Compartir
Publicidad
Publicidad

Tu hermano puede ser tu peor enemigo

Tu hermano puede ser tu peor enemigo
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Anil & Mukesh Ambani son los dos hijos de papa, Dhirajlal Hirachand Ambani, que murió en 2002, dejándo un conglomerado familiar valorado en 2007 en €60.000 millones. No está mal en un país donde tienen de la peor pobreza que hay.

Los hermanos pasaron a controlar el grupo familiar, bajo la atenta mirada de la matriarca, la esposa de Dhirajlal Hirachand Ambani y madre de Anil & Mukesh, este siendo mayor, se convirtió en el Presidente del grupo.

La cabecera del grupo familiar era Reliance Commercial Corporation, que incluía negocios en sectores como el de petroquímicos, energía, electricidad, teléfonos móviles, tecnologías de la información, comercio, infraestructura, textiles, logística y finanzas.

A finales de 2004, salieron los problemas entre los dos hermanos y, tras varias disputas muy públicas, a mediados de 2005, mama decidió cómo se iba a dividir el grupo. Anil se quedó con Reliance Infocomm (RCom), Reliance Energy and Reliance Capital y su hermano con el resto, la gran parte.

No obstante, con la separación esta disputa no cesó. Desde entonces han seguido las disputas entre ellos, y muchas de ellas muy públicas.

El último y más importante surgió con el anuncio de la fusión de RCom (la segunda empresa móvil de India) con MTN, la más grande de Sudáfrica.

La operación estaba planteada como una compra de RCom por parte de MTN, que resultaría en un grupo con más de €7.293 millones en facturación y presente en varios mercados en la India, Africa y Oriente Medio, y con Anil Ambani como accionista del 35%, y control. Este nivel era suficiente para mandar pero no para tener que hacer una oferta pública de adquisición (OPA) sobre todo el grupo, así, permitir a los otros accionistas la posibilidad de vender sus acciones al mismo precio. Esto de comprar control de empresas sin pagarlo y sin ofrecer la posibilidad de venta a los minoritarios no sólo se ve en España.

El problema surgió cuando su hermano, Mukesh, alegó que, como parte del acuerdo de separación de los activos de Reliance, el se quedó con el derecho prioritario de recompra, si estas acciones salieran a la venta.

Anil dice que no y ahí estábamos en los juzgados, hasta que MTN se retiró, con el miedo de que la operación estaba terminando en manos del sistema judicial indio que tarda años y años en llegar a decisiones.

Esta ronda parece que la ganó Mukesh. Habrá que esperar qué idea tiene Anil para pagar a su hermano con la misma moneda.

Como niños pero armados con miles de millones de euros (tanto Mukesh como Anil están en la lista de Forbes). ¿Qué diría papá de sus niñitos?

Parece una justificación más de por qué hijos de ricos no deben heredar de sus padres, si estos quieren que quede algo de lo que crearon.

Vía | Financial Times (en inglés y €) En El Blog Salmón | Cómo sabes que eres realmente rico

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos