Compartir
Publicidad
Publicidad

Stanley Fischer nos explica lo que hay que hacer ahora

Stanley Fischer nos explica lo que hay que hacer ahora
Guardar
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Como los gobernadores de los bancos centrales saben mucho de lo que hicieron e hicimos mal, de las lecciones de esos errores y de lo que se debe hacer cara al futuro, sigo comentando lo que nos dicen para que los meros mortales entendamos cómo piensan y adonde van a llevar a nuestras economías.

En un discurso en agosto, en Estocolmo, Suecia, el vicepresidente de la Reserva Federal, el banco central estadounidense, nos habla de la Gran Recesión y cómo podemos avanzar.

Para empezar, nos comenta los tres retos claves al que se enfrentan los responsables políticos y regulatorios y los desafíos que todavía tienen en su intento de seguir adelante, que son los siguientes:

  • El impacto de la Gran Recesión y de la resultante crisis financiera global sobre el crecimiento de la producción, en el corto plazo y el largo plazo.
  • Cuánto progreso se ha hecho en reforma del sector financiero y en la creación de un entorno financiero más seguro y más estable después de la crisis.
  • El impacto de la crisis sobre la conducción de la política monetaria, especialmente la necesidad de equilibrar los objetivos de lograr una inflación estable y el pleno empleo, el mandato de muchos bancos centrales, dentro de la necesidad de mantener la estabilidad financiera.

    Profesor Fischer nos comenta el gran trabajo que dice que se ha hecho como resultado del reforzamiento del sector financiero y también de los participantes en este sector. Nos dice que los políticos, actuando en sus propios países y en coordinación con los demás, han introducido reformas regulatorias del sector financiero en una escala y alcance sin precedentes desde la Gran Depresión.

    Dice que quiere que no volvamos a la situación donde sufriremos otro estallido financiero, y por eso lo importante ha sido diseñar, implementar y entender las consecuencias de la reformas importantes introducidas y que estos son los principales retos para las autoridades en un mundo financiero post-crisis. Explica que la mayor parte de las propuestas iniciales incorporan algunos o la mayoría de los siguientes objetivos:

    • Reforzar la estabilidad y la solidez de las entidades financieras, con especial énfasis en lo siguiente:
      • las normas para la buena gobernanza
      • la gestión de riesgos
      • el nivel de capital
      • el nivel de su liquidez
    • Fortalecer la calidad y la eficacia de la regulación y supervisión prudencial, introduciendo estándares más rigurosos para las empresas de importancia sistémica (institucones financieras sistémicamente importantes (SIFI – Systemically Important Financial Institution, las too big to fail).
    • Desarrollar la capacidad para llevar a cabo la regulación macroprudencial y la supervisión efectiva.
    • Desarrollar regímenes adecuados de resolución para las instituciones financieras que se encuentran en dificultades.
    • Fortalecer la infraestructura de los mercados financieros, incluidos los mercados de transacciones de derivados.
    • Mejorar las prácticas de remuneración de las entidades financieras.
    • Reforzar la coordinación internacional en la regulación y la supervisión, especialmente con respecto a la regulación y la resolución de las SIFIs.
    • Controlar mejor los riesgos en el sistema bancario en la sombra, los bancos no tradicionales, encontrando maneras de regularles.
    • Mejorar el desempeño de las agencias de calificación crediticia, que estaban profundamente involucradas en el colapso de los mercados de instrumentos de crédito con garantía o respaldo financiero, especialmente los basados ​​en la financiación hipotecaria.

    Sobre el fomento del crecimiento, profesor Fischer nos admite que los banqueros centrales se sorprendieron con la debilidad del crecimiento, incluso en los países que han visto crecimiento sólido, y nos recuerda que muchos países están viendo el impacto Reinhart/Rogoff.

    Cuando estaban animando ad infinitum a los gobiernos a gastar y gastar, lástima que no nos dijeron que la creciente deuda estatal iba a perjudicar el crecimiento y la salida de la crisis.

    Profesor Fischer se está arriesgando mencionando Reinhart/Rogoff, con tantos criticando a estos economístas por un error de cálculo, donde incluso se les ha atribuído intenciones demoniacas, incluso en estas páginas. Como indica profesor Fischer, el argumento de Rogoff y Reinhart sigue válido ya que la alta deuda perjudica el crecimiento.

    En El Blog Salmón | Stanley Fischer nos da sus lecciones de lo que debemos haber aprendido
    Imagen | Wikipedia

  • Temas
    Publicidad
    Comentarios cerrados
    Publicidad
    Publicidad
    Inicio
    Inicio

    Ver más artículos