Compartir
Publicidad

Consejos vendo, que para mi no tengo...

Consejos vendo, que para mi no tengo...
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy a la mañana, navegando por la prensa económica había una noticia recurrente. Al leerla, me he acordado automaticamente de la parábola del fariseo y el publicano. Permitidme que reproduzca ésta última

"En aquel tiempo, dijo Jesús esta parábola por algunos que se tenían por justos y despreciaban a los demás: Dos hombres subieron al templo a orar; uno fariseo, otro publicano. El fariseo, de pie, oraba en su interior de esta manera: "¡Oh Dios! Te doy gracias porque no soy como los demás hombres, rapaces, injustos, adúlteros, ni tampoco como este publicano. Ayuno dos veces por semana, doy el diezmo de todas mis ganancias." En cambio el publicano, manteniéndose a distancia, no se atrevía ni a alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: "¡Oh Dios! ¡Ten compasión de mí, que soy pecador!" Os digo que éste bajó a su casa justificado y aquél no. Porque todo el que se ensalce, será humillado; y el que se humille, será ensalzado." (Lucas 18, 9-14)

Pues bien, hoy, me temo que a alguien le tiene que haber dolido, y de que manera, el castigo de Dios en el Mundo financiero español. Es decir, del Banco de España.

Me refiero a la multa de 90.000 euros que el Banco de España ha impuesto a la entidad catalana Fibanc, perteneciente al grupo financiero italiano Mediolanum. La multa se impone por por "negativa o resistencia a la actuación inspectora". Según Fibanc, es que no han llegado a ponerse de acuerdo con el regulador en quien debía conservar copia de unas pólizas de seguro suscritas por cliente. Es una forma muy marketiniana de decirlo. Dentro del paquete sanciones, hay una a su Presidente, Carlos Tusquets, por 10.000 euros.

Seguramente algunos pensarán que otros muchos Bancos y Consejeros son mutados por este u otros reguladores. pecatta minuta. Cierto. Y otra tanto ocurre con sanciones judiciales. también. Pero da la casualidad que Carlos Tusquets es el Presidente de EFPA España. Se trata de una organización que certifica asesores financieros, y que en última instancia, busca que esta homologación privada se imponga en dicho mercado laboral. Algo así como un sello de calidad. Es por ello que, yo me pregunto, hasta que punto esto es una buena imagen para EFPA. No solo es que Tusquets sea el presidente. Los propios asesores-comerciales de Fibanc estan certificados. ¿Esa normativa por la que han sido sancionados la desconocían?, ¿una mero cambio de lugar de las pólizas puede dar lugar a una sancion de 60.000 euros?

No se. Uno piensa que el gestor financiero, sea del ramo que sea, deba estar muy y permanentemente formado, pero se plantea seriamente hasta que punto este tipo de organizaciones son una ayuda o no. A veces pienso que juegan al despiste como ocurre con la normativa Mifid.

Vía |Finanzas.com Más información | El Economista

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos