Compartir
Publicidad

El FMI tampoco se cree las previsiones del Gobierno

El FMI tampoco se cree las previsiones del Gobierno
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tenemos previsiones económicas para todos los gustos: del Gobierno, del Banco de España, de Bruselas, de BBVA Research... Todos lanzan la suya y todas tienen algo en común: el futuro de la economía española pinta mucho más negro de lo que el Gobierno quiere hacernos creer.

Ahora ha llegado el turno de las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI). Para este organismo, la economía española se encuentra rota y sus pronósticos apuntan a decrecimiento económico, paro desbocado, déficit público por las nubes y deuda pública fuera de control.

Sin crecimiento económico hasta 2014

El FMI calcula que la caída de la economía española será del 1,6 % para el próximo año, tres décimas por encima de sus previsiones iniciales y muy en la línea de la caída prevista por Bruselas (-1,4 %). El Gobierno, mientras tanto, continua viviendo en el país de las golosinas y mantiene una retroceso del 0,5 %, dato que será revisado en breve o el ridículo será máximo.

La recuperación de la actividad económica tendrá que esperar hasta 2014, año en que habrá un tímido repunte del PIB del 0,7 %, según el Fondo, lo que no servirá para poner fin a la sangría del desempleo. En este sentido, las estimaciones iniciales del Gobierno apuntan a un crecimiento del 1,2 % este año, demasiado optimista en mi opinión.

El paro batirá nuevos récords

El FMI cree que la tasa de paro de la economía española tocará el techo del 27 % este año y en 2014 sólo menguará hasta el 26,5 %, también muy en la línea de las estimaciones de otros organismos como el Banco de España o la Comisión Europea, los cuales coinciden en dibujar un futuro laboral bastante opaco para nuestra población.

El paro es el principal problema de nuestro país porque es la variable de la que con más facilidad se resiente la población. No en vano, desde este organismo señalan que nuestro país no podrá soportar durante mucho tiempo más un nivel tan elevado de desempleo.

Aunque no hay datos que lo corroboren, es muy probable que la economía sumergida sea el único sustento para miles de desempleados españoles. De no ser por este motivo, no alcanzo a imaginarme qué es lo que impide a la ciudadanía saltar del sillón y dar un golpe encima de la mesa exigiendo soluciones inmediatas que contribuyan a crear empleo.

En este sentido, también podríamos apuntar a que el sistema de subsidios y ayudas familiares está siendo el último recurso para miles de personas. Sin embargo, ¿qué hacer cuando estos recursos se agoten? Y créanme, lo harán pronto.

Un déficit público insostenible

Especialmente preocupantes son las previsiones en términos de déficit público. Según el FMI, el desequilibrio de las cuentas públicas españolas sólo se reducirá al 6,6 % durante este año y volverá a aumentar tres décimas, hasta el 6,9 %, en 2014. Además, pronostican que el déficit seguirá en niveles superiores al 5,5 % hasta 2018.

No debemos olvidar que el objetivo del Gobierno pasa por pactar con Bruselas un 4,5 % de déficit en 2013 y un 3 % en 2014. Para el Fondo, este calendario de ajuste es ciencia ficción si no va acompañado de un nuevo paquete de medidas agresivas. Sin embargo, ¿son los nuevos ajustes la solución o sólo contribuirán a que nuestra economía se estanque aún más?

Y la deuda pública por las nubes

No es mucho mejor la situación de nuestro país en términos de deuda. Este año alcanzaríamos el 91,8 % del PIB y habrá que pagar alrededor de 39.000 millones de euros en intereses. Para 2014, la deuda pública podría ascender al 97,6 %, superaría el 100 % en 2015 y llegaría al 110,6 % dentro de cinco años.

Como he dicho en varias ocasiones, España es un toxicómano adicto al dinero prestado. Sólo este año las necesidades previstas de financiación de nuestra economía ascienden a 207.000 millones de euros, según se desprende de los Presupuestos Generales del Estado. Nuestra adicción al dinero de otros es tal que el crecimiento de nuestra deuda solo puede ser exponencial en los próximos años. No podemos quitarnos la resaca con más alcohol.

Conclusiones

Aunque las previsiones económicas son sólo eso, previsiones, y en tiempos de crisis es prácticamente imposible que se cumplan (hasta el punto de que se revisan varias veces al año y aún así no aciertan), lo cierto es que el consenso de estimaciones analizadas hasta la fecha apuntan claramente a que no habrá brotes verdes en 2013 y serán muy tímidos, casi inexistentes, el próximo año.

En este sentido, urge que el Gobierno español se ponga las pilas, actualice sus datos macro y haga unas estimaciones creíbles, nada de guiones para adolescentes. Las actuales son de risa y prácticamente ya han sido desdibujadas en tan sólo tres meses. Como he señalado más arriba: o se toman en serio las previsiones o el ridículo a nivel mundial será espantoso.

Más Información | FMI Vía | El Economista En El Blog Salmón | Nuevo mazazo de Bruselas a las previsiones del Gobierno, BBVA empeora sus previsiones sobre el paro en España para 2013 y Presupuestos Generales 2013: cuadro macroeconómico y previsiones

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio