Compartir
Publicidad

¿Inflación al 3%? Puro espejismo temporal

¿Inflación al 3%? Puro espejismo temporal
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La inflación máxima en este 2017 la hemos tenido en febrero, un 3%, a partir de ahora ésta bajará. Así de tajante lo afirmo. No porque sea un atrevido, sino porque llevamos dos años bastante excepcionales. Aunque desde el 2015 el Banco Central Europeo haya incrementado su balance lo equivalente a 2 veces el PIB español, las altas inflaciones vividas desde inicio de año no han venido para quedarse.

Recuerdo en una charla en la que se decía que las balas no te matan sino lo que te mata es la velocidad, en clara alusión a que la cantidad de dinero no genera por sí inflación, sino que la genera la velocidad del dinero y ésta no está detrás de la inflación del 3% vivida en nuestro país.

G1 Fuente: Bloomberg

Lo que subyace al alto crecimiento son dos categorías del IPC: la vivienda y el transporte. Como el ave Fénix de la inflación estuvieron en las cenizas en marzo de 2016, con deflaciones (bajadas de precios) del -6,3% la vivienda y del -5,3% el transporte, a resurgir en febrero de 2017, con subidas del 5,9% para la vivienda y del 8,5% para el transporte. Subidas nada despreciables teniendo en cuenta que ambos grupos tienen un peso del 28% sobre el total del IPC.

G2 Fuente: Bloomberg

¿Qué ha causado tan exagerados incrementos?

La razón no es otra que el crudo. ¿Recuerdan su evolución el último año? En enero de 2016 fue el mínimo con un valor de 27 dólares. Continuó en esos niveles durante febrero y marzo. Posteriormente empezó una escalada hasta llegar a los 53 dólares en junio y jugar en esos niveles hasta febrero de 2017, en que se situó en los 57.

Como la inflación se mide de punto a punto, es decir, de febrero a febrero, el crecimiento del petróleo en ese período fue del 90% en dólares y del 105% en euros. Con tal imán hacia arriba es normal que el transportar un producto del lugar A al lugar B se haya encarecido tanto.

La tormenta perfecta

Como la gestación de una tormenta perfecta, el crudo no fue el único ingrediente. Se le sumó el precio de la electricidad, que se encuentra en el grupo de vivienda.

En febrero de 2016 el precio estaba en niveles de 25-30€/MWh, mientras que en febrero de 2017 el precio escaló hasta máximos de 85. Este estallido fue provocado tanto por la demanda como por la oferta.

La demanda de electricidad aumentó por culpa de la ola de frío vivida en Europa más el cierre de algunas plantas nucleares, que dieron como resultado que nuestros vecinos franceses nos pidieran unos 2.300MW más, que equivalen a unas dos o tres centrales nucleares.

Por su parte, la oferta de dicha electricidad procedía de la energía fósil, es decir, de los derivados del crudo. Ahora no hace falta decir nada más para ver el resultado. Más demanda por un lado y oferta más cara por otro desencadenan la tormenta perfecta.

Pero ahora permítanme ponerme algo pesimista. Que el precio del crudo se mantiene alto en los niveles actuales y que la electricidad también lo hace. Me gustaría preguntarles cuál es el incremento de algo que se mantiene en un nivel alto. Pues ya tienen la respuesta. Si tanto el crudo como la electricidad se mantienen altos y permanecen allí durante tiempo, la inflación, que recordemos que la evolución de precio de punto a punto, no subirá. Porque, ¿cuánto es el incremento de 85€/MWh a 85€/MWh? O ¿el incremento de 55€/barril de crudo a 55€/barril de crudo?

Podríamos concluir que lo peor ya ha pasado

En los próximos meses para calcular la inflación se tomarán precios de la electricidad y del crudo de marzo, mayo, junio… de 2016, donde había niveles mayores que los que había en enero o en febrero de 2016.

A todo ello, el Sr. Draghi, presidente del Banco Central Europeo, no se despeina cuando le preguntan sobre si cambiará algo sus políticas de recompra de bonos después de las elevadas inflaciones. Ya que en su interior estará visualizando una inflación sin efectos puntales de la climatología o de precios del crudo.

En su interior lo que está visualizando es lo que los economistas llaman, inflación subyacente, que si uno la observa se ha mantenido inalterada a niveles de 0,7-0,9%.

G3 Fuente: Bloomberg
X1
Xavier Brun es profesor del Máster en Mercados Financieros de la UPF Barcelona School of Management y autor del blog Patrimonia. Puedes seguirle en twitter o en este grupo de Linkedin.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos