Publicidad

República Dominicana se convierte en el músculo económico del caribe

República Dominicana se convierte en el músculo económico del caribe
1 comentario

Publicidad

Publicidad

En 2003 quebró la segunda entidad bancaria más grande de la República Dominicana, desde entonces la recuperación económica ha seguido avanzando.

La crisis provocada por el fraude de la doble contabilidad de Baninter, que fue rescatado con dinero de los contribuyentes dominicanos, provocó una fuerte salida de capitales, reduciendo sus reservas, aumentando el déficit y la deuda pública, una fuerte devaluación externa y bajada de salarios, lo que aumentó la pobreza y desigualdad en el país caribeño.

Nos podemos preguntar: ¿Qué le hace tan especial a República Dominicana que se ha convertido en la economía fuerte del caribe?

El turismo y la remeses son los pilares de la economía dominicana

En 2005 consiguió República Dominicana recuperarse con un paquete de medidas dirigidas al sistema financiero y el reequilibrio de las cuentas públicas, la economía ha vuelta a niveles por encima del 5 por ciento, hasta doblar el 2018 la renta per capita, tener el paro a mínimos y la inflación controlada. El turismo y las remesas son el motor económico que ha hecho posible la recuperación.

La estabilidad de las políticas fiscales y monetarias son una de las constantes que se destaca a nivel internacional, uno de los principales pilares del crecimiento sostenido que ha hecho a la República Dominicana para competir con Panamá como la economía más robusta de la región.

En 2018, el PIB alcanzó un aumento del 7 por ciento, por encima del cualquier país de la zona y liderando los crecimientos de Latinoamérica. Las previsiones para 2019 son algo menores debido a la ralentización de la economía a nivel global, aunque se podría compensar con la demanda interna a través de los ingresos y crecimiento del crédito.

La inyección de divisas le da oxigeno a la República Dominicana, como a cualquier economía pequeña. En la República Dominicana se necesita importar gran parte de los bienes capitales y de equipo, además de commodities, como petróleo o trigo.

Por otra parte, la inversión extranjera directa, que en 2017 casi fue de 4 mil millones de dólares, fue gracias a la compra del 35 por ciento de la 'Cervecería Nacional Dominicana'.

El turismo, el nivel comercial y el financiero depende de Estados Unidos

El turismo no ha dejado de aumentar en la República Dominicana. En 2018 se llegó a una cifra récord y se incrementó en más del 6 por ciento. El principal origen de los turistas es de Estados Unidos, alrededor del 80 por ciento, procedentes de los más de 2 millones de dominicanos que viven en ese país.

Por tanto, existe una gran dependencia de Estados Unidos tanto a nivel comercial como a nivel financiero. Apenas ha hecho falta dar respuesta en la política monetaria de República Dominicana, ya que los estímulos y el crecimiento de Estados Unidos provocan que las exportaciones dominicanas sean altas.

Las exportaciones, pese el incremento de alrededor del 15 por ciento del 2018 y la actividad de las zonas francas dominicanas, que aportan más de la mitad de las ventas al exterior, especializadas en material médico, electrónica, textil y tabaco, es el punto débil, ya que a términos reales, apenas han crecido durante los últimos 10 años.

Por tanto, se tiene un problema en generación de divisas, porque las remesas y el turismo apenas crecen. Se están apoyando su alto crecimiento en el bajo precio del petróleo y en la deuda pública. De momento, la balanza comercial se mantiene controlada, pero la contrapartida de las importaciones empieza a desequilibrarse, ya que incremento de la factura del petróleo ha sido del 36 por ciento.

La tasa de paro está a niveles mínimos del 5,5 por ciento, pero existe una mejora de las condiciones del mercado laboral. Tras la última crisis, los salarios se han convertido en una herramienta de ajuste y, desde entonces, todo ha aumentado menos los sueldos. Eliminando la inflación, el sueldo mínimo es menor del que era en los años 70.

Pese a estos datos de renta de ciudadanos dominicanos, la demanda interna ha aumento gracias a la fluidez de circulación del crédito, lo que ha provocado un aumento en el sector inmobiliario durante los últimos 5 años, concentrado en la ampliación del sector hotelero.

FMI prevé que siga el alto crecimiento, baja inflación y déficit moderado

La crisis de 2002 propició una nueva regulación financiera antiblanqueo de capitales. El gobierno dominicano ha puesto interés porque corrían un alto riesgo de que la deuda pública no fuera atractiva para los inversores.

Aunque existen riesgos que las entidades no financieras y que el 58 por ciento de los delitos relacionados con el blanqueo de capitales tiene que ver con el narcotráfico, que ha subido en importancia en República Dominicana como paso alternativo a los canales tradicionales como México.

El último informe del FMI prevé que la economía de la República Dominicana se mantendré a los niveles del 2018, con un crecimiento en 2019 de 5,1 por ciento, el 5 por ciento en 2020 y 2021. La República Dominicana a nivel de inflación se prevé que se sitúe en 2019 en el 3,7 por ciento y el 4 por ciento en 2020. El déficit público se estima que este en el 1,2 por ciento en 2019 y el 1,4 por ciento en 2020.

En El Blog Salmón | Recesión y crisis: diferencias y qué nos viene encima

Imagen | Flickr

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir