Compartir
Publicidad

El contrato único sigue dando guerra

El contrato único sigue dando guerra
19 Comentarios
Publicidad

Si hace unos meses era la OCDE quién recomendaba la implantación en nuestro país de un contrato único, hoy ha sido Juan Rosell, el presidente de la CEOE, quién se ha atrevido a proponer un "pacto de solidaridad" que en treinta o cuarenta años se traduzca en una única modalidad de contrato.

En estas páginas hemos hablado en multitud de ocasiones sobre las ventajas que esta figura contractual aportaría a nuestra economía. Yo mismo me he manifestado rotundamente a favor del mismo, a pesar de las incertidumbres que en un principio pudiera generar. Sin embargo, el calado en la sociedad del contrato único no es del todo satisfactorio: la gente teme una pérdida de derechos en relación a la situación actual si finalmente se implantase.

La verdad sea dicha: no entiendo estas dudas. La temporalidad es la causa y a la vez la consecuencia de nuestros males. Como ya hemos señalado en otros posts, en un país con un mercado laboral tan peculiar como el nuestro, con una tasa de desempleo muy por encima de la media europea, todo apunta a que en cierta medida la raíz del problema se encuentra en una estructura productiva discrimitatoria que diferencia entre trabajadores fijos y temporales.

Necesitamos en nuestro país políticos valientes que quieran afrontar los problemas de nuestro mercado laboral y que tomen decisiones sólidas con miras en el largo plazo y que permitan generar empleo. Desde luego, de esta legislatura no esperemos nada más. El Gobierno de Rajoy lo tenía todo a su favor para implementar el contrato único y no lo hizo. Con las elecciones detrás de la puerta y los tímidos brotes verdes en la creación de empleo que estamos observando, está claro que tampoco lo van a hacer ahora. Una pena, de veras.

En El Blog Salmón | Contrato único

Imagen | No man´s land

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio