Compartir
Publicidad

Renfe ya es rentable sin depender de extraordinarios, todos los detalles

Renfe ya es rentable sin depender de extraordinarios, todos los detalles
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por primera vez en su historia, Renfe ha conseguido en el año 2017 un beneficio neto sin extraordinarios. En concreto, la compañía ha pasado un saldo negativo de 35,86 millones de euros en 2016 a un resultado positivo de 69,84 millones de euros en pasado año.

Hay que matizar que las pérdidas del año 2016, surgieron después de que reformular a las cuentas de la compañía para incluir la multa que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) impuso a la compañía Renfe Mercancías de 65 millones de euros.

Si nos ponemos en antecedentes, la primera ocasión que Renfe presentó beneficios fue en el año 2015. No obstante, hay que matizar esas cuentas, debido a que se produjo unos ingresos extraordinarios valorados son 96,1 millones de euros, fruto de un acuerdo del uso de suelo con Adif. En consecuencia, la empresa pudo presentar un beneficio neto de 42,39 millones de euros.

Recordemos que la actual la Renfe fue creada por la Ley 39/2003 de 17 de noviembre, del Sector Ferroviario, como entidad pública empresarial. Los estatutos de Renfe se establecieron en el Real Decreto 2396/2004 de 30 de diciembre de 2004. Su actividad comenzó el 1 de enero de 2005.

Las cuentas al detalle

Los beneficios presentados por Renfe se fundamentan por los ingresos de tráfico de la actividad de transportes de viajeros y de mercancías. En concreto, el conjunto de trenes de Renfe consiguieron durante el ejercicio pasado un total de 16,5 millones de viajeros más y transportó 1,3 millones de toneladas de mercancías más.

Si a ello se le incluye los convenios específicos de transporte vinculados a las comunidades autónomas y las compensaciones del Estado para la prestación de obligaciones de servicios públicos de Cercanías y Media Distancia, Renfe habría conseguido en 2017 un global de ingresos cuantificado en 3.578,88 millones de euros.

En referencia los gastos durante el ejercicio 2017, se mantuvieron estables, aunque si se apreció unos ligeros incrementos debido a la incorporación de personal de Adif o derivados del aumento de actividad. El mayor incremento se produjo en los cánones y servicio de Adif en 988,28 millones de euros. Con estas cifras, el gasto de explotación total Fue de 3.098,41 millones de euros.

Finalmente, el EBITDA, resultado obtenido con la diferencia entre los ingresos y gastos, fue de 489,48 millones de euros y, descontando las amortizaciones y los gastos financieros, obtenemos el resultado final cercano a 70 millones de euros de beneficios.

Equilibrando los números rojos Renfe mercancías

A pesar del resultado positivo que muestran las cuentas de resultados de Renfe, lo cierto es que su filial Renfe Mercancías, registró una pérdida neta de 16,98 millones de euros durante el pasado año. Eso sí, conviene destacar, que estos resultados suponen recortar las pérdidas en un 65% frente a 2016.

Merc

Recordemos que actualmente Renfe Mercancías se encuentra embarcada en un Plan de Gestión 2017-2019 en el que se ha puesto en marcha con el objetivo final de poder revertir la tendencia de resultados negativos sufridos en los últimos años y conseguir así, el saneamiento general de la compañía.

Este Plan de Gestión buscaba rediseñar su actividad comercial, el impulso de los tráficos internacionales, la identificación y gestión de los excedentes de material o la adecuación de la plantilla a las necesidades reales del negocio para alcanzar los objetivos comprometidos.

Si bien hemos visto un recorte de las pérdidas, lo cierto es que Renfe Mercancías es la única de las cuatro filiales de Renfe que ha saldado 2017 con pérdidas. Estas pérdidas son fruto de la demora en el momento de cerrar las desinversiones previstos dentro del Plan de Gestión. Para más detalle, la filial esperaba anotar 7,79 millones de euros por ventas de activo que finalmente no quedaron reflejados las cuentas.

Si bien es cierto que han habido pérdidas, también es cierto de estas pérdidas han sido compensadas notoriamente por los beneficios de Renfe Viajeros, la rama de transporte de pasajeros, que incrementó sus beneficios hasta los 74,94 millones de euros, un avance del 51,2%, gracias a la actividad del AVE.

El proceso de liberalización

El sector ferroviario se encuentra en pleno proceso de liberalización, ya que si un usuario desea viajar en tren de una ciudad a otra estado obligado a acudir a la compañía Renfe para demandar sus servicios. La previsión es que para el año 2020, un usuario tenga una oferta más amplia de empresas para coger un tren de largo recorrido.

F94f61b9 8871 484e Bd09 83f18860f41e

Este proceso de liberalización no es fácil, ya que el sector ferroviario tiene unas especificaciones técnicas muy limitadas que repercuten el uso de las vías, estaciones, andenes y demás, por lo que en la práctica, para abrir un proceso de competencia, hay que tener en cuenta varios parámetros intrínsecos del sector.

Para los consumidores, todo proceso de liberalización es positivo porque un incremento de competencia implicará que los trenes compitan con sus tarifas para llenar sus viajes de pasajeros. Esta competencia, nos conduciría a un efecto deflacionista sobre los precios de los billetes de tren del actual monopolio que representa Renfe.

No obstante, debido a las especificaciones técnicas comentadas, cada empresa ferroviaria que entre en este mercado, tendrá un cierto grado de monopolio tanto por ubicación como por tiempo. Pensemos que los trenes no pueden compartir la misma vía por trayecto durante el mismo horario, por lo que no puede existir una plena competencia en términos prácticos y por lo tanto, los beneficios a los consumidores no serán plenos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos