Publicidad

El rescate del Monte dei Paschi tensiona (aún más) la Unión Europea

El rescate del Monte dei Paschi tensiona (aún más) la Unión Europea
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los temores a una nueva crisis en Europa se están acentuando en los últimos meses, en concreto una crisis bancaria cuyo desencadenante estaría en dos bancos en particular: La entidad italiana Monte dei Paschi y el alemán Deutsche Bank.

Si Monte dei Paschi y el Deutsche Bank se quedan finalmente sin opciones para sanear sus cuentas, existe un temor a un contagio financiero que podría recordarnos a las consecuencias generadas en el colapso de Lehman Brothers que sumergió al mundo en una profunda crisis global.

La crisis financiera en Europa iniciada con estallido de la burbuja subprime de Estados Unidos aún está afectando al continente en diferentes formas, incluyendo la crisis de la deuda soberana que amenaza periódicamente en sacar a Grecia de la Eurozona. Por lo que el miedo a una nueva crisis está muy presente en Europa y por ello se está valorando la intervención en estas entidades.

Italia, un riesgo político desatado llevará al rescate de Monte dei Paschi

La situación bancaria en Italia está al rojo vivo. Si la banca ya arrastraba un problema de morosidad valorado en 360.000 millones de euros, ahora hay que sumar el factor político del "No" a la reforma constitucional y la dimisión de Matteo Renzi.

La salida de Renzi tiene el potencial de desencadenar una reacción en cadena destructiva a la inestable política italiana. El Movimiento Cinco Estrellas, un partido euroescéptico, podría llegar al poder como resultado ya que ha estado subiendo fuertemente en las encuestas. Su líder, Beppe Grillo, ha llamado a un referéndum sobre la permanencia de Italia en la Eurozona. Asimismo, la Liga del Norte, partido de extrema derecha, también se beneficia de la rechazo anti-sistema.

Media De Encuestas Italia

Con estos factores, Monte dei Paschi tendrá serias dificultades para llevar a cabo una ampliación de capital de 5.000 millones de euros, para finales de diciembre (aunque ha solicitado al BCE una prórroga hasta enero para completar su ampliación), lo que le llevaría a una intervención pública.

De hecho, Reuters ya ha informado que el gobierno italiano se está preparando para alcanzar una participación de control de hasta un 40% en Monte dei Paschi, lo que supone prácticamente la nacionalización de la entidad italiana fundada en el año 1472.

Los problemas para rescatar a Monte dei Paschi

Sin embargo, existe un problema para el rescate italiano... Y es que en enero de 2016 entró en vigor el sistema de rescate bail-in que lo que pretende es que sean los propios acreedores, y no los contribuyentes (sistema bail-out), quiénes recapitalicen una entidad.

Según el sistema bail-in las entidades bancarias deben responsabilizar, en primera instancia, de sus pérdidas al conjunto de bonistas y sólo después, se podría inyectar dinero público en su estructura de financiación. Las normas de la UE establecen que el 8% del pasivo debe cancelarse antes de poder inyectar dinero de los contribuyentes en un banco.

A pesar del marco normativo, gran parte de la deuda en junior que se cancelaría se encuentra al día de hoy en manos de particulares italianos. Esto se debe a que Monte dei Paschi desvió cerca de 2.100 millones de euros en deuda junior a sus clientes como un producto de ahorro, lo que implica que de aplicarse el sistema bail-in, estos clientes se quedarían absolutamente sin nada.

italia

Pudiera existir algún vacío legal dentro de este proceso a la que se podría acoger el gobierno italiano. Y es que bajo una interpretación laxa de la normativa europea, un banco puede recapitalizarse con fondos estatales si suspende una prueba de solvencia de su balance. Sin embargo, uno de los problemas es que la última prueba de solvencia se remonta a mayo.

Bajo este supuesto, se podría acoger a la llamada "recapitalizacion preventiva" que sólo es aplicable a entidades que aún no hayan quebrado. Estos fondos sólo están disponibles de manera temporal y aún así, los bonistas deben aceptar igualmente una quita. Por lo que esta medida, igualmente tendría impacto aunque menor en los bonistas.

Existe otra posibilidad para salvar a los bonistas, y es que se considerara que al responsabilizar a los bonistas, se estaría incurriendo en un riesgo de estabilidad para el país, pero no parece ser que 2.100 millones de euros sean un problema para una economía de más de dos billones de euros.

Si finalmente Italia rescatara a Monte dei Paschi estaría quebrantando la legislación establecida en el marco bancario de la Unión Europea. Incluso, la Comisión Europea podría llevar a al gobierno italiano ante el Tribunal Europeo de Justicia, obligando de a devolver la ayuda estatal que hubiera proporcionado a la entidad.

La preocupante situación bancaria en Europa

Los problemas a los que se enfrenta en el entorno bancario europeo están vinculados a la capacidad de préstamos de entidades generadoras de comisiones ya que éstas se han visto disminuidas y existe una morosidad intensa que sigue pesando en especial para los países llamados "PIIGS": Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España.

Si la debilidad económica ha perjudicado a los bancos, también lo han hecho los intentos, desde la política, para mejorar su situación...

Las nuevas regulaciones han incrementado los costes y han reducido los beneficios alcanzados a través de estrategias de gestión de riesgo. Sin embargo, no todo acaba aquí, los tipos de interés negativos, un enfoque de política monetaria no convencional, que apareció por primera vez en Suecia en julio de 2009, se han extendido a Noruega, Suiza, Dinamarca, Hungría y los 19 países de la zona euro (así como en Japón).

ecb

En consecuencia, los márgenes bancarios se están reduciendo fuertemente. La mayoría de entidades no quieren traspasar los intereses negativos a los ahorradores, por temor a un éxodo de los depósitos.

La situación bancaria está muy penalizada para el Deutsche Bank y del Monte dei Paschi... El Deutsche Bank ha llegado a caer un 54% desde en enero aunque ha recuperado parte de lo perdido y ahora muestra pérdidas del 23%. Por su parte Monte dei Paschi suma la peor rentabilidad de la bolsa italiana con una caída del 83% en el precio de sus acciones y su capitalización sólo es de 614 millones de euros.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir