El agua empieza a cotizar en el mercado de futuros

El agua empieza a cotizar en el mercado de futuros
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Era de esperar que el agua, una de las commodities más valoradas por su alta utilidad en los procesos productivos, tuviera su lugar en el mercado de futuros, del mismo modo que lo hacen el petróleo, el gas natural, o los metales. Ayer, por primera vez en la historia, se inició la negociación de los futuros del agua que fijara el precio futuro del agua en el estado de California y que tiene utilidad para agricultores, empresas e inversores.

Se trata del Nasdaq Veles California Water Index (NQH2O) que cotiza ya en el Chicago Mercantil Exchange (CME), el mercado de derivados más grande del mundo. Este contrato registra el precio de los arrendamientos y ventas de derechos de agua de las transacciones de las cinco mayores y más activas regiones de California. Las transacciones de derechos de agua del mercado de aguas superficiales y cuatro cuencas de aguas subterráneas adjudicadas.

El contrato de futuros está vinculado al índice que inició su recorrido hace dos años y mide el precio promedio ponderado por volumen del agua, excluyendo el transporte y las pérdidas de agua en los mercados subyacentes después de ajustar los factores de precios idiosincrásicos específicos de cada uno de los mercados y los tipos de transacción elegibles. Cotiza a 509 dólares por acre-pie, una medida de volumen utilizada en Estados Unidos que equivale a 1.233 metros cúbicos.

Futuro

Fue el primer contrato de este tipo en los Estados Unidos y se anunció en septiembre cuando las altas temperaturas y los incendios forestales azotaron la costa oeste de los Estados Unidos y California tras experimentar la mayor sequía en ocho años. Debido a que es probable que el cambio climático, la sequía, el crecimiento de la población y la contaminación hagan que la escasez de agua y veremos problemas de precios y serán un tema candente en los próximos años.

¿En qué nos beneficia la cotización del agua?

Rápidamente los mensajes de alarma han saltado para muchos: ¡Un recurso esencial para la vida humana cotizando! Las críticas de muchos apuntaban que, con este paso, se daría comienzo a la especulación del "salvaje capitalismo". Pero nada más lejos de la realidad, un contrato de futuros busca la gestión del riesgo mediante su exposición vía cobertura o por apalancamiento.

De hecho, gran parte de los participantes de los mercados son simples coberturistas, cuyo objetivo no es otro que reducir o neutralizar el riesgo al que se enfrentan.

Imaginemos el caso de un agricultor cuya actividad está expuesto a la evolución del precio del agua. En este caso, supongamos que valora pérdidas por la subida del agua porque es uno de los factores productivos. Para protegerse de una eventual subida, tomaría posiciones largas (compra de los futuros del agua) de tal manera que si sube el precio del subyacente, neutraliza las pérdidas, ya que lo que pierde por la subida del subyacente lo ganará por la posición larga del contrato.

Lo mismo puede pasar por parte de los vendedores, las empresas suministradoras, para proteger sus ventas de la caída del precio del agua, utilizarían las posiciones cortas (venta de los fututos sobre el agua). De este modo protegerían sus resultados ante potenciales caídas del precio, lo que significa que lo que perderían por caídas, lo ganarían por los beneficios de la posición corta.

Como todo contrato de futuros, se puede utilizar para reducir el riesgo, como las posiciones de cobertura expuestas, o bien para incrementarlo. En este último caso, se trata de apalancamiento puro y duro, es decir, especular sobre la commodity como se hace con el resto. Pero estos "malvados especuladores" simplemente ofrecen contrapartida y por lo tanto, dotan de liquidez al mercado, a cambio asumir riesgos para la obtención de beneficios. Como vemos, coberturistas y especuladores se necesitan mutuamente.

Y todo ello, se ejecuta en un mercado solvente como el CME, con la correspondiente cámara de compensaciones que actúa como intermediario entre las transacciones a futuro que garantiza el cumplimiento de las partes por la transacción. Debido a que es un mercado apalancado, los márgenes que permiten acceder a contratos de gran tamaño se van actualizando al final de la sesión. Si la posición (larga o corta) va en contra, si el inversor no repone el margen para mantener abierto ese contrato, se le cierra.

Otro punto positivo de la negociación del agua es que tenemos una referencia perfectamente cuantificada sobre cómo afecta al precio todos aquellos factores que tienen un impacto directo, lo que permite un análisis más detallado de la relación escasez/abundancia existente en un momento dado.

La escasez del agua

Más del 40% de la población mundial vive en áreas con escasez de agua y se espera que la demanda de agua aumente en un 55% en los próximos 30 años. Para 2050, en circunstancias normales, 240 millones de personas no tendrán acceso a agua potable y 1.400 millones de personas no tendrán acceso a instalaciones de saneamiento básico.

Con la mirada puesta en Europa, se estima que el volumen de aguas subterráneas en España, Portugal y Grecia se verá muy reducido, lo que repercutirá negativamente en el medio ambiente y el agua de riego. El aumento de la sequía provocará escasez de agua en la región mediterránea y reducirá el potencial hidroeléctrico.

De hecho, las temperaturas siguen aumentando y los fenómenos meteorológicos extremos, como la sequía, están a la orden del día. El 2020 es el año más cálido registrado en Europa. Partiendo desde enero hasta agosto, las temperaturas estuvieron** alrededor de 2,08 grados por encima del promedio**. Eso significa que 2020 ha sido incluso más cálido que 2018, un año abrasador que hizo récords en ese momento.

Land And Ocean Temperature Percentiles Jan Aug 2020

Es probable que esto tenga un efecto dominó en la agricultura, la energía, el transporte y la seguridad alimentaria. Con el aumento del consumo mundial de agua dulce, las economías europeas deben resolver el problema de la escasez de agua mejorando la infraestructura resiliente, cambiando a una economía más circular e implementando una gobernanza de múltiples partes interesadas, porque esto determinará la competitividad de la economía europea.

Temas
Inicio