¿Qué son las DeFi o finanzas descentralizadas, y cuál es su papel en el camino a la liberación financiera?

¿Qué son las DeFi o finanzas descentralizadas, y cuál es su papel en el camino a la liberación financiera?
7 comentarios

DeFi o “Decentralized Finance” por su acepción en inglés (Finanzas descentralizadas en español), es un nuevo paradigma económico-financiero por el cual una red al estilo de la cripto-economía más pura haría (entre otras cosas) de medio transmisor del dinero, la financiación, y las finanzas más globalizadas desde un prestador de servicios financieros o de dinero, hasta un consumidor de los mismos. Y todo aderezado con el que es realmente el verdadero invento que llegó con Bitcoin: la contabilidad distribuida y el disruptivo Blockchain.

Esas DeFi vendrían en la mayoría de los casos de la mano de su buena dosis de cripto-anonimato, pero también de la descentralización como su propio nombre indica. Y es que las DeFi permitirían teóricamente que los ciudadanos “por fin nos liberemos” de la que algunos consideran la dictadura de los bancos y las grandes entidades financieras (que muchas veces puede llegar a serlo).

Desde luego que esos grandes jugadores muchas veces ejercen su poder mayúsculo sin piedad alguna (y con sus intereses creados), pero no es menos cierto que está por ver que realmente en la práctica con las DeFi vayamos a ser tan libres financieramente como dice la teoría. De nosotros mismos como socioeconomía depende realmente, porque no son tanto las DeFi lo que realmente importa, sino mucho más su implementación.

La liberación estaría muy bien de ser efectiva (y eficaz), pero para algunos incluso ya no es cuestión de liberarse, sino de conseguir el mero acceso a las finanzas

 Que Son Las Defi Las Finanzas Descentralizadas Y Cual Es Su Papel En El Camino A La Liberacion Financiera 3

Hasta aquí hemos puesto en la ecuación más DeFi los ingredientes necesarios de la globalización real, y no la simplemente deslocalizadora “por las bravas” tan auto-destructiva, que es la que mayormente hemos visto hasta ahora tal y como les anticipamos hace casi una década. Pero es que también está en la esencia de las DeFi proporcionar un acceso (mucho más) universal a los servicios financieros para el común de los mortales, y no sólo para los más privilegiados y desarrollados. Y éste es un punto que no es ni mucho menos poco, puesto que recuerden que en el mundo en vías de desarrollo todavía hay millones y millones de personas que no tienen siquiera posibilidad de ser titulares de una simple cuenta bancaria, y para lo cual la tecnología ya había venido proveyendo algunas soluciones que incluso han hecho que esos países en vías de desarrollo adelantasen en algunos planos incluso a los más desarrollados en su momento.

DeFi realmente es cualquier tipo de producto, contrato o servicio financiero proporcionado de forma descentralizada, es decir, eliminando la necesidad de contar con intermediarios financieros, un rol que era (lucrativamente) necesario en el sistema financiero tradicional. Las DeFi empezaron realmente con el alumbramiento de Ethereum y sus contratos inteligentes, puesto que al final (casi) todo producto o servicio financiero ha de regularse mediante un contrato, que si es inteligente y basado en una red descentralizada como puede ser el mismo Blockchain, pues eso ya es DeFi en estado puro.

Pero sobre ese concepto básico e iniciático hoy en día ya se ha construido mucho más, enriqueciendo el portfolio y el ecosistema DeFi con numerosos nuevos conceptos, propuestas, y plataformas especializadas. Entre ellas pueden contarse ejemplos como Uniswap, Chainlink, Dai, Maker, o Compound. Y como podrán observar a poco que investiguen el ecosistema DeFi, Ethereum ya no es la única red que lo está catalizando, pues ya hay otras redes descentralizadas muy prometedoras como Stellar, (en breve) Cardano o Algorand, sólo por citar algunas, que ya incorporan también entre sus funcionalidades nativas los contratos inteligentes.

De hecho, el mismo Staking, que les analizamos hace unas semanas como forma de obtener fácilmente una rentabilidad por sus criptomonedas sin mover un dedo más que para hacer un click, puede ser visto como una forma de DeFi. Y es que con el Staking realmente usted aporta como "Prueba de Participación" sus criptomonedas, contribuyendo al buen funcionamiento de una red descentralizada sobre la que se proveen servicios financieros, y por lo que usted obtiene una fracción de las comisiones cobradas a los usuarios. También las denominadas Stablecoins utilizadas para escapar de la volatilidad extrema de los cripto-mercados regulan su paridad respecto a las monedas fiat con contratos inteligentes, y son una forma más de DeFi.

Aunque hay muchas otras de esas disruptivas propuestas, lo cierto es que, al menos en lo que se refiere al mayor frente bélico abierto por las DeFi en las líneas del adversario, que es el sistema financiero tradicional, la batalla DeFi por excelencia orbita en torno a la actividad bancario-financiera por excelencia (con permiso de la negociación de títulos en los mercados): el préstamo de activos, dinero, y la financiación. Nos centraremos pues en el análisis de hoy en este tipo concreto de DeFi que es la actividad prestamista por su especial importancia protagonista, no sin exponer que el concepto de DeFi también abarca otros importantes subsectores financieros como son la intermediación financiera, el negocio asegurador, los productos derivados, o el mismo crowdfunding.

DeFi o no DefI: las implicaciones para una economía como la española irán mucho más allá de la liberación, y el sector financiero debe ponerse a trabajar desde antesdeayer

 Que Son Las Defi Las Finanzas Descentralizadas Y Cual Es Su Papel En El Camino A La Liberacion Financiera 2

Y eso por no hablar de cómo la generalización de las DeFi podría impactar en una economía fuertemente bancarizada como es la española, puesto que el asunto tiene un toque (por decir algo suave) de imprevisibilidad. Esto es así especialmente cuando una parte muy relevante de nuestro PIB español está asociado al sector bancario y al negocio financiero, y cuando algunos de nuestros gigantes nacionales son grandes grupos bancarios globales de renombre (y actividad) mundial. Aparte del impacto que supondría la desaparición de su valor añadido (el fiscal) y de sus puestos de trabajo, hay que reconocer también que los giros demasiado violentos de los platos de las balanzas, aunque sea por un cambio repentino del juego de pesos, a veces dan al traste con los dos platos de pesaje, que acaban cayendo y rompiéndose con un fuerte golpe en el suelo.

Las balanzas están hechas efectivamente para balancear, pero ése ha de ser un suave juego de funambulistas entre equilibrios, con una pértiga que vaya compensando ambos extremos a la vez que nos vaya permitiendo avanzar hacia una meta deseable y de progreso como socioeconomía. Pero ni Roma se conquistó en dos días, ni hay que hacer saltar por los aires todo el sistema financiero con vengativo resentimiento: sería infinitamente más sostenible ir realizando la adopción de las DeFi de forma gradual, equilibrada, planificada, y sabiendo a dónde se va y quién está detrás, pero también permitiendo a las entidades financieras tener tiempo para transformarse, encontrar nuevos modelos de negocio, y esperemos que así aprendan a aportar nuevo valor añadido.

Ahora bien, si van a disponer o no de ese preciado tiempo, es algo que no sabíamos ya antes de la irrupción de las operadoras en el mundo bancario para comerse parte del pastel financiero, o de las propias tecnológicas con Amazon o Google a la cabeza con las mismas intenciones. Pero es algo que tampoco sabemos ahora cuando la descentralización puede dar a la vez al traste con los ex-hegemónicos bancos, y también con las tecnológicas "wannabe" de banqueras.

El DeFi puede imponer sus propios tiempos, a no ser que por fin los Bancos Centrales desarrollados se decidan por fin a regular de verdad la cripto-economía. Y han de hacerlo con mucho más que hablando públicamente (casi) exclusivamente tan sólo del criptoEuro, sino que su alcance ha de ser tan ambicioso y estar a la altura de esa revolución financiera que se les cae literalmente sobre sus cabezas. Si no saben reaccionar a tiempo, cuando lleguen será ya demasiado tarde, Flanagan.

¡¡¡Las DeFi al poder (financiero)!!! Bueno, depende de qué se entienda por ello y quién se ponga verdaderamente detrás de las criptográficas ristras de unos y ceros…

 Que Son Las Defi Las Finanzas Descentralizadas Y Cual Es Su Papel En El Camino A La Liberacion Financiera 4

Descentralizar las finanzas tiene sus muchas ventajas (potenciales), y entre ellas se cuenta con especial protagonismo las mayores dosis de libertad financiera que aporta el DeFi. Pero no olvidemos que hay ciertos escenarios en los que puede ocurrir que tener unas finanzas (algo) centralizadas pueda suponer una gran fortaleza económica. Y es que, ante cisnes negros y en situaciones de shock económico, el pánico corre como un reguero de pólvora por los mercados entre los pequeños accionistas, y es entonces cuando puede llegar a ser esencial disponer una Reserva Federal o de un BCE (que no olviden que son “centralizados” per natura) para insuflar liquidez y confianza al mercado. Y no son meras especulaciones de un autor agnóstico y objetivo por naturaleza como el que suscribe, y a los hechos me remito: sólo la competente gestión del BCE la noche del referéndum del Brexit y al día siguiente, evitó en su momento una auténtica debacle económica.

Lo que pasa ahora realmente es que la naturaleza humana es inconscientemente “buenista” a la larga cuando el lobo no llega nunca a morderle en las posaderas, y en vez de ver que se salvó por muy poco y que fue gracias a la oportuna intervención del cazador-vigilante de turno y así para poner remedio para el futuro, muchos acaban prefiriendo vivir en esos “mundos de yuppi” de globos y simpáticos elefantes rosas y donde los peligros no existen. Y cuando (otra vez) los globos pinchen y los elefantes se destiñan, en vez de hacer una necesaria auto-crítica y saber ver que ellos fueron los primeros que no quisieron anticiparse y prepararse para el peligro, ante la deplorable situación que podría devenir del vuelo de uno de esos cisnes negros, no dudarán en culpabilizar a todos (menos a sí mismos) y de todo al chivo (auto)expiatorio de ese BCE que siempre se las ingenió para salvarles hasta ahora. Es la máxima de la crítica sistemática de muchos españolitos medios: obviar unos agradecimientos previos que nunca llegaron en su momento, y limitarse a arreglar el mundo simplemente repartiendo las culpas a su alrededor a diestro y siniestro. Y en economía, buena parte de ello le toca al BCE y a la maligna centralización (que a veces obviamente serlo lo puede llegar a ser).

Porque es que, al igual que los minoristas caen presos del pánico con infinitamente mayor facilidad que una gran entidad, o que un banco central, puede haber contadas (haberlas haylas) situaciones extremas en las que unas finanzas descentralizadas sean un auténtico hervidero de pánicos y terrores, que harían cocerse al sistema financiero descentralizado en su propio jugo. Y es que en concreto, ante el mismo Brexit, unas DeFi muy probablemente sólo habrían provocado una auténtica debacle en parte auto-inducida porque el pánico sólo llama al pánico, y producto de unos mercados de financiación que se habrían quedado más secos que la mojama durante días, secando líneas de crédito y drenando masivamente la siempre necesaria liquidez del sistema. Es ni más ni menos ese peligroso efecto salvaje que puede llegar a tener el capitalismo popular, y que les analizamos tan premonitoriamente hace bastantes años, y que ahora ya es un hecho que mueve millones y valores con astronómicas revalorizaciones, como viéramos con Dogecoin en el mundo cripto o con Gamestop en las bolsas de Wall Street.

Y no sólo el tema puede ser argumentado en positivo con eso del Brexit y el BCE, sino que en negativo también hay argumentos y hechos objetivos y contrastables. De hecho, desde estas líneas fuimos de los primeros en alertarles reiteradamente ante esa burbuja en criptomonedas que finalmente acabó estallando. Es más, también fuimos de los primeros en analizarles cómo toda aquella burbuja sólo fue producto de una execrable manipulación masiva, auspiciada por una única y negra mano fuerte que domina y controla a voluntad el cripto-sistema. Son hechos.

Uno de los grandes riesgos de las DeFi viene precisamente por el mismo flanco por el que se produjo la manipulada burbuja en cripto-monedas

 Que Son Las Defi Las Finanzas Descentralizadas Y Cual Es Su Papel En El Camino A La Liberacion Financiera 6

Para empezar, hay que exponer que la descentralización, si bien es un revolucionario paso adelante en seguridad informática, tampoco es infalible; de hecho, se han popularizado los ataques del 51%, que son literalmente el atraco al cripto-banco. No se pueden olvidar tampoco los enigmáticos inicios de la cripto-economía, porque de hecho todavía no sabemos ni siquiera quién es ese Satoshi Nakamoto que creó Bitcoin desde las sombras, evidenciando que sabía perfectamente dónde se metía. Ni siquiera sabemos si es todo un "reptiliano".

Detrás de este pseudónimo es muy probable que se oculte incluso un estado con el suficiente músculo científico-técnico-económico para inventar algo así de disruptivo, y que además tenga la capacidad de forzar a varios equipos multidisciplinares a mantener su trabajo en el más absoluto secreto. Siendo nosotros unos auténticos cripto-entusiastas que hemos predicado las bondades de esta tecnología en sus momentos más bajos tras el pinchazo de la burbuja, lo cierto es que no pecamos de ser ya unos cripto-desaforados, y no se puede negar que la cripto-economía también presenta algunos riesgos (y oculta deliberadamente otros), y que se hacen inevitablemente extensivos al conjunto del sistema bancario-financiero como tal con las finanzas descentralizadas.

Y es que ya les hemos analizado en el pasado como una de las opciones sobre la mesa es que tras el lanzamiento desde las sombras de Bitcoin en realidad haya todo un estado, pero ahora además con el agravante no ya de por qué se ocultó tras el nombre de Satoshi Nakamoto en el momento del lanzamiento estelar de Bitcoin, sino por qué puede estar optando ahora por seguirse manteniendo en la oscuridad. Lo realmente sospechoso es que lo siga haciendo en un momento en el que la cripto-economía ya está claro que ha venido a nuestro mundo para quedarse, y que ya empieza a estar consolidándose. De hecho, ya hay centenares de otras iniciativas cripto ahí afuera, muchas de ellas de DeFi, y que ya están siendo desarrolladas por terceros a cara descubierta y sin entrañar ya ningún tipo de peligro para sus desarrolladores que pudiese justificar hacerlo desde el anonimato como Nakamoto, siendo éstos incluso de Universidades y polos de talento de primer nivel como puede ser el MIT. ¿Por qué se sigue escondiendo pues Satoshi Nakamoto tan celosamente, cuando realmente si revelase su identidad ahora ya muy probablemente se le consideraría un auténtico genio y sería ensalzado por propios y ajenos? Pues como decía mi abuela: "Cuando las cosas no se entienden es que hay algo (más) que no se sabe".

Y es que la descentralización no tiene por qué implicar necesariamente mayor libertad financiera si la cosa no se implementa bien, sino que incluso puede llevarnos a todo lo contrario y a una nueva suerte de esclavitud reacuñada en clave de siglo XXI, que sucedería a la igualmente poco liberada época previa de hegemonía cuasi-todopoderosa de los grandes bancos del siglo XX y anteriores. Así, ahora podríamos pasar sin darnos cuenta a depender de un sistema que pueda estar igual o incluso más dominado y manipulado que el tradicional, teledirigido a voluntad, y sin saber ni siquiera quién está verdaderamente detrás de esa mano fuerte que se esconde tras un criptográfico par de clave público-privada. Y es que hay veces que hay perros que sólo cambian de dueño, y a los que siguen llevando atados en corto, y tal vez incluso con un collar mucho peor como sería un collar de indolente castigo.

 Que Son Las Defi Las Finanzas Descentralizadas Y Cual Es Su Papel En El Camino A La Liberacion Financiera 7

Por tanto la conclusión sólo puede ser una preclara: DeFi sí, por supuesto, pero... con una o varias oportunas válvulas de escape para purgar presión en caso de que la caldera mayormente minorista de esas finanzas descentralizadas opte por "salirse de madre", o para el caso mismo de que aparezca también en este cripto-escenario una mano negra todopoderosa que ejerza su nuevo cripto-poder, y que trate de secuestrar el sistema en su conjunto para beneficio de sus propios (y tal vez destructivos) intereses. Este extremo que proponemos desde aquí para nada algo es extraño, y de hecho los mercados de acciones estandarte del capitalismo más popular tienen mecanismos análogos, como puede ser la suspensión cautelar o temporal de cotizaciones en situaciones excepcionales. No caigamos en ser uno de esos optimistas desaforados y creamos que todo en las DeFi es bueno per sé, lo que hay que conseguir es ser capaces de aprender de los errores del pasado (y de la naturaleza humana de algunos) para diseñar un futuro mejor; pero mejor de verdad.

Imágenes | Pixabay mediamodifier | Pixabay openclipart-vectors | Pixabay geralt | Pixabay mohamed_hassan | Pixabay sarahrichterart | Pixabay publicdomainarchive

Temas
Inicio