dónde”. Porque si ha habido otro punto desesperanzador a la hora de esperar que el sistema se auto-purge, ha sido el asistir atónitos a cómo, en los mercados, unas entidades manchadas y señaladas por la evidencia de sus conductas más censurables no se han visto fuertemente penalizadas por semejante escándalo, en lo que no es sino un poderoso efecto llamada que amenazaría con acabar pulverizando por contagio la fama del todo el sector financiero. Si los que la hacen no la pagan, ya no por los responsables políticos, sino tampoco por un mercado mucho más cercano a ser parte de la opinión pública, mucho me temo que la enfermedad está mucho más extendida incluso de lo que ya de por sí podía parecer (que no era ni mucho menos poco).

Que el dinero mueve el mundo es algo que ya les decía que todos sabemos. Que hay algunas deleznables naturalezas humanas que idolatran al dinero cuan becerro de oro, y que son capaces de hacer lo que sea por atesorarlo también lo sabemos todos. Que a menudo esas naturalezas humanas lo que acaban recaudando es un dinero más sucio que la conciencia de un corrupto o algo peor tampoco debería sorprendernos. Que haya determinados países donde es el dinero sucio lo que más circula por sus arterias, y que es un dinero manchado de sangre, corrupción, explotación sexual, chantajes, asesinatos a sueldo y todo tipo de negocios mafiosos, es algo que el que no lo sepa es porque no quiere (o no puede ver para auto-protegerse mentalmente). Pero ya que haya sido parte de la la propia banca internacional la que ahora queda patente que se ha tapado la nariz y ha cerrado los ojos, y ha sido cómplice en mover ese dinero tan pestilente para ponerlo a buen recaudo, si bien es algo que sorprendernos sorprendernos tampoco lo consigue, sí que es cierto que constata fehacientemente lo que era un secreto a voces. Ahora bien, descubierto el “pastel”, lo que procede es depurar responsabilidades y evacuar el tambor de la lavadora… pero claro, cuando esto no llega a ocurrir, inevitablemente hay que mirar al dueño del telar y, sobre todo, al que mueve los hilos del mismo desde las sombras.

Una Valiente Investigacion Revela La Complicidad De La Banca Internacional En Las Transacciones Del Dinero Mas Sucio 6

Sinceramente, por mucha pestilencia que vayan a airear por toda la estancia, hay ventiladores que cuanto antes se pongan en marcha mejor… Es por el bien del sistema en su conjunto, y lo primero por el bien del propio mundo financiero mayormente honrado y por su sistémica fama. Si no luego pasa lo que pasa, el pueblo se indigna, los anti-sistema se ven legitimados para ejercer la violencia más cruda, y los votantes acaban votando al que grita más visceralmente que va a sacar las guillotinas a la calle. Y no duden que incluso puede que lo hiciesen si pudiesen, pero la mayoría de ésos ya lo harían tras airear la estancia con ventiladores socioeconómicos que tienen el cable cortado y las aspas rotas a propósito. Por ello, a pesar de que pudiesen acabar rodando las cabezas (“de turco”) entre nuestros pies, lo más probable es que el resultado de unos y otros acabase siendo exactamente el mismo: que el dinero sucio siga fluyendo por el sistema, y tan sólo vayan rotando los bolsillos de destino. Y es que el dinero sucio no tiene nombre, y algunas conciencias tampoco. Pero menos lo tienen los que ensucian el dinero, que muchas veces entregan ya teñido de color rojo vivo y con las manos manchadas de sangre. Porque aquí hay países con más "pelusas" que alfombra, y les recuerdo que alfombras era lo que por ejemplo el Señor Lobo acababa usando en Pulp Fiction para envolver los cadáveres sin dejar ni rastro de mancha. Ya ven cómo en este mundo, a la vista de algunos "profesionales", lo que hay realmente son algunos pocos criminales que están altamente profesionalizados…

Imágenes | Pixabay ryanmcguire | Pixabay michielton | Pixabay vector8diy | Pixabay 272447 | Pixabay explorerbob | Pixabay jc_cards

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios