Alternativas como Stellar o Cardano superan a Bitcoin en bastantes aspectos, y son buenos candidatos a adelantarle en el largo plazo

Alternativas como Stellar o Cardano superan a Bitcoin en bastantes aspectos, y son buenos candidatos a adelantarle en el largo plazo
11 comentarios

En cuanto se nombra la palabra cripto-moneda, una en concreto hace acto de presencia en la mente de la mayoría de los interlocutores, y ése es el hegemónico Bitcoin, rey indiscutible del cripto-sistema, y punta de lanza de Blockchain y de todo lo que nos ha traído la cripto-economía.

Pero que la mayoría de la gente tenga indisolublemente asociado Bitcoin y cripto-economía no significa necesariamente que Bitcoin sea la única opción, y menos para abanderar la cripto-transformación de nuestras Socioeconomías y todo el bienestar que deben aportarnos como concepto de pasado, presente y futuro. Pero es que ni tan siquiera podemos asegurar que Bitcoin vaya a seguir siendo el líder del cripto-mercado en el futuro, en un mercado altamente voluble y mutable por partes iguales.

Y entre otras muchas posibles opciones destacan algunas cripto-monedas alternativas, tanto a nivel generalista y de ecosistema con su plano socioeconómico más sistémico, como puede ser la prometedora Stellar, o en un plano más especializado, funcional y de nicho, como puede ser la no menos prometedora Cardano.

Bitcoin es el rey del crito-sistema, pero ni mucho menos su reinado tiene porqué ser eterno

Alternativas Como Stellar O Cardano Superan A Bitcoin En Bastantes Aspectos Y Son Buenos Candidatos A Adelantarle En El Largo Plazo 2

Es indudable que Bitcoin no sólo fue la primera cripto-moneda, dada a luz entre misterios y nocturnidad, pero eso no significa necesariamente que sea la mejor opción en el cripto-mercado, ni funcionalmente ni tampoco desde el punto de vista de su rendimiento o su ecosistema. A menudo el primero que llega a un mercado cría por ello una fama que luego le acompaña durante muchos años, y así habría sido también con Bitcoin. No hay que quitarle tampoco ningún mérito, pues al fin y al cabo con Bitcoin fue el enigmático Satoshi Nakamoto el que abrió la puerta de una nueva era socioeconómica. Pero todo esto no significa ni mucho menos que Bitcoin vaya a seguir siendo en el futuro el líder del cripto-universo, y menos que vaya a ser la moneda de adopción masiva que algunos tanto esperan.

Ahora mismo, Bitcoin mayormente lo que es es un activo de inversión muy especulativo, pero que en otros aspectos deja mucho (mucho) que desear. De hecho, hay otras opciones generalistas en el mercado que le superan ampliamente en diversos planos, y una de ellas es Stellar. Y yendo a cripto-monedas especializadas también hay de nuevo prometedoras opciones, como por ejemplo la brillante Cardano. No tomen esto como un estéril vaticinio del futuro líder del cripto-mercado, un extremo harto difícil de predecir, especialmente con unas cripto-monedas que, al fin y al cabo, son un mero software susceptible de sufrir un desarrollo evolutivo que las sitúe de nuevo en la delantera, o que surja súbitamente una nueva cripto-moneda mucho mejor que el resto.

A buen seguro que algunos tratan de buscar esas predicciones porque todavía viven en la esperanza de subirse al carro especulativo de una nueva cripto-promesa, y buscarían así lograr arrancar al mercado revalorizaciones porcentuales para quitar el hipo, tal y como ya ocurriera en el pasado con esa cripto-burbuja ante la que tanto les advertimos, pero que dejó algunos nuevos ricos. Éste es un hype que ha vuelto con fuerza ahora al cripto-mercado, dadas las fuertes revalorizaciones que hemos vuelto a ver en muchas cripto-monedas, y que desde el análisis anterior sólo han ido a (mucho) más. Algunas de ellas ya no es que hayan sido especulativas, sino que, como en el caso de Dogecoin que les analizamos recientemente, ha sido la encarnación pura y dura de la especulación más salvaje, alentada por las redes sociales y Reddit, y que por el mero hecho de ser ahora capitaneada por los pequeños inversores unidos en vez de por los clásicos grandes manipuladores, no debería cambiar mucho el veredicto sobre su inexistente ética y el terrible daño que provocan a otros inversores y al mercado en general.

Porque aunque unos pocos puedan sacar su buena “tajada”, no duden de que estas explosiones especulativas siempre hacen muchísimo daño, y siempre dejan infinitamente más damnificados que nuevos ricos. De hecho, el propio cripto-mercado en su conjunto se ha visto muy perjudicado por toda esa especulación rampante que le ha venido caracterizando desde que fuese creado por Nakamoto. No digo yo que tal vez cierto nivel de publicidad inicial, que algunos igual pensaron que sería bueno “calentar” con unas revalorizaciones explosivas”, no pudiese ser en su momento una buena carta de presentación de la cripto-economía, a fin de que abriese bolsillos y despertase intereses. Pero, independientemente de si ésa era o no la mejor forma de hacerlo, el hecho innegable es que hoy por hoy, una vez que el momentum ya ha sido ganado, toda esta especulación perjudica más que beneficia, y espanta tanto a la inversión más beneficiosa y estable, como también a la socioeconomía en general. Y es que es imposible que se desarrolle su actividad económica con normalidad en esa montaña rusa que siguen instaladas hoy por hoy las cotizaciones de la inmensa mayoría de las cripto-monedas.

Tras el compendio anterior, de nuevo insistiremos en que no debería ser utilizado ni como carta de inversión, ni como un oráculo que no es. Actualmente en el cripto-sistema existen más de mil cripto-monedas, y es literalmente imposible predecir a diez años vista cuál será la que más se revalorice (o simplemente cuáles sobrevivirán). Porque, por otro lado, eso puede cambiar rápidamente y casi de un año para otro. Y además está el hecho de que en el cripto-mercado hay también sectores nicho y diferentes casos funcionales. Así, la especialización puede ser otro motivo por el que muy probablemente no llegaremos nunca a ver un único líder hegemónico indiscutible del cripto-mercado “para siempre jamás”, más allá de oleadas especulativas, famas, y hypes a veces con más nombre que fundamento.

De Bitcoin a Stellar o Cardano… El porqué de que haya otras cripto-opciones muy prometedoras y más funcionales

Alternativas Como Stellar O Cardano Superan A Bitcoin En Bastantes Aspectos Y Son Buenos Candidatos A Adelantarle En El Largo Plazo 4

Tras exponerles la montaña rusa en la que está instalado el cripto-mercado y que les exponía antes como un gran obstáculo para su futuro, de ahí que a un servidor le parezcan una excelente opción para determinados casos de uso por ejemplo las stablecoins. Éstas son cripto-monedas creadas emulando a esas monedas fiduciarias que tradicionalmente han cotizado en paridad al dólar u otras monedas de referencia, pero que en su cripto-versión estabilizan y regulan su paridad mediante con esos contratos inteligentes tan versátiles y de futuro. Los contratos inteligentes que fueron alumbrados por Ethereum, en conjunción con el concepto de Blockchain que ya trayera Bitcoin, son realmente los dos grandes inventos de futuro que ha traído (por ahora) a cripto-economía, y que han venido a nuestro mundo para quedarse de una u otra forma. De hecho, una de las stablecoins que mejor comportamiento han tenido por el momento es la danesa DAI, precisamente basada en contratos inteligentes sobre Ethereum, de cuya red son tokens ERC20. Pero Ethereum adolece en buena medida también de problemas de rendimiento similares a los de Bitcoin, y hay que tener en cuenta que las transacciones en su red son a veces tan tan lentas que no la hacen aptas por ejemplo para transacciones y pagos comerciales que generalmente han de ser inmediatos.

Por exponer algún ejemplo más, otro de los casos de uso más prometedores de la cripto-economía será su aplicación a la Internet de las Cosas y a las ciudades inteligentes en general. Algunos aspectos relevantes en este sentido son aquellos en los que la eficiencia y la viabilidad económica de los micro-pagos y de los modelos de suscripción toma protagonismo por la propia naturaleza de estos ecosistemas masivos y tan particulares, y que tan bien han sabido ver e incorporar cripto-monedas como Miota/IOTA o Cardano/ADA. Además, Cardano podría considerarse doblemente prometedora, puesto que tiene detrás a una experta comunidad de científicos y académicos, está basado en un nuevo y disruptor concepto de Blockchain como es Ouroboros, e incorpora de forma nativa la posibilidad de integrar nuevos tokens sin necesidad de contratos inteligentes.

Así, Ouroboros le abre a Cardano de par en par las puertas de un mercado masivo como es el de la tokenización, y que permite crear esos nuevos tokens que les decía sobre su red, pero lo hace además de forma nativa e inmediata por su propio código base. De esta forma, en la red Cardano (casi) se erradica de raíz el posible y muy peligroso error humano a la hora de programar esos contratos inteligentes, que sí que deben desarrollarse para implementar tokens en otras redes como con los ERC20 sobre Ethereum. Así, con Cardano se podrán crear estos nuevos tokens particularizados para cualesquiera usos públicos o particulares que puedan surgir, y que con la cripto-economía por bandera de forma inevitable no duden de que serán muchos y muy variados. Ni que decir tiene que Ouroboros por supuesto sigue aportando características de seguridad connaturales a lo que es la principal ventaja general de la contabilidad distribuida, y que es especialmente esencial en un entorno de IoT donde la fiabilidad de la información y su integridad es uno de sus principales retos, pues el alcance final de un ataque informático puede ser brutal por ejemplo en el caso de hackear toda una ciudad inteligente: se puede hackear fácilmente un servidor centralizado, pero es infinitamente más complicado hacerlo simultáneamente en cientos (o incluso miles) de nodos de una red Blockchain distribuida.

Y que conste que algún riesgo sigue habiendo, como por ejemplo el famoso ataque del 51%, pero con esta tecnología ya ganamos muchísimo. Por último, al contrario de lo que he podido analizarles más adelante sobre el rendimiento comparativo en tiempos y coste en el caso de Stellar, lamento informarles de que no puedo por ahora hacer lo mismo con Cardano. Dado que su negociación está menos extendida, todavía no he podido realizar mi habitual batería de cripto-pruebas de funcionalidad básica. No obstante, no duden de que en un futuro las llevaré a cabo y les haré saber esos resultados, pero mientras llega ese momento en que me sea posible recabar esa experiencia, en todo caso, ya pueden quedarse con que los tiempos y costes reales de las transferencias de Cardano ya les digo que serán muy reducidos a la vista de su optimizado diseño técnico.

Y todo esto sólo es el principio porque, como les decía antes, una cripto-moneda básicamente es un software, y como tal es susceptible de ser desarrollado con nuevas y disruptivas funcionalidades de la noche a la mañana. Para que tengan una mera referencia de lo que es el mercado del software y su vertiginosa evolución en el tiempo, no tienen más que valorar cómo en este sector crecen gigantes casi de un año para otro, los gigantes del pasado dejan de serlo en el futuro, y pequeños nuevos jugadores se hacen fácilmente un hueco en el mercado con novedades y mejoras funcionales que antes nadie había ofrecido. De hecho, ya no es sólo que el mercado del software en general evolucione horizontalmente con nuevos conceptos y empresas, sino que también lo hace verticalmente, con nuevas versiones de un mismo software o fagocitando a la competencia, y cuyo modelo le ha valido por ejemplo a un gigante como Oracle la capacidad de supervivencia que ha demostrado desde hace décadas. Pues de ese imprevisible y cambiante mercado del software en general, forma parte nativa también todo lo que es el cripto-mercado y sus desarrollos en forma de cripto-monedas, así que imaginen la imposibilidad de predecir su evolución a futuro.

Stellar es especialmente prometedora por su ambición y diseño con vocación de medio de pago e intercambio masivo, pudiendo llegar a enterrar a Bitcoin

Alternativas Como Stellar O Cardano Superan A Bitcoin En Bastantes Aspectos Y Son Buenos Candidatos A Adelantarle En El Largo Plazo 5

Pero vayamos un poco con alternativas más tangibles a Bitcoin ahora ya como moneda generalista, y especialmente en el aspecto al que algunos le dan lógicamente mayor importancia: las posibilidades de adopción masiva. Entre estas opciones destaca especialmente la red Stellar y sus Lumens. Esta cripto-moneda se ha caracterizado desde sus inicios por tener esa vocación verdadera de adopción masiva, más allá de la mera revalorización masiva, y como tal su comunidad lleva trabajando arduamente varios años para catalizar ese objetivo. Así, aparte de por haber integrado igualmente los micropagos de manera más que aceptable, esto ha sido posible también porque además Stellar no sólo ha logrado una red propia de Blockchain muy eficiente en tiempos y costes, con pagos que se ejecutan en el orden de los pocos segundos y a un precio muy reducido, sino que además la red Stellar ha logrado integrar muy bien a todos los jugadores que se supone debería abarcar una cripto-moneda generalista a adoptar masivamente. Éste es un punto especialmente esencial también desde el punto de vista socioeconómico, y con ello Stellar ha logrado sentar las bases más sólidas para ir integrando y cohesionando dentro de un mismo ecosistema a entidades financieras, comerciantes, y usuarios finales.

También Stellar soporta y es una buena opción para la tokenización sobre su red, y con ello permite la creación, envío e intercambio de representaciones digitales de cualquier activo o de cualquier forma de dinero, divisas o incluso de otras cripto-divisas. Cualquier forma de valor es tokenizable y negociable sobre la red Stellar, permitiendo así una unificación financiera real por la que todos los sistemas financieros del mundo ya pueden trabajar juntos en una misma y única red. Para mayor demostración de sus ventajas, con estas funcionalidades Stellar puede incluso ser usada para hacer conversiones de moneda fiduciaria a Bitcoin en cuestión de unos escasos segundos, con una parada intermedia en Lumens, y mejorando los tiempos necesarios con otras formas técnico-operativas de hacerse con unos Bitcoins. Y además Stellar también es de código abierto y respaldada por una organización sin ánimo de lucro, como no podía ser de otra forma para hacer las delicias tanto de estas líneas como de la propia comunidad rica y prolífera de desarrolladores de Stellar.

Yendo ya al terreno de la experiencia propia, puedo decirles que las transacciones por la red Stellar son rápidas como el rayo, y además se ejecutan por un coste ínfimo, e infinitamente más reducido que sus correspondientes sobre otras redes Blockchain establecidas. Si las transferencias sobre esas redes como Bitcoin o Ethereum se supone que iban a venir para traernos la liberación financiera, pues lo cierto es que casi que me quedo con mi banco tradicional, que para los casos de uso más habituales de un servidor sale bastante más barato (o incluso gratis). Pero con Stellar, sus bajos costes, y su rapidez, esa liberación financiera está mucho más cerca de ser una realidad de las de verdad.

No obstante, Stellar también adolece por su propia naturaleza cotizada del actual carácter especulativo general que tanto daña al cripto-sistema como conjunto, y así su cotización es tan montaña rusa como la de Bitcoin o las de otras cripto-monedas. Si bien es connatural a ciertas naturalezas humanas, definitivamente esta especulación es una lacra y el cripto-sistema debe redoblar sus esfuerzos por deshacerse de ella, y así demostrar finalmente que es totalmente capaz de erigir un nuevo sistema socioeconómico, que de verdad aporte las debidas dosis de independencia, funcionalidad, y privacidad que deben caracterizarlo idealistamente, pero también la esencial estabilidad que debe salvaguardar la joya de la corona de todo sistema que siempre es la economía. Porque no lo duden, aquí de lo que verdaderamente se trata es de inventar y de catalizar la llegada del mundo del futuro, y ahí lamento informarles de que lo que debe ser el objetivo no es la riqueza de unos pocos que se hacen ricos de la noche a la mañana, al calor de la especulación y la manipulación más execrable orquestadas por una única mano fuerte, sino que el objetivo debe ser la riqueza de todos en conjunto, sentando las bases más sólidas del progreso y del bienestar a traer por un cripto-mercado como sistema de futuro.

Alternativas Como Stellar O Cardano Superan A Bitcoin En Bastantes Aspectos Y Son Buenos Candidatos A Adelantarle En El Largo Plazo 3

Y mientras esto no sea una realidad, la cripto-economía no estará preparada realmente para dar el salto de nuestras carteras virtuales a nuestro mundo real… aunque, bien pensado, realmente nuestro mundo real es cada vez menos real, y cada vez más virtual. Pero ello no supone sino un doble motivo para que lo virtual deba ser concebido desde el principio con conceptos y con ambición de verdadero futuro para todos, y no lo que vimos en su momento en algunas otras cripto-monedas y sus flagrantes errores nativos de diseño. En este cripto-mundo de todo error pasado se puede aprender, pero eso tampoco debe servir de excusa para justificar lo que desde el mismísimo principio era a todas luces injustificable, incluso aun contando con que siempre hay un riesgo inherente a la ardua tarea de inventar el futuro. El factor diferencial es que, ahora, la madurez que la cripto-economía está alcanzando hace que éste empiece a ser un momento muy propicio para que este mercado y este sector se desarrollen de verdad tras el hype inicial, y así alternativas como Stellar o Cardano son muy buenas opciones para ir ganando cuota de mercado, relevancia, adopción, y quién sabe hasta dónde podrían llegar en un futuro.

Imágenes | Pixabay worldspectrum | Pixabay pxel_photographer | Pixabay thedigitalartist | Pexels karolina-grabowska | Pixabay tweetyspics

Temas
Inicio