Compartir
Publicidad

El déficit comercial aumenta en EEUU: la subida de aranceles no ayuda

El déficit comercial aumenta en EEUU: la subida de aranceles no ayuda
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Según lo que se esperaba la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) subió los tipos de interés, con alto crecimiento, alrededor del 3 por ciento del PIB y la inflación alrededor del objetivo perseguido del 2 por ciento, es normal.

Aunque estos aumentos han chocado con unos límites: allí donde se desacelera el crecimiento, y sobre todo, a partir de la línea donde los efectos colaterales negativos del agresivo proteccionismo comercial potenciado por la administración Trump.

Nos podemos preguntar: ¿Cuál ha sido el efecto de las políticas de la administración Trump en el comercio de Estados Unidos?

El proteccionismo de Trump es perjudicial para Estados Unidos

La agresividad de la administración Trump en el proteccionismo comercial es el talón de Aquiles de su gobierno. Los primeros aumentos de aranceles empezaron a tener efectos desde el segundo trimestre del año.

No parece que ha sido bueno para Estados Unidos, ni siquiera a nivel comercial. Sus exportaciones, que alcanzaron niveles históricos en mayo de este año, descendieron en junio y otra vez en el mes de julio, a razón de 1 por ciento mensual.

Las importaciones aumentaron sin interrupción desde el segundo trimestre del año, con niveles históricos desde el mes de julio de este año. Así que el aumento del déficit comercial, lo que Trump prometía fue un descenso.

Además, parte del aumento de la inflación la generan artificiosamente de los aranceles. Por ejemplo, el precio de los derivados de acero aumentó hasta agosto de este año un 18,6 por ciento.

Los nuevos acuerdos entre los competidores afectan comercialmente a Estados Unidos

El crecimiento económico tampoco se escapará de la caída del comercio a nivel mundial provocado por las guerras que ha provocado la administración Trump. Ya se había disminuido el volumen desde el 5 por ciento respecto al año pasado al 3 por ciento en el primer trimestre de 2018, y seguro que va a peor, pues ya existen señales de que la expansión ha tocado techo.

Por tanto, el crecimiento a nivel mundial empieza a desacelerarse, aun de forma leve: será 2018 y 2019 del 3,7 por ciento, 1 y 2 décimas menos, respectivamente, de lo previsto en el mes de mayo. Estados Unidos no se ha blindado frente esta previsión, ya que en 2018 debe crecer un 2,9 por ciento, para 2019 se le se prevé un 2,7 por ciento.

Hay otro efecto que no se ve tanto, aunque afecta más a larga: sobre la capacidad de atracción de Estados Unidos. La incertidumbre, y los nuevos acuerdos entre los competidores sin contar con Estados Unidos como el acuerdo Transpacífico de la Unión Europea con Canadá y Japón, establecen un mundo post política comercial de Trump.

El acuerdo Unión Europea y Canadá es la excepción en el descenso comercial a nivel mundial

Este descenso es una tendencia compartida con otros países amenazados por graves disrupciones, como el Reino Unido. Se ve un descenso en la inversión extranjera directa: bajó en Estados Unidos a 51.300 millones dólares estadounidenses en el primer trimestre de 2018, desde los 89.700 millones de dólares en el mismo período del año pasado, y los 146.550 millones de dólares en 2016.

Existen alternativas marcadas por los nuevos acuerdos comerciales:

  • El acuerdo de la Unión Europea con Canadá ( CETA ) cumple 1 año, durante este período las exportaciones europeas a Canadá han aumentado un 7 por ciento de promedio (aumentando más en la fruta, con un 29 por ciento, o en el chocolate, un 34 por ciento).
  • A nivel español: un 18 por ciento de promedio, alimentos y bebidas (20 por ciento, aceite de oliva, y un 90 por cientos de las frutas y hortalizas), un 20 por ciento en juguetes, un 17,4 por ciento en bebidas alcohólicas (vino). Esto solo el primer semestre de 2018.

Distorsiones de las políticas comerciales de Trump

Resulta evidente en los datos comerciales algunas de las distorsiones que las políticas de la administración Trump han estado alimentando y cómo puede ayudar maquillar el impacto a largo plazo de sus guerras comerciales.

Como ejemplo, nos podemos encontrar a los productos de soja como una posibles víctimas de la guerra comercial de Trump con China, se han disparado las exportaciones de soja para adelantarse a los nuevos aranceles ha ayudado a impulsar el crecimiento del PIB de Estados Unidos durante el segundo trimestre del 2018.

En los primeros 7 meses de 2018, el valor de las exportaciones de Estados Unidos de soja se ha incrementado más del 40 por ciento, o es lo mismo 5.700 millones de dólares estadounidenses, en comparación con el mismo período de 2017.

Probablemente, estas distorsiones sean a nivel temporal. Es por esto que se prevé que el crecimiento del PIB de Estados Unidos puede haber alcanzado un máximo en 4,2 por ciento en el segundo trimestre, y es probable que el comercio se vea arrastrado por la expansión de los próximos meses.

En El Blog Salmón | Así es el nuevo acuerdo comercial entre EEUU y México

Imagen | Flickr

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio