Compartir
Publicidad

El gobierno no cree en la crisis y promete más gasto público

El gobierno no cree en la crisis y promete más gasto público
Guardar
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Que miedo me da. Cuando todos los altos cargos políticos se dan prisa en acudir a los medios para asegurar que no pasa nada, que el barco no se hunde, la experiencia me dice en que no hay nada malo en ir situándose como quien no quiere la cosa junto al salvavidas más cercano. Y mucho más cuando, como es el caso, faltan menos de seis meses para las próximas elecciones.

En primer lugar tenemos al Presidente del Gobierno, que afirma literalmente que los tipos de interés han tocado techo. ¿Sus argumentos? Ninguno. Se trata de una afirmación realizada "desde su punto de vista". Así que alegría para el sistema: como la economía va a seguir creciendo y hasta se atisba un cierto superavit, prometemos rebajas en el IRPF. Tiempo le ha faltado al Gobernador del Banco de España, Fernández Ordoñez, para criticar estas medidas, a pesar de que la comparecencia del mismo fue solicitada por el propio grupo socialista. Según Ordoñez, los partidos deben cuidar mucho el coste de sus promesas electorales, apreciación en la que ya había sido precedido por el propio Solbes en las últimas semanas. Y parece que al acercarse las elecciones reaparece Jesús Caldera, quien ha dado poco juego mediático durante toda la legislatura pero quien, no lo olvidemos, fue, al menos de cara al público, el número dos de la campaña electoral. Caldera ha apuntillado los comentarios del Presidente asegurando que la economía seguirá creciendo (no nos olvidemos de que España juega en la Champion League de las economías mundiales). ¿Las razones para semejante afirmación? Que la economía española se basa en unos "buenos fundamentos" (menos mal que no le traicionó el subconsciente y dijo "cimientos"). Adicionalmente, esta previsión sobre un tema tan crítico se basa en que "su perspectiva de la economía es optimista". Alegria de nuevo. Los datos del paro son coyunturales, y en España no hay crisis en absoluto (notese el uso del presente cuando le preguntan a uno por la evolución futura).

Así que sin entrar en criticar o favorecer a unos u otros, aquí el que os escribe entiende perfectamente que este tipo de declaraciones son de manual y están diseñadas para conseguir sus objetivos políticos ante el gran público, que el sistema funciona así y que es el menos malo conocido. Pero no puede dejar de desear que algún día tengamos una clase política que tenga como objetivos hacer las cosas bien, y no volver a salir elegidos.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos