Compartir
Publicidad

Los bancos de Estados Unidos, el próximo objetivo de Wikileaks

Los bancos de Estados Unidos, el próximo objetivo de Wikileaks
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La filtración de 251 mil documentos de la diplomacia estadounidense difundidos en los principales diarios del mundo, no ha pasado desapercibida para nadie. Si hace un par de meses fue el turno de los militares y ahora el de los diplomáticos, el próximo golpe será a los banqueros. Así lo afirma Julian Assange, el Editor de WikiLeaks, quien apunta que la próxima entrega de material confidencial (programada para enero) serán los documentos secretos de los grandes bancos de Wall Street, aquellos que destruyeron la economía mundial.

Las declaraciones de Assange fueron realizadas durante una entrevista con Andy Greenberg, para Forbes, que vale la pena revisar completa. Aqui un breve anticipo:

Se dará una visión verdadera y representativa de cómo los bancos se comportan en el nivel ejecutivo, de tal manera de estimular las investigaciones y las reformas. Espero que sea así. Pero hay un caso similar a la vista: los correos electrónicos de Enron. ¿Por qué fueron tan valiosos? Porque cuando Enron se derrumbó, miles de correos electrónicos comenzaron a emerger proporcionando una gran ventana de cómo se gestionaba la empresa. Esto ayudó mucho a las investigaciones judiciales y permitió detectar a los culpables.


El caso Enron, y los excesos de la desregulación financiera, sale nuevamente al tapete. Julian Assange, advierte que dará a conocer las prácticas no éticas del sistema financiero, como de todo el entorno funcional de toma de decisiones que ha apoyado esas prácticas, haciendo la vista gorda a la corrupción (laissez-faire, laissez-passer). “Para cualquier persona que guste de la libertad, señala Assange, los abusos de algunos deben ser sancionados”. Y pone como ejemplo el caso de las empresas lecheras de China que agregaron melamina a la leche para hacer más rentable el negocio. Una situación así lleva a la quiebra a las empresas que cumplen con los procedimientos, mientras deja en el mercado a las que hacen trampas y dañan la salud de la gente. Esto es lo que pasó en el sistema financiero. Tras veinte años de codicia, la ética en los negocios desapareció por completo. Parte de esa ética perdida es la que quiere recuperar Julian Assange al filtrar información que le entregan miles de protagonistas anónimos.

Assange se declara defensor del libre mercado, pero de un libre mercado auténtico en el cual es primordial que las empresas honestas puedan ser mucho más competitivas que las empresas deshonestas; tal como las empresas que tratan bien a sus empleados sean mejores que las que los tratan mal. Solo de esta forma se puede hablar de libre mercado: cuando hay garantías de sana competencia que reduzcan los elementos distorsionadores. Assange pone como ejemplo el sector de las telecomunicaciones en Malasia y Estados Unidos: “Mientras en Estados Unidos el sector está integrado verticalmente y hay nulas posibilidades de competencia porque todo es manejado por un par de grupos económicos, en Malasia hay un amplio espectro de jugadores en el sector, y eso sin duda que genera mayores beneficios a la comunidad”.

De acuerdo con Assange. Según la Teoría Económica, los mercados son perfectos, lo que implica información perfecta, plena, abundante y veraz para todos. Pero este es uno de los grandes sofismas del mercado porque la información relevante se oculta y solo se ofrece a un puñado de privilegiados que pagan muy bien por ella. Parte de la trama de esta historia da cuenta de los abusos de los banqueros que han manipulado el mercado con el uso de información privilegiada. Por eso esta crisis oculta la mayor estafa financiera de la historia. Es hora de aplicar, a lo menos, tarjeta amarilla.

Más información: | Forbes
En El Blog Salmón | Cómo Wall Street destruyó la economía mundial, Esta crisis oculta la mayor estafa financiera de la historia
Imagen | Appfrica

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos