Compartir
Publicidad

¿Qué ocurrirá con los clientes de las cajas de ahorros después de su bancarización?

¿Qué ocurrirá con los clientes de las cajas de ahorros después de su bancarización?
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Hay muchas voces que están lamentando la pérdida de las cajas de ahorros, la merma que va a suponer para los ahorradores, depositantes y endeudados varios una vez que la mayoría de las cajas (sí, van a ser la mayoría) se conviertan a todos los efectos en bancos. Este proceso de bancarización de las cajas de ahorros, no va a ser nada nuevo para nosotros como clientes, dado que desde el 2008, muchas de estas cajas de ahorros operan de facto como bancos.

Dejando a un lado la labor de la Obra Social, que si analizáramos realmente las partidas de gasto realizadas y los destinatarios de los fondos podríamos comprobar cómo la mayor parte de dichas inversiones tiene unos intereses políticos, sociológicos o propios para la entidad anteponiéndose la propia obra altruista, debemos analizar la relación cliente/caja de todos los segmentos antes de evaluar si esta pérdida de las cajas será problemática o no.

Desde el 2008, la mayoría de las cajas de ahorros han comenzado a cambiar de manera drástica sus políticas de comisiones. Por ejemplo, la difunta Cajasur, solía liquidar semestralmente las cuentas que no contaban con nóminas o pensiones domiciliadas y desde el 2009, se cambió a liquidaciones trimestrales a 8 euros por periodo, tuvieses lo que tuvieses domiciliado.

Ese cambio de política es análogo para la mayoría de los clientes, teniendo que pelear y discutir caso a caso y a pie de oficina, la eliminación de una comisión, con las consiguientes molestias. Más de un cliente y más de dos, se han sentido como mendigos pidiendo que les ajusten unos cambios de condiciones más favorables, a pesar de que las modificaciones las realiza el sistema financiero de manera unilateral.

Si nos pasamos al área de retribución de depósitos, oferta de fondos y resto de productos de ahorro, vemos que las cajas de ahorros son menos competitivas y que por norma general, los diferenciales de tipo de interés y la oferta disponible de productos de ahorro es mucho menor. Por tanto, a efectos prácticos, los depositantes y ahorradores, pueden tener mayores beneficios en bancos que en cajas de ahorros.

Respecto a las líneas de financiación y costes de hipotecas, préstamos, tarjetas y demás, nos encontramos en la misma tesitura. Los productos ofertados por cajas de ahorros se encuentran en los mismos niveles o incluso superiores que la mayoría de los bancos, por lo que desde que las cajas comenzaron su bancarización, han pasado a ser los bancos “caros” de nuestro mapa financiero, con el nombre de caja de ahorros.

Adónde quiero llegar es que los clientes de las cajas que se vean afectados no van a sufrir en exceso por el incremento de comisiones o condiciones financieras de productos de activo y pasivo. Basta con mirar las políticas comerciales de los últimos años de la mayoría de cajas de ahorros para constatar una bancarización sólo en la faceta negativa en el trato con el cliente.

En El Blog Salmón | Zapatero no es transparente con la reforma de las cajas, Erase una vez un director de banco
Imagen | Nando Quintana

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio