Compartir
Publicidad
Publicidad

Sudáfrica, un país de desigualdades económicas (II)

Sudáfrica, un país de desigualdades económicas (II)
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Esta es la segunda y última parte intentaremos descubrir un poco mejor el carácter más microeconómico de Sudáfrica, así como las costumbres de las pequeñas empresas como restaurantes y comercios a la hora del regateo, comercialización o gestiones comerciales. Por si aún no has leído la primera entrada puedes leerla aquí.

Uno de los puntos más importantes y en donde se nota realmente la segregación racial que llegó a existir en Sudáfrica años atrás es que la gran mayoría de empresarios, banqueros o grandes comerciantes/distribuidores de marcas internacionales dentro del país son personas de piel blanca, que aunque sean sudafricanos sólo por el simple hecho de su color de piel parece que pueden hacer más cosas que los llamados “morenos” como ellos se autodenominan.

En Sudáfrica todo es una cuestión racial y social. Un ejemplo muy básico es ir a un centro comercial normal de Ciudad del Cabo o un restaurante, todo el rato tú como intermediador económico tratas con una persona que normalmente es de color, pero siempre que vas a pagar sea en metálico o sea con tarjeta de crédito la persona que lo recibe siempre es el encargado del local que es una persona blanca. Para ellos es algo socialmente asumido y que no genera discriminación racial positiva, desde el punto de vista empresarial para nosotros es algo muy raro.

Centrándonos más en aspectos microeconómicos podríamos decir que una familia normal allí es capaz de vivir con unos 400-500 euros al mes. No es una gran cuantía de dinero, pero una vez convertido a Rands (su moneda local) y transportado a sus precios reales es ciertamente una suma normal para vivir. Lo que sería para nosotros quizá el cuádruple o quíntuple para hacer una vida familiar normal.

Allí lo salarios no son muy elevados pero por que tampoco como decía anteriormente su economía es muy cara; la relación entre el salario nominal y el real no varía mucho. Por ejemplo un conductor o chófer que cuentes con el a tu plena disposición te puede costar unos 200 euros al mes, una ama de llaves interna 150 euros al mes.

Algo que llama mucho la atención es que aunque su nivel de vida no sea tan elevado como en los países plenamente desarrollados y tengan algo más de nivel de pobreza, ellos no necesitan en gran medida muchos más elementos de los que poseen; son un país para su entorno muy desarrollado y en el que se puede encontrar todo aquello que se necesita.

Uno de los mayores problemas que posee es su inflación que ronda actualmente el 10% anual, aunque se ve muy compensada con el incremento exponencial del turismo y los pocos gastos públicos que posee el Estado ya que por ejemplo casi no posee cuerpo polícia, bomberos, ejército, etc. Gran parte por tanto de esos “ahorros públicos” actualmente se están invirtiendo en desarrollo de energías renovables, tan factibles en dicho país (sobre todo aerogeneradores y paneles solares) además de ayudas importantes a muchas empresas de comercialización de productos básicos.

Uno de los momentos que marcaran desde luego un antes y un después en Sudáfrica como país y en especial en su ciudad más cosmopolita, Ciudad del Cabo, será la celebración el próximo año del Mundial de Fútbol por selecciones. Se espera que no sólo reactive fuertemente su economía y puedan aprovechar el tirón durante un montón de años, sino que además les genere un escaparate internacional muy importante tanto para el turismo como para la llegada de nuevas empresas que deseen invertir en su país.

Imagen | DanieVDM

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos