Compartir
Publicidad
Publicidad

Las ayudas retrasan la reestructuración necesaria

Las ayudas retrasan la reestructuración necesaria
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En estas páginas he criticado varias veces las ayudas masivas que hemos visto de muchos gobiernos, demasiados.

Las he criticado por varias razones, algunas de las cuales resumo a continuación:

  • Las ayudas han sido recibidas por las empresas sin que ellas apenas hayan respondido.
  • Las ayudas no vinieron acompañados con exigencias y condiciones.
  • Las ayudas no fueron para ayudar a los trabajadores, excepto con la promesa ilusa de que mantendrán sus trabajos, muchos de los cuales no son sostenibles.
  • Las ayudas han servido para rescatar a accionistas y a prestamistas a coste de los contribuyentes.
  • Las ayudas mantienen la vieja economía viva; en el sector automovilístico, más coches para menos sitio y más contaminación.
  • Las deudas han dejado a los Estados con montañas de deuda que los contribuyentes tendrán que repagar.

Todos estos temas nos llevan a sólo una conclusión, que las ayudas como han estado estructuradas no son lo necesario para resolver los problemas que estamos viviendo y que no son la forma de establecer la nueva economía que debería reemplazar la que hemos vivido hasta ahora.

Estas ayudas nos mantencrán con el mismo tipo de economía que teníamos antes, a más de lo mismo.

Uno de los sectores que más ruido ha hecho cuando se empezó a ver que los gobiernos estaban dispuestos a soltar ayudas lo antes posible y de la forma que sea, es el sector de automóviles alrededor del mundo.

Tanto en Estados Unidos como en Europa, los gobiernos han estado muy dispuestos a soltar ayudas sin apenas preguntar. Los fabricantes respondieron muy rápido a estas intenciones gubernamentales y se apuntaron inyecciones multimillonarias a nuestro coste.

El principal problema con este camino tomado es que, ya que las ayudas se estaban concediendo, hubiera sido recomendable utilizar estos miles de millones para ayudar la reestructuración de las empresas y facilitar la transición de los trabajadores a puestos de futuro.

Como vemos en el gráfico, el sector en Estados Unidos ha estado viendo cambios, es decir reducciones, durante estos años y, por lo menos el gobierno estadounidense en sus recientes ayudas ha exigido más cambios y reestructuraciones.

En Europa, el sector automovilístico sigue más o menos igual que antes.

Si añadimos las ayudas a los compradores para que compren más y más, visto en varios países, en vez de la propuesta mucho más conveniente que hemos comentado en estas páginas, cuando cambie el entorno y volvamos a crecimiento, y volveremos, veremo un sector que seguirá más o menos igual que antes.

El peor lugar de todos.

Vía | New York Times (en inglés) En El Blog Salmón | Ayudas a la compra de vehículos y ¿Cuántos fabricantes de automóviles quedarán?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos