S&P nos explica su análisis de los ratings de Francia, Alemania y España

Sigue a El Blog Salmón

sp-600.jpg

Ayer hablé del cambio de los ratings que la empresa de rating, Standard & Poor’s (S&P) emitió a finales de la semana pasada con la reducción de rating de muchos países de la zona del Euro.

Dentro de estos cambios, vimos que los autoproclamados líderes de la Unión Europea (UE), Francia y Alemania, se han desvinculado. Francia perdiendo su preciado triple A, con su reducción a AA+ y acompañado con una perspectiva negativa, que es cuando se estima que el siguiente movimiento más probable será una reducción de rating. Siendo socios en casi todo no quiere decir que las cuentas públicas, y las promesas de garantías, son las mismas para estos dos países, confirmando por qué todos siguen presionando a la canciller Merkel para que traiga su cartera a la fiesta que todos quieren continuar.

El rating de Alemania

Alemania mantiene su rating en AAA, aunque tampoco se salva completamente. Con la falta de consenso en las reuniones europeas y las fuertes presiones que Alemania sigue recibiendo de los más ruidosos de sus socios, su puntuación política del rating de Alemania ha empeorado.

La razón por qué mantienen el rating estable y no lo han reducido a negativo es porque S&P tiene confianza que el consenso interno en Alemania se mantendrá fuerte en su control presupuestario, indicando que no hay esperanzas de que funcionen las presiones de sus socios europeos de que Alemania abra la billetera.

No obstante, como amenaza, dice que, si su ratio de deuda estatal sobre su Producto Interior Bruto (PIB) sube del 80% de hoy hasta el 100%, tendrán que revisitar el rating. También les recriminan que mantengan su déficit público por encima del 3% del PIB, que es el nivel que todos siguen prometiendo que quieren conseguir. Recuerdo que este es el nivel del Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (UE), que empezó a funcionar en 1997 y que fue una parte clave del acuerdo que llevó a la introducción del Euro. Este es el mismo Pacto que casi nunca han cumplido, incluso en tiempos de boom.

El rating de Francia

El rating de Francia se ha reducido de AAA a AA+, con perspectiva negativa, basado en el impacto sobre Francia de la profundización de los problemas políticos, financieros y monetarios experimentados por la zona del Euro.

Resaltan la fortaleza de Francia con su economía rica, diversificada y resistente y su fuerza laboral cualificada y productiva. No obstante, les preocupa el alto nivel de deuda estatal y las rigideces en su mercado laboral y se tendrá que esperar a las reformas prometidas para ver su impacto.

La posible reducción adicional en el rating tendrá en cuenta si su plan de reducción de deuda se estanca, si su deuda supera el 100% del PIB y si su crecimiento del PIB se ve reducido por debajo del 1-2%. También estarán peor parados si se llegan a acuerdos europeos que aumentan sus niveles de pasivos contingentes de forma importante.

Francia y Alemania son diferentes por algo

Viendo las diferencias destacadas entre Francia y Alemania, no debería sorprender que S&P diferencia entre los dos países.

Además, añadiría otra diferencia crítica, que parece que Francia está más dispuesta que Alemania de entrar en arreglos europeos donde estos dos países tendrían que hacer frente a más peso económico que ahora. No está claro que Alemania podría sostener estas aumentadas obligaciones, pero está clarísmo que Francia no podría.

El rating de España

España ha visto una reducción de dos niveles, de AA- a A, y también con perspectiva negativa.

S&P se ha enfocado en los retos financieros de la necesaria financiación externa, no sólo para el Estado pero también se verán más presiones por las necesidades de los entes privados en su consecución de financiación externa. Además, esperan que los ajustes macroeconómicos del nuevo gobierno impactarán negativamente en el crecimiento económico que, a su vez, no ayudarán la reducción proyectado del déficit público.

Relacionado con esto, esperan que los costes de financiación exterior se mantendrán en niveles bastante por encima de lo acostumbrado durante un tiempo. Estos costes financieros más altos, como ellos dicen, son causados por varias razones.

Factores específicos que impactan al país, incluyendo los siguientes:

  • los desequilibrios estructurales entre ahorro e inversión,
  • los altos niveles de deuda externa a corto plazo,
  • una carga de amortizaciones concentrada en la primera mitad de 2012.

También esperan cambios regulatorios, incluyendo los siguientes:

  • incluyen la expectativa de aumentos en las exigencias de reservas de capital de los bancos para respaldar sus carteras de valores y sus colocaciones interbancarias,
  • la incertidumbre respecto a la efectividad de la cobertura de los credit default swaps (CDS) como instrumentos de cobertura de riesgo.

S&P también explica sus preocupaciones sobre el futuro y qué elementos pueden causar la reducción adicional del rating español. Estos elementos incluyen:

  • Retrasos en la tan anunciada reforma laboral, aunque no dicen qué debe ser esta reforma.
  • Retrasos en reformas en otras áreas destinadas a reforzar el crecimiento.
  • Que el gobierno no tome medidas adicionales para cumplir los objetivos de reducción del déficit público.
  • Que el empeoramiento de las condiciones de algunas empresas lleve a la necesidad de desembolsos adicionales de ayuda por parte del gobierno, es decir, temen más despilfarro estatal.

Muchas razones por ver la reducción de los ratings que parece que han sorprendido a muchos. Al contrario a algunos que hemos pedido reducciones de rating generalizado desde que estalló la crisis, sólo nos sorprende que hayan tardado tanto. Pero bueno, las empresas de rating tienen la costumbre de seguir no de liderar.

En El Blog Salmón | S&P nos explica su reducción de ratings de los países del Euro

Los comentarios se han cerrado

Ordenar por:

7 comentarios