Publicidad

Un nuevo día negro para Twitter: se puso otra vez frente al espejo y a nadie le gustó el resultado

Un nuevo día negro para Twitter: se puso otra vez frente al espejo y a nadie le gustó el resultado
Sin comentarios

Publicidad

Publicidad

Un martes negro para Twitter. La presentación de sus cuentas resultó ser un desastre que llevó al pánico en el parqué. Recordó a aquel viernes para olvidar en el que se dejó un 13% de su valor por una razón similar: las dudas sobre su negocio y su capacidad para enjugar de una vez las pérdidas en sus balances.

En un principio, todos los ojos estaban puestos en la métrica de usuarios más que en las de negocio. El crecimiento de aquellos es interpretado como la única vía para consolidar el proyecto. Sin embargo, todo se torció minutos antes del cierre de los mercados y de la presentación oficial de las cifras.

Una consultora, Selerity, a la que New York Times dedica un interesante artículo, hizo saltar por los aires toda la parafernalia de estos casos. Dio a conocer antes de tiempo los resultados después de que, según aducen, fueran publicados por error por la red social en la página de relación con los inversores (han iniciado una investigación para conocer lo sucedido).

Al margen de responsabilidades, la realidad es que esa filtración se convirtió en una bomba. Un disparo en plena línea de flotación que acabó con la paciencia de muchos inversores que se lanzaron a vender. El resultado: caídas por encima del 20% en la acción que llevaron incluso a suspender la cotización.

Pero, ¿por qué sucedió la huida? ¿Qué contenían esas cifras para que muchos inversores decidieran dar orden de vender sus acciones? Pues más pérdidas, un crecimiento relanzado de los usuarios y, sobre todo, un aviso de que las previsiones para todo el año serán peores de las presentadas en un principio. Un cóctel explosivo.

No es la filtración... son las cifras

En el lado del negocio, el primer trimestre se saldó con más pérdidas (162 millones de dólares) y unos ingresos (436 millones de dólares) que se quedaron muy por debajo de las expectativas de los analistas. Estos guarismos llevan a cifrar los números rojos por encima de los 1.000 millones de dólares desde que salió a bolsa (el gráfico de Quartz es elocuente).

Cumulative Net Income Or Loss Since Ipo Quarter Facebook Twitter Chartbuilder

Pero quizás lo que más ha preocupado a los inversores es el horizonte dibujado para todo el año 2015. Han recortado sus previsiones de ingresos hasta los 2.170-2.270 millones de dólares, por debajo de lo esperado. Decía una firma analista a Reuters: "Twitter aún está creciendo, pero si Twitter no es optimista sobre sus resultados, ¿por qué los inversores deberían serlo?".

En el lado de los usuarios, sumó 6,4 millones más en el último trimestre. Eso supone un 18% de incremento, en la línea del comportamiento de la última etapa.

En medio de esta cascada de acontecimientos, pasó desapercibido el nuevo acuerdo, otro más, con Google. Un pacto por el que se asocia con Doubleclick, la firma a través de la cual la compañía del buscador gestiona los anuncios. Hay interpretaciones para todos los gustos: desde quien cree que puede ser un acercamiento más ante una posible venta, que se ha rumoreado en los últimos tiempos; hasta los que lo ven como un paso atrás para los usuarios.

Frente al espejo

Una filtración que hunde tus acciones; más pérdidas en tus balances; unas previsiones corregidas a la baja; un crecimiento discreto de la base de usuarios... El cóctel es explosivo, si además se le añade a una cúpula que se ha dedicado en los últimos meses a vender parte de sus participaciones.

Es evidente que las expectativas sobre la compañía eran demasiado altas. Aunque ya casi nadie duda de que Twitter no es (ni va a ser, quizás, nunca) Facebook, muchos esperaban algo más. Ayer, de nuevo, Twitter se puso frente al espejo y a ninguna de las partes gustó lo que se vio.

En El Blog Salmón | Twitter y la venta de acciones de su cúpula, mensaje equivocado en un momento clave, Twitter y Linkedin consolidan el incremento de negocio en sus plataformas, Saltan las alarmas tras el desplome de Twitter en un 'viernes negro'... ¿Se acabó la euforia?
Imagen | Andreas Eldh

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir