Compartir
Publicidad

Estamos en proceso de trueque de trabajos europeos

Estamos en proceso de trueque de trabajos europeos
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay dos procesos europeos que se ven en la Unión Europea donde emerge el espíritu de los líderes europeos de negociar y pactar.

Uno es la selección de lugares para establecer organismos europeos y el otro es la selección de ciudadanos europeos para puestos en Europa.

Situar un órgano europeo en un lugar, no sólo otorga prestigio pero, más importante, trae consigo fondos europeos y trabajos locales, por eso se encuentran organizaciones europeas en los lugares más curiosos.

Como sabemos, los lugares con más empuje son Bruselas, donde está la Comisión, y muchos de los departamentos administrativos, y Luxemburgo, donde están muchas agencias europeas, aunque esta no necesariamente está visto como un lugar de destino prestigioso entre los funcionarios de la EU.

No obstante, Agencias europeas se encuentran en lugares variopintos, incluyendo Vigo, Viena, París, Londres, Frankfurt, Copenhague, Colonia, Heraklion, Lisboa, Helsinki, Varsovia, Valenciennes, Parma, Salónica, Estocolmo, Barcelona, Turín, Dublín, Vilna, Lisboa, Angers, y Alicante.

Aquí hay para mucho chupar del bote europeo y, como las cuentas son lo que son, lo hace más fácil.

Ahora estamos inmersos en el siguiente proceso de trueque, que es la selección de candidatos para puestos europeos jugosos.

Se está eligendo alguien para ser Presidente europeo, que es un puesto nuevo, y para reemplazar al actual titular como Alto Representante para la política exterior, que es el español, Javier Solana.

Bonitos puestos para los países y por eso están reuniéndose y reuniéndose para distribuir botín.

Parece ser que Alemania y Francia han acordado entre ellos que el puesto de Presidente se otorgará a un ciudadano de uno de los países miembros pequeños, así no se pelean los grandes.

El otro puesto está abierto todavía.

Una vez más, no veo que nadie esté pensando en candidata, en vez de candidato.

Los alemanes ya han dicho que no quieren ninguno de estos puestos, que supongo que deja el camino libre para los franceses proponer uno de los suyos para reemplazar a Javier Solana.

Los alemanes van por un premio mucho más importante, la presidencia del Banco Central Europeo (BCE), proponiendo al presidente del Bundesbank.

Desde que se constituyó la BCE, el 1 de junio de 1998, ha tenido sólo dos presidentes. Primero, el holandés, Wim Duisenberg, y luego, el 1 de noviembre de 2003, tomó las riendas el actual titular, el francés, Jean-Claude Trichet.

Supongo que los franceses no intentarán encajar uno más de los suyos para este puesto, aunque conociendo su afán para encalzar a sus ciudadanos en puestos internacionales. Siguen líderes en la exportación de personas para puestos internacionales.

No me gusta el proceso que se sigue para llenar puestos internacionales, todos, pero que un alemán lidere la ECB por primera vez no me parece nada malo.

Viendo el continuo despifarro de liquidez proveniente de la ECB, desde que estallaron las dificultades financieras y continuando hasta hoy, en el más puro estilo francés, sería bueno ver una política monetaria más ortodoxa de preocuparse por la inflación.

Alemania ha participado en el despilfarro como todos, pero bastante más moderado que el resto.

Un alemán da muchísima más confianza que lo que tenemos ahora de que volveremos al camino correcto.

Vía | El Mundo En El Blog Salmón | Una líder europea con responsabilidad y memoria y La influencia francesa global gana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio