Los planes para salvar a Martorell matando a Seat

Los planes para salvar a Martorell matando a Seat
7 comentarios

Es posible que si te compras un Seat ahora, sea uno de los últimos modelos que podrás comprar de esa marca. Si todo sigue según se está planeando, Seat es muy probable que acabe en ese lugar donde acaban las marcas de coches finiquitadas junto a Pontiac, Talbot, Oldsmobile, Saab, Saturn, Simca, Rover y otras muchas. En cambio, esto no debe ser un problema para los trabajadores de Seat y propietarios de vehículos de esta marca.

En 2021 una marca europea que no existía hace cuatro años vendió más vehículos que otras dos marcas europeas centenarias. Además, los modelos de la marca joven sólo uno era propio, los otros dos se podían conseguir en versiones menos potentes y equipadas más baratos. Las otras dos marcas centenarias en cambio ofrecían vehículos exclusivos, algo que valora el público al que se dedican estas tres marcas, aquellos que tienen dinero disponible parra gastar en experiencia e imagen.

En el coche eléctrico todos empezamos de cero

Cupra Born

En los tres principales mercados mundiales de automóviles (la Unión Europea, China y EEUU) existe una fuerte implicación por las entidades en fomentar el coche eléctrico, en mayor o menor medida. Uno hubiera supuesto que aunque un coche eléctrico tiene cambios sustanciales frente a un coche de combustión interna, los fabricantes de coches de combustión interna tenían unas fuertes ventajas. Una red comercial establecida, una relación de décadas con clientes y el público, decenas de años de reconocimiento de la marca (a los niños pequeños se les enseña incluso las marcas de los coches), unas líneas de producción optimizadas durante décadas, relaciones con los fabricantes de componentes, etc. Eso no son soluciones que son fáciles de replicar para un nuevo jugador.

En cambio, parece que no. En Europa Tesla en 2021 fue el vigésimo primer fabricante más exitoso en número de unidades vendidas. Todo eso sin apenas contar con red comercial establecida (sólo unos pocos establecimientos en las principales ciudades). Además lideró su subsegmento de coches eléctricos, frente a competidores locales como Volkswagen y Renault que ya tenían coches eléctricos.

Los productores de coches de todo el mundo se están dando cuenta, en el coche eléctrico, partimos de cero. Este es el motivo por el que los fabricantes chinos están usando los coches eléctricos como modo de asaltar el mercado europeo. El consumidor está dispuesto a probar cosas nuevas. Ya sea mediante marcas desconocidas al consumidor occidental hasta ahora como BYD o resucitadas como MG, el coche eléctrico permite la entrada de nuevos jugadores en el mercado. Por este motivo todo el mundo se lanza a asaltar todos los mercados con la esperanza de establecerse en los mismos. El momento en el que se deciden los próximos veinte años de movilidad es ahora.

Además existen otros factores. El primero son los servicios de movilidad, estos aumentan y parece que van a reducir el número de coches necesarios en el mercado. Renault para esto está trabajando en convertir algunas de sus fábricas en “re-factories”, empresas que cojan coches usados los adapten y los pongan al servicio de nuevo, de modo que se alargue el uso y la vida comercial de los mismos. Es decir, los fabricantes se están preparando para un futuro en el que se vendan menos coches.

Cupra, la marca Premium que necesita Seat

Cupra Formentor

Veamos la casuística de Seat en el contexto anterior, según el consejero delegado de Volkswagen Herbert Diess, Seat es la única marca del grupo que no fue rentable en 2021. El problema que ve es que Seat vende tecnología Volkswagen a un precio más barato, haciéndola difícil de rentabilizar. Además su volumen de ventas de sólo 400.000 vehículos no es muy alto.

¿Qué sucede? Seat pasa a necesitar una marca Premium. Eso fue un invento del anterior consejero delegado de Seat, Luca di Meo, pero se ha abrazado por el actual, Wayne Griffiths. El objetivo es simple, si vamos a vender menos coches y tenemos que venderlos más caros, necesitamos venderlos bajo una marca Premium con mayores márgenes que los coches que vendemos ahora. Esa es Cupra, la marca que en 2021 vendió más que Alfa Romeo y Lancia, juntas.

Los objetivos son ambiciosos. Quieren vender vehículos eléctricos con la marca Cupra no sólo en Europa, sino también en China y en otras muchas geografías. Además esperan duplicar la producción y ventas en 2022 de lo que consiguieron en 2021, de 79.300 a 160.000. Los esfuerzos de Seat se centran en desarrollar modelos nuevos para Cupra, como el Tavascan (que se espera para 2024 y se fabricará en China, pensando también en el mercado local) y el modelo basado en su “concept car” Urban Rebel, que se espera para 2025 y probablemente se presente como Cupra Rabal (como el barrio barcelonés).

¿Y Seat se preguntan los amantes y nostálgicos de la marca? Pues aparentemente el futuro de esta marca como han dado a entender Herbert Diess y Wayne Griffiths, quedará liagado a vender vehículos de combustión. Es decir, que si el periodista del motor Juan Francico Calero hablaba de que quedaría relegado a una marca de Low- Cost, puede que no llegue siquiera a eso. Además, si para 2030 -2035 se dejaran de vender vehículos con motor de combustión interna como se ha sugerido alguna vez en los foros europeos, la marca Seat dejará de venderse (quizás permanezca como una versión local española low-cost de los productos de Cupra).

Eso sí, por el camino, el centro de desarrollo y diseño de Martorell y la fábrica se habría salvado. Es decir, se salvaría la mayor exportadora de Cataluña a cambio de acabar con una marca con más de 70 años de existencia, para la que parece que no habría lugar en un futuro eléctrico, Premium y de soluciones de movilidad.

Pregunta a los lectores ¿les parece un buen plan salvar Martorell con Cupra a base de sacrificar a Seat?

Temas
Inicio