Publicidad

El futuro de Peugeot, de empresa familiar a ¿tricefalia?

El futuro de Peugeot, de empresa familiar a ¿tricefalia?
1 comentario

Publicidad

Publicidad

Peugeot ha aceptado como socios al gobierno francés y a DongFeng Motors. El grupo francés PSA (propietario de las marcas Peugeot y Citroën) ha aceptado la entrada en el capital del estado francés y del fabricante chino DongFeng Motors. Hacía tiempo que quería hablar de Peugeot, pero esta decisión ha acelerado los planes.

El grupo PSA ya ha conseguido que sus ventas fuera de europa supongan el 40% de los tres millones de unidades que vendió en 2012, y que su segundo mercado en importancia pase a ser China, con más de medio millón de unidades vendidas. Se pretende que fruto de esta alianza las ventas lleguen a aumentar en China hasta alcanzar el doble de unidades, algo que no se perfila fácil.

PSA va a recuperar liquidez, algo que necesita para lanzar nuevos modelos. La supervivencia en un modelo global en el que los fabricantes necesitan competir en volumen no parece ser fácil para un fabricante que lleva tiempo ofreciendo pérdidas, a pesar de opiniones contrarias sobre lo bien que lo está haciendo.

Aparte PSA va a poder reducir gastos compartiendo gastos, líneas de desarrollo y plataformas con DongFeng. En París están acostumbrados a la alianzas estratégicas y es una más, aunque quizás la más importante.

Cambio en los propietarios

El diario francés Les Echos fue el primero en dar una noticia que ha dado la vuelta al mundo de la automoción. La empresa iba a dejar entrar en su capital al fabricante chino de automóviles DongFeng y para preservar la “francesidad” de Peugeot el estado francés entraría con una participación similar. Hubo una época en la que Peugeot estaba participado por General Motors en una alianza, pero es DongFeng quién toma ese puesto ahora coo socio industrial.

La familia del fundador de Peugeot poco a poco había ido disminuyendo su participación en la misma, quedándose en alrededor del 25%. Con esta entrada de capital público y chino, quedará diluido al 15%, muy probablemente perdiendo el control sobre el fabricante.

Por otro lado DongFeng Motors pone un pié en Europa y aporta la liquidez que necesita PSA. DongFeng es uno de los cuatro grandes fabricantes de vehículos chinos, siendo los otros Chang’an, FAW y SAIC.

El estado francés se convierte en el accionista de referencia de los dos grandes fabricantes franceses, ya lo era de Renault y ahora pasa a serlo de PSA. La combinación del gobierno francés, el fabricante chino y la familia propietaria ya se empieza a conocer en Francia como el león de tres cabezas.

Peugeot estaba muy interesada en estos nuevos accionistas (se calcula que cada uno podrá alrededor de 750 millones de euros). El gobierno Francés y DongFeng podrán comprar las acciones a un precio bastante inferior al de mercado (oferta a la que podrán acogerse el resto de los accionistas, la familia Peugeot se calcula que aportará 100 millones).

PSA, en una situación complicada

Pensemos en PSA, tiene dos marcas generalistas que fabrican modelos bastante similares (comparten muchos elementos mecánicos, a veces fabricando incluso en la misma fábrica) y que compiten entre sí. Además su principal mercado es Europa, que no se encuentra precisamente en su mejor momento.

Tal vez reflotar PSA ha sido lo que ha hecho que el antiguo directivo de Renault Carlos Tavares haya tomado las riendas de PSA para intentar sacarla a flote. Los fabricantes de automóviles llevan bastante tiempo intentando crecer como puedan, ya que las sinergiaas son fundamentales en este sector. Ese ha sido el motivo que impulsó a Fiat a comprar Chrysler y el que forzó a Renault a aliarse con Nissan. Peugeot parece que está basando su alianza con un fabricante chino con el que lleva colaborando desde 1992.

¿Conseguirá PSA su marca premium?

PSA lleva bastante tiempo con la estrategia de lanzar una marca premium, recuperando la historia de Citroën en la época que fabricaban modelos no generalistas como el Citroën DS o incluso otras marcas premium como en su momento fue Panhard. Este camino de empezar con una submarca y poco a poco hacerla subir en la escala parece que también se quiere poner en marcha por parte de Renault (aunque no hemos vuelto a oír de Initiale París desde su anuncio).

De momento Citroën va a comercializar en China bajo su marca DS los vehículos DS5 y modelos exclusivos DS 5LS y DS X7. Siempre ha sido más fácil establecer una marca en un mercado en el que todos son nuevos que en uno consolidado y en Citroën lo saben.

No obstante, los modelos DS en Europa no están teniendo un éxito loco que digamos, por lo que queda por ver si desde PSA se conseguirá rentabilizar esa situación.

Por último para finalizar hay que destacar que PSA tiene dos fábricas en España (Vigo y Madrid), por lo que habrá que ver si esto tiene consecuencias (positivas o negativas) para el futuro de las mismas.

Más información | Bloomberg, FT y Expansión Imagen | Charles Dyer

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir