Compartir
Publicidad
Publicidad

Discrimiación salarial femenina, una realidad

Discrimiación salarial femenina, una realidad
Guardar
7 Comentarios
Publicidad


Desde hace mucho tiempo sabemos que en España es real que se produce una discriminación femenina no sólo a la hora de optar a un empleo, por lo que hay mucha más cantidad de mujeres en paro que hombres; sino que además en igualdad de condiciones las mujeres no siempre cobran la misma cantidad de salario que compañeros hombres.

Se podría llegar a anunciar que es un fenómeno económico-social, pero eso sería del todo incierto. La economía actual defiende a las persona con capacidades por encima de cualquiera de sus aspectos personales; priman sus capacidades ante todo, el problema es que quizá muchos de los empresarios de hoy en día aún no crean en esa realidad, por lo que el problema, al menos en España, sigue siendo del todo social.

Los datos de un informe reciente del comisario de empleo de la Unión Europea, Vladimir Spidla, indica que de media las mujeres españolas ingresas un casi 18% menos que sus análogos de sexo masculino. En mi opinión y seguro que en casi la de muchos una auténtica vergüenza que a estas altura de la evolución económica y empresarial esto siga ocurriendo.

Según Spidla la realidad es que:

“Además de argumentos morales, hay argumentos económicos poderosos para defender que sólo recogiendo el potencial de todos nuestros talentos, el de hombres y mujeres, podremos enfrentarnos a la crisis”

Desde luego no le falta ningún tipo de razón. La mejora y buen funcionamiento no depende del sexo de la persona, sino de sus capacidades para jugar un rol importante como agente económico en general y en su trabajo en particular.

Respondiendo a una de las preguntas más interesantes que hacía referencia a la posibilidad de que se llevara a cabo una medida por el Parlamento Europeo similar a la que ha realizado España en cuanto a “cupos” de igualdad, contestó que cree que no es el camino correcto actualmente para mediar en este tipo de conflictos ya que está demostrado que no hace un efecto real en el incremento del salario ni de la contratación.

Vía | elmundo
Imagen | VicentBointeau

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos