Compartir
Publicidad

Sigue la desigualdad salarial contra las mujeres

74 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Volvemos con la desigualdad de compensación entre los hombres y las mujeres, un tema que muchos lectores ignoran que existe o piensan que no existe, algunos basados en el argumento de que ellos no han visto estas diferencias directamente. En los países más desarrollados, aunque no necesariamente desarrollados en estos temas, vemos que la desigualdad de compensación entre las mujeres y los hombres, no sólo continúa, pero vemos que la desigualdad está incrementando. Estas diferencias de compensación son importantes a lo largo de la vida laboral de las personas según algunos estudios.

Un Estudio en 2009 de la empresa australiana de servicios financieros, AMP, y del National Centre for Social and Economic Modelling, de la Universidad de Canberra, concluyó que los hombres australianos con un título universitario o superior, y con niños, podrían llegar a ganar 3,3 millones de dólares australianos durante su vida laboral, casi el doble del 1,8 millones de dólares australianos cobrado por mujeres en la misma categoría a lo largo de su vida laboral.

Además, una mujer de 25 años de edad, comenzando su vida laboral es probable que gane 1,5 millones de dólares australianos en los siguientes 40 años, comparado con los 2,49 millones de dólares australianos que ingresaría un hombre de la misma edad durante el mismo periodo. ¡Un millón menos sólo por ser mujer!

Otra comparación que sale es que la mujer con título posgraduado que cobraría a lo largo de su vida laboral unos 2,49 millones de dólares australianos, compara con los 2,55 millones de dólares australianos del hombre que no tienen ni estudios universitarios básicos. Es decir que la mujer muy preparada ganaría igual pero sólo igual que el hombre mucho menos preparado.

Lo que vemos es que las cosas tampoco han mejorado recientemente, y en profesiones donde no se esperaría estas diferencias. Vemos que, en 2007, el sueldo ofrecido a un abogado recien graduado era 70.000 dólares australianos, comparado con los 62.500 dólares australianos de las recien graduadas, 12% menos. Eso sin tener que levantar objetos pesados, que suele ser el primer argumento que me dan los que cuestionan que es aceptable la diferencia de sueldos, aunque estén hablando de tener que cargar esos documentos pesados.

Por lo menos la abogacía ha mejorado recientemente, con la diferencia bajando al 7,8%. No obstante, como no debería haber ni un céntimo de diferencia, que las abogadas graduadas cobren 7,8% menos que los abogados graduados es inaceptable.

En general, los graduados universitarios reciben un promedio de 55.000 dólares australianos, subiendo de 52.000 dólares australianos en 2011, comparado con los 50.000 dólares australianos para las graduadas, casi un 10% menos y, además, esta diferencia ha subido, ya que las graduadas no han recibido subidas desde 2011. Peor son las profesiones tan necesitadas de músculos masculinos, como son las mujeres arquitectos que sufren una diferencia en sus sueldos del 17,3% y las dentistas 15,7%.

El problema que tienen las mujeres con peores sueldos y falta de ascensos no se ve exclusivamente en Australia, también se ve en Europa y, como vemos en el reciente análisis estadounidense, no han mejorado apenas las condiciones y los ascensos de las mujeres en las altas esferas de las empresas del Fortune 500. Entre los resultados de ese análisis, destacamos lo siguiente:

  • La proporción de mujeres en puestos de miembro de consejos y de consejero delegado aumentó sólo medio punto porcentual o menor durante el último año.
  • Las mujeres ocupan sólo el 16,6% de los puestos en los consejos de dirección en 2012, el séptimo año consecutivo sin crecimiento.
  • Las mujeres ocupan sólo el 14,3% de los puestos de alto ejecutivo, el tercer año consecutivo sin crecimiento.
  • Las mujeres de color ocupan sólo el 3,3% de los puestos en los consejos de dirección, sin crecimiento.
  • Más de dos tercios de las empresas del Fortune 500 no tienen mujeres de color en sus consejos de dirección, el quinto año consecutivo.
  • Las mujeres ocupan sólo el 8,1% de los puestos con más ingresos.

¿Donde está la igualdad de tratamiento y de compensación? Para hacer a los hombres más sensibles, quizás se deben dar cuanta que un millón menos de compensación para la mujer a lo largo de su vida laboral es un millón menos de ingresos familiares y eso impacta directamente a los hombres en esas familias. A ver si se dan cuenta de este impacto directo les hace reaccionar.

Para los que todavía no piensan que hay un problema, repito la pregunta que hice hace un tiempo en un comentario cuando uno de nuestros comentaristas nos declaró que el personalmente no había visto semejante discriminación en su experiencia:

Por qué no hacemos un ejercicio. En las empresas donde has trabajado, evalúa todos los niveles, de presidencia, de consejo, de dirección, de supervisor, etc. ¿Dinos si en todos estos niveles había igual número de mujeres que de hombres? Si la respuesta es que si había igualdad en todos los niveles, has estado en empresas nada comunes. Si tus respuestas son no, ya empezamos a ver problemas.

Con esto hablamos de ascensos pero no de sueldo, que es mucho menos transparente.

Como ya he dicho más de una vez en estas páginas, Estudios tenemos un montón, sólo falta la buena voluntad y cuando esta falla y las empresas continúan delinquiendo discriminando, hay que hacerlas pagar con multas. Seguro que cuando les cueste de verdad lo toman más en serio.

Vía | Age (en inglés) En El Blog Salmón | La reforma laboral en bajas maternales de Báñez, más discriminación para la mujer, La igualdad en el trabajo es justo, necesario y potencialmente rentable y Seguimos esperando la igualdad en los más altos niveles de la dirección

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio