Compartir
Publicidad

Perlas inmobiliaras de Corbacho: la culpa fue del "cha cha cha"

Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Vaya por delante que aquí no le tenemos manía a ningún político pero el ministro Corbacho está que se sale en sus declaraciones de los últimos tiempos, tanto a micrófono abierto como a micrófono cerrado. Se le ha ocurrido hoy la explicación del siglo sobre la burbuja inmobiliaria; culpa a los bancos, por su avaricia.

Se ha despachado con todo el rencor que se puede acumular después del fracaso del diálogo social y lanza por su boca perlas de la siguiente categoria:

Ya que desde el sector financiero se dan tantos consejos al sector laboral, voy a recordarle una cosa: que es el culpable de la situación del ladrillo. La inflación del sector inmobiliario, quien la amparó, quien la promovió fue el sector financiero

Por supuesto Sr. Ministro, al igual que también tiene la culpa los ciudadanos invasores de la nave X que proviene de Raticulí. Ahora pensemos un poco.

A día de hoy, para llevar a cabo cualquier tipo de promoción urbanística se necesita contar con suelo urbano y con una licencia de obras. Estos trámites admistrativos van íntimamente ligados a las finanzas de los ayuntamientos y CCAA en donde a mayor número de promociones en curso, mayor recaudación impositiva, sin contar los tejemajenes de corruptela del consistorio de turno provocando y favoreciendo muchas urbanizaciones de legalidad más que discutible,

En segundo lugar, la propia mentalidad especulativa de los compradores ha provocado que se hagan compras a ciegas, desvirtuando el uso propio que debe tener una vivienda y desviándolo a inversión pura y dura, “porque el ladrillo nunca baja”. En todo este trailer de terror, las entidades financieras han obligado a los probres incautos a firmar hipotecas a 50 años por cantidades astronómicas.

Por supuesto, las escrituras de hipotecas se firman a punta pistola y los compradores son tontos y no saben lo que firman. Pero los ayuntamientos son unos santos con aureola en donde han llenado sus arcas a costa de licencias de obras, plusvalias, IBIS y tasas de ocupación de vías. Estos no tienen nada que ver; sólo pasaban por allí vamos, al igual que las recaudaciones de Actos Jurídicos e Impuestos de Transmisiones, IVA e incrementos patrimoniales en IRPF o beneficios en sociedades.

Seamos serios Ministro, entre todos la mataron y sola se murió, porque los primeros que han favorecido la vorágine especulativa en el ladrillo han sido ustedes, los políticos, desde todos los estamentos y bajo todas las siglas, sin excepción y las arcas públicas han sido las principales benefactoras de estas explosiones especulativas, por más que se quiera culpar a los bancos, a promotores o a las fábricas de ladrillos.

Vía | El Mundo
Vídeo | Youtube
En El Blog Salmón | Arrástrame a la demagogia, Así explotará la burbuja inmobiliaria

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos