Compartir
Publicidad

Las políticas activas de empleo comienzan a transformarse en subvenciones

Las políticas activas de empleo comienzan a transformarse en subvenciones
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En el marco de la negociación del gobierno con las consejerías de empleo de las diecisiete autonomías que componen la nación, el ejecutivo se ha fijado el mes de enero como la fecha tope para cerrar las negociaciones al respecto. La modificación más sustancial que se pretende introducir es el trasvase presupuestario desde las políticas activas de empleo destinadas a los trabajadores en ‘activo’ hacia los desempleados, de tal manera que ambos colectivos se repartan al cincuenta por ciento dicho paquete presupuestario.

Actualmente, el reparto del pastel se cifra en el 60% para los activos (vía cursos de reciclaje, formación en los puestos de trabajo, programas de formación para nuevos trabajadores, etcétera), y el 40% restante para los desempleados. Este año, el incremento presupuestario de los fondos destinados a las políticas activas de empleo se ha cifrado en un 25%, de tal modo que el colectivo de activos así como el de parados, recibirán 1.050 millones de euros cada uno.

Esta decisión ‘política’ es muy compleja, máxime con el panorama sociolaboral existente en nuestro país, en el que introducir cambios se torna muy complicado cuando la crisis aprieta y el colectivo de personas en riesgo de exclusión social pesa demasiado. Con esta situación sobre la mesa de negociación, seguramente se opte por alimentar al colectivo de parados en lugar destinar recursos a reorientar a los activos con formación en nuevas responsabilidades hacia otros sectores económicos y actividades con mayor potencial de crecimiento.

Desde el punto de vista económico se ha optado por la ‘solución’ más fácil, la de seguir alimentando a un colectivo de ciudadanos sin recursos que crece por días, mientras que se pospone para el futuro la verdadera solución que necesita un mercado de trabajo que se encuentra en el ocaso de la burbuja inmobiliaria que tanto trabajo le proporcionó.

Al margen de si la importancia cuantitativa de los recursos destinados a estas políticas es adecuado en comparación con otras partidas de gasto, estas medidas son bastante continuistas con las ejecutadas durante la era Celestino Corbacho, por lo que de momento no se aprecia ninguna modificación sobre la dirección del barco del mercado de trabajo. ¿Es cierto que no hay solución al problema del paro nacional, o más bien los costes sociales y políticos son tan cuantiosos que no acaparan los suficientes incentivos como para meter la mano en el agujero?

Vía | Cinco días
En El Blog Salmón | El PNV apoyará íntegramente los presupuestos generales de 2011
Imagen | galio

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio