¿Qué es la recompra de acciones y por qué es importante a la hora de invertir?

¿Qué es la recompra de acciones y por qué es importante a la hora de invertir?
2 comentarios

En el momento se devolver la riqueza a los accionistas, una empresa tiene diversas opciones: a través de la apreciación del precio de las acciones , dividendos o, quizás la menos conocida, mediante las recompras de acciones.

Si bien en el pasado las empresas trataban de remunerar al accionista vía dividendos, con la implantación de tipos de interés bajos y la amplia liquidez existente, se han modificado este comportamiento.

En lugar de los pagos de dividendos tradicionales, las recompras se han visto como una práctica flexible para devolver el exceso de flujo de caja. Las recompras pueden verse como una forma eficiente de devolver dinero a los bolsillos de sus accionistas.

Una recompra de acciones significa que una empresa utiliza su efectivo disponible para comprar y retirar algunas de sus acciones en el mercado abierto.

Los beneficios para los accionistas

Una recompra beneficia a los accionistas al aumentar el porcentaje de propiedad de cada inversor porque reduce el número total de acciones en circulación. En el caso de una recompra, la empresa concentra su valor para el accionista en lugar de diluirlo.

Supongamos que posee una acción de la empresa X que tiene un total de 10 acciones en circulación. La capitalización de mercado de la empresa ABC es de un millón de euros. En consecuencia, cada acción vale 100.000 euros.

A partir de aquí, la empresa gasta de su caja para recomprar una acción y la retirada del mercado. Entonces esa misma capitalización de mercado ahora hay que dividirla entre 9, lo que aumenta su valor a 111.111 euros por acción, un incremento del 11%.

No nos equivoquemos, que la empresa decida recomprar sus acciones no se traduce en una mejor situación para el accionista per se. Si la empresa decide llevar a cabo un plan de recompra destinando la liquidez necesaria para su negocio, se tratará de toda una irresponsabilidad por parte de la dirección.

Por ello hay que analizar cada caso aunque, en términos generales, lo que si nos muestra es una actitud positiva hacia la creación de valor para los accionistas por parte de la administración de la empresa y una capacidad para generar excesos de caja que pueden usarse para recomprar acciones.

Se ha demostrado que una cartera diversificada de acciones que realizan recompras tiende a reducir la volatilidad del mercado fruto de las compras periodicas por parte de la empresa y aumenta la rentabilidad a largo plazo en comparación con índices de mercado de gran capitalización como la bolsa estadounidense liderada por el S&P 500.

Esto sucede porque las recompras a impulsan los precios de las acciones a corto plazo, ya que la compra reduce la oferta de acciones en circulación y la compra en sí aumenta la oferta en el mercado.

Además se ofrece una señal de salud corporativa (existe un exceso de liquidez) y una visión por parte de los administradores de la empresa de que sus acciones se encuentran infravaloradas.

Otro enfoque importante es que los dividendos reducen instantáneamente el precio de las acciones cuando se pagan, mientras que las recompras no. Y esta junto a muchas otras razones explican los motivos por los que las acciones de las empresas europeas, que principalmente devuelven efectivo a los tenedores a través de dividendos, han quedado por detrás de sus pares estadounidenses, que tienden a recompensar a los inversores por recompra de acciones.

Captura De Pantalla 2021 03 28 A Las 18 52 06

Recompras y las crisis

Las recompras tienden a marcar el pulso del mercado. Si las empresas van mal no existirá un exceso de liquidez que les permita atesorar acciones propias y retirarlas del mercado, por lo que tienden a incrementarse en etapas de mejora económica.

Con la crisis vimos una combinación de los instintos de supervivencia de las empresas y la presión política que estranguló las distribuciones de efectivo se agotaron casi por completo durante la pandemia. Los problemas de efectivo también perjudicaron a las recompras de acciones que sufrieron una severa contracción.

Si miramos a Europa, los miedos por parte de los directivos de las grandes empresas pueden estar desvanécidose, ya que un repunte en las recompras muestra una creciente confianza en que se puede devolver más efectivo a los accionistas en lugar de apuntalar los balances.

Screenshot 20210703 093320 Chrome

Grandes empresas como LVMH y L'Oreal ya ha anunciado grandes recompras, y las estimaciones existentes proyectan que en las empresas europeas gastarán 150.000 millones de euros para la compra de sus propias acciones el próximo año. Eso es un salto del 25% desde el promedio de 120.000 millones de euros en los cinco años antes de la pandemia.

Temas
Inicio