Compartir
Publicidad
Publicidad

Salgado pide más crédito para familias y empresas, que nadie le haga caso por favor

Guardar
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad


La ministra ha dado el Do de pecho con la solicitud a las entidades financieras de los balances para comprobar cómo fluye el crédito para las familias y empresas. En el caso de que el Ejecutivo considere que dicho crédito no es el adecuado, adoptarán las medidas oportunas. La ministra está basando la recuperación en el aumento del endeudamiento del sector privado y este ritmo puede ser un verdadero desastre. Estimular la demanda interna a base de crédito no funciona, tal y como podemos comprobar hoy en día en nuestras propias carnes.

Para ponernos en perspectiva, debemos analizar cómo ha crecido el endeudamiento global de España, tanto a nivel público como privado desde el año 2000. En estos diez años, la deuda pública se ha reducido en términos de PIB pero la deuda privada se ha multiplicado por dos en este periodo, incluyendo empresas no financieras y familias en la ecuación. Actualmente, el volumen total de deuda de España asciende al 366% sobre el PIB, tal y como muestra el siguiente gráfico.

deuda-total-espana.jpg

Con estos datos y mirando la situación actual en la que nos encontramos, pedir barra libre para los créditos a empresas y familias es una temeridad que nos puede sumir en una crisis sin precedentes. La financiación es necesaria y el crédito debe fluir, pero con cautela y en aquellos casos que no haya la más mínima sombra de duda sobre su capacidad de devolución y destino de la financiación.

Las empresas españolas están descapitalizadas en su mayoria y en lugar de tener el suficiente capital social, operan apalancadas a niveles impensables en cualquier otra economía. La figura del banco-socio tiene que desaparecer ahora por más doloroso que resulte para las pymes. Las familias, tienen una losa hipotecaria y de sobrecrédito difícil de digerir para la mayoría de ellas y ahora, muchas están pidiendo soluciones para los excesos que han cometido en los años pasados.

El exceso de crédito que hemos vivido se ha derivado a la burbuja inmobiliaria en su gran mayoría y no al establecimiento de un sector productivo decente. Recordemos que la deuda total de empresas relacionadas con la construcción supera los 430.000 millones de euros (el 41% del PIB). Si sumamos la deuda hipotecaria, tenemos el destino de la mayor parte de la deuda global ¿Se puede pedir más crédito con estas cifras? Indudablemente no y creo que la ministra no se ha explicado bien en la comparecencia de esta mañana, porque si no no me lo explico.

Gráfico | McKinsey Global Institute – The global credit bubble and its economic consequences
En El Blog Salmón | La deuda total de España llega a 3,6 veces el PIB, La gestión de la deuda española ha sido muy mala

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio