Compartir
Publicidad

La fiscalidad en España está rota, todos los detalles

La fiscalidad en España está rota, todos los detalles
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El sistema fiscal en España está en contra de los pobres y favorece a los ricos. Cuando tendría que ser muy diferente la situación que se tendría que dar. Pero como siempre pasa en un sistema fiscal se puede mirar desde muchas perspectivas e intereses.

Los impuestos son uno de los pocos factores que tienen una gran influencia de la lucha contra la pobreza y las desigualdades en cualquier país. España recauda poco y mal, lo que tiene un gran impacto y de forma directa en la capacidad para cumplir su deber de garantizar los derechos sociales de todos.

Nos podemos preguntar: ¿Cómo se puede arreglar el sistema fiscal de España si está roto?

La lucha contra el fraude un factor clave para los presupuestos de sociales en España

El sistema fiscal español recauda poco, es decir, 7 puntos menos del PIB de lo que se recauda de media en la Europa. Llegar hasta esa media supone 80.000 millones de euros más de recaudación de la Seguridad Social y de Hacienda.

Uno de los grandes males de España es el fraude fiscal que está entre los 27.000 y los 70.000 millones de euros, por tanto, reducir estas situaciones supondría una mejora en la sanidad, en la educación o en la protección social en España.

Lo que tiene que tener claro el Gobierno del PSOE es que en el presupuesto también se priorizará la lucha contra la desigualdad y se ponga todas las fuerzas en distribuir el gasto social hacia aquellos que tienen menos recursos.

La fiscalidad española recauda mal

La crisis financiera de hace una década ha supuesto que la recaudación tributaria castigue más aún a la familias, alrededor del 83 por ciento del total frente a un alrededor del 74 por ciento antes del inicio de la crisis.

Lo dos elementos principales de recaudación ha sido a través de aumento del IVA y un IRPF limitado a una progresividad. Los impuestos al consumo y el trabajo frente a los que gravaban a los de la riqueza y el capital.

Esta ha sido una tendencia que en otros países de Europa ha ido unida con un aumento de la desigualdad, claramente que se ha desbordado en nuestro país, el tercer país de la Unión Europa como mayor desigualdad.

Esto ha tenido una serie de consecuencias para las familias que ha sufrido una mayor precariedad. Así, alrededor del 20 por ciento de incremento de la pobreza de la población es el que más impuesto paga en relación con su renta, esto ha sido una prueba de la ir para atrás de un sistema que nos está gravando el consumo de los bienes básicos diarios.

Se necesita urgentemente una reforma a fondo del impuesto de sociedades

Esto era predecible, y se ha ido acentuando, mientras el sistema fiscal siga siendo dual y obligue a pagar impuestos con más intensidad al trabajo de los ciudadanos que al capital que tengan. Mientras se bonifiquen los impuestos de patrimonio y sucesiones, incluso para las grandes fortunas, y mientras no se haga una reforma a fondo del impuesto de sociedades.

Tenemos que echar la mirada hacía atrás para ver cuando se ha recaudado por el impuesto de sociedades y veríamos que este impuesto ha tenido un gran descenso durante la crisis. Son 20.000 millones menos, sin una recuperación en estos últimos años de aumento del IPC y con los grandes grupos empresariales apenas gravados con el 6 por ciento de beneficios en 2016 y en 2015 con un 7,5 por ciento.

Por tanto, ya no hay ninguna excusa. El nivel de los beneficios empresariales, supuestamente, se ha recuperado respecto al inicio de la crisis, y no se ha recuperado el nivel salarial de los trabajadores. La internacionalización de los grupos empresariales es parecido a los niveles del 2018, por lo que la doble tributación no es la causa del descenso.

Puede que si estos grupos empresariales encuentras agujeros en el impuesto de sociedades lo aprovechen, y tal vez en que estos grupos empresariales mantienen alrededor de 1.000 filiales en paraísos fiscales.

El sistema fiscal español necesita un gran reforma

Después de decir todo esto no es raro que os diga que el sistema de tributación española necesita una reforma en profundidad. La medidas que está tomando el Gobierno del PSOE, o más bien aquellas que le dejan tomar sus socios, son positivas.

Se debe considerar un mínimo del impuesto de sociedades para todas las empresas que estén facturando en España, impuestos verdes a las empresas, a las transacciones financieras o a las empresas tecnologías que no contribuyen a los impuestos, son iniciativas que pueden se buenas para poder conseguir más y mejores recursos para las arcas del Gobierno.

Todo esto se debe hacer para tener un sistema tributario más igualitario para todos. Un pago de impuestos progresivo que contribuya a disminuir las desigualdades sociales entre los españoles, y con una recaudación que asegure las políticas sociales. Por decirlo de otra forma, impuestos suficientes y a favor de aquellos que tienen menos recursos en España.

En El Blog Salmón | Aumentar la presión fiscal genera problemas de convergencia

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio