Compartir
Publicidad
Publicidad

Uber al sector del taxi: jaque mate en uno

Uber al sector del taxi: jaque mate en uno
Guardar
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En su momento hablamos de Uber, la empresa participada por Google, que suponía una clara amenaza para el sector del taxi, tal y como lo percibieron, por ejemplo, los taxistas franceses. Bien, a raíz de su desembarco en España, concretamente en Barcelona, que nos ha comentado Alejandro, he de reconocer mi admiración por la estrategia empleada: jaque mate en uno a los taxistas, y éstos no se acaban de dar cuenta. O al menos eso me parece a mi.

Uber comienza en España únicamente con UberPOP: los conductores no son profesionales, se trata de particulares que con sus propios vehículos cobran por los desplazamientos. Una suerte de Blablacar pero con un claro ánimo de lucro. Y aquí comienzan las criticas, ya que se entiende que este tipo de actividad podría ser ilegal: sin las licencias ni inspecciones oportunas, dejando en el aire la normativa fiscal y de seguridad social, sin seguros de responsabilidad civil (ya te digo yo cuanto tardaría en eximirse una compañía de seguros en caso de un siniestro alegando el uso profesional y, como mínimo, a legal del vehículo). Vamos, que la propia Uber se lo pone fácil al gremio del taxi en sus críticas. Y ahí está la trampa.

Durante estos días, y ante las protestas de los taxistas, los chicos de Uber están consiguiendo su considerable cuota de publicidad. Además, quizás en menos medida que Blablacar, consiguen postularse dentro de la base social que defiende el consumo colaborativo (y el ahorro e ingresos que supone para una población muy castigada por la crisis). Estos son los premios menores que están consiguiendo, pero lo gordo supongo que vendrá después.

Una vez que los medios, los taxistas y otros transportistas se hayan desfondado criticando la ilegalidad de UberPOP, justo entonces, sacaran el resto de sus servicios, aquellos que ofrecen a través de profesionales del alquiler de coches con conductor. Un sector perfectamente legal, regulado, que tributa (y en el caso de Uber, y dada la trazabilidad, tanto o más que el taxi), con sus seguros sociales, su seguro de responsabilidad civil, etc. ¿Qué argumentos opondrían entonces los taxistas a la competencia si han insistido con estos otros?

Es más, a través de los acuerdos de colaboración no me extrañaría que consiguiesen dividir a un colectivo ya de por si sumamente fraccionado.

Jaque mate en uno.

Más información | Motorpasión, Genbeta En El Blog Salmón | Obligados a ser iguales

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos