Compartir
Publicidad
Publicidad

Así hay que declarar ante hacienda las pérdidas por las acciones y bonos del Popular

Así hay que declarar ante hacienda las pérdidas por las acciones y bonos del Popular
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El rescate del Banco Popular, intervenido por el FROB y las autoridades europeas, y traspasado al Banco Santander por 1 euro, deja reducida a cero la inversión de más de 300.000 accionistas y bonistas de contingentes convertibles (cocos) y de deuda subordinada del banco, que han perdido toda su inversión.

La situación de la acción del Banco Popular había emprendido una escalada bajista que ya no se podía parar, especialmente para aquellos que acudieron a la ampliación de capital del Banco Popular de hace casi 1 año.

Nos podemos preguntar: ¿Los accionistas pueden reflejar sus pérdidas en la renta del 2017? ¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en el caso de los accionistas? ¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en caso de los bonistas?

Los accionistas y bonista lo han perdido todo con el Banco Popular

La ampliación de capital fue de 2.500 millones de euros a un precio por acción de 1,25 euros. El último valor de la acción del Banco Popular antes de realizar la suspensión de cotización por el rescate del Banco Santander fueron 0,32 euros.

El rescate del Banco Popular trae una pérdida total para los bonistas de cocos de 1.250 millones de euros, y de deuda subordinada por un total de 684 millones de euros, entre esta deuda subordinada la que se emitió en 2011 para minoristas por 450 millones de euros, que se transformarán en acciones que tampoco tienen valor en la actualidad.

Las pérdidas son una realidad con el precio de las acciones reducido a 0 euros. Pero los accionista tienen la posibilidad de contar con un consuelo fiscal de cara a la declaración de la renta del 2017, sobre todo si además de Banco Popular se ha realizado otras inversiones en las que sí se han podido obtener plusvalías.

¿Los accionistas pueden reflejar sus pérdidas en la renta del 2017?

En el caso de los accionistas, la pérdida se cuantifica por diferencia entre el valor de transmisión, cero, y el de adquisición, formado por el precio pagado, más los gastos y comisiones de compra y menos el importe obtenido por los derechos de suscripción vendidos durante la tenencia de las acciones.

La declaración de la renta nos va a permitir compensar las plusvalías con las minusvalías sufridas en las inversiones que hayamos realizado en Bolsa, en títulos de deuda. Es posible realizarlo no solo con las minusvalías sufridas durante el año que se realiza la declaración de la renta sino de los tres ejercicios anteriores.

Esto se puede realizar contando con que se arrastren desde los tres ejercicios anteriores y no estas no hayan servido ya para compensar plusvalías en anteriores declaraciones de la renta.

Es decir, el accionista del Banco Popular tendrá la posibilidad de aflorar sus plusvalías por otros activos durante el 2017 para pagar menos impuestos, debido a las pérdidas que han sufrido en el Banco Popular.

Si no se aflora toda la pérdida o minusvalía en la declaración de la renta de 2017, se podrá reservar para reducir las plusvalías correspondientes en los ejercicios de 2018, 2019 y 2020.

¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en el caso de los accionistas?

La pérdida la podrán compensar en 2017, dentro de la renta del ahorro (se grava a una escala del 19 por ciento – 21 por ciento - 23 por ciento) primero, con las ganancias patrimoniales del ejercicio, y si el saldo es negativo, el mismo se podrá compensar con el saldo positivo de los rendimientos del capital mobiliario (intereses y dividendos fundamentalmente), pero en este caso existe un tope: el 20 por ciento de este último.

Tenemos la limitación de no poderse compensar en su totalidad todo lo ganado con las minusvalías que se han sufrido, solo hasta un máximo del 15 por ciento de estas plusvalías, el porcentaje que se aplicaba en la declaración de la renta del 2016. En los próximos ejercicios este tope se va a elevar al 20 por ciento en la declaración de la renta de 2017.

Si aún quedaran pérdidas por compensar, se podrán trasladar a los 4 ejercicios siguientes, por lo tanto hasta 2021, y compensarlas de la misma manera dentro de la base del ahorro, con la única diferencia de que, desde 2018, el límite de compensación con los rendimientos del capital mobiliario será el 25 por ciento y no el 20 por ciento del saldo de estos últimos, como es en 2017.

¿Cómo se pueden compensar las pérdidas en caso de los bonistas?

Si se trata de bonistas, la pérdida no forma parte de las ganancias y pérdidas patrimoniales, sino de los rendimientos del capital mobiliario, por lo que se compensarán cuando se determine la base del ahorro.

Con los rendimientos positivos del capital mobiliario y, si todavía resultase saldo negativo, con el positivo de las ganancias y pérdidas patrimoniales del ejercicio, con el límite del 20 por ciento de este último saldo.

El exceso que no pueda ser compensado se podrá compensar de la misma manera en los cuatro ejercicios siguientes, si bien el límite señalado en el caso de los accionistas, a partir de 2018, será del 25por ciento.

Además, es posible compensar plusvalías y minusvalías con independencia del tipo de activo del que procedan. Así, las pérdidas en Bolsa pueden reducir lo ganado por la venta de un inmueble. Y lo perdido en cocos o deuda subordinada sirve para compensar plusvalías logradas en la venta de acciones, en caso de haber invertido en un valor distinto al Banco Popular.

En El Blog Salmón | El Banco Popular se vende por un euro al Santander, los accionistas pierden todo su dinero

Imagen | Comunicación Popular

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos