Compartir
Publicidad

La economía española se estancará en 2016 y 2017: difícil papeleta para el nuevo Gobierno

La economía española se estancará en 2016 y 2017: difícil papeleta para el nuevo Gobierno
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hoy el Banco de España ha echado un jarro de agua fría sobre las optimistas previsiones económicas del aún Gobierno en funciones de nuestro país. Sin embargo, este organismo no es el único pesimista: durante el pasado mes de marzo también conocimos las previsiones de Funcas y las de Standard and Poor´s (S&P), y ambas van por el mismo camino: no hay buenas perspectivas para la economía española.

Las dudas sobre quién formará el futuro Gobierno (si es que lo hay) y la posibilidad de que se celebren unas nuevas elecciones generales pesan muchísimo a la hora de dar credibilidad a la economía española. Si a esto le unimos las tensiones en los mercados financieros internacionales o la fragilidad de las llamadas economías emergentes, tenemos el cóctel perfecto para que la sombra de la incertidumbre planee sobre nuestro país.

El Banco de España advierte del frenazo de la economía española...

1459503359 525840 1459505904 Sumario Normal Recorte1

El Banco de España se está llevando hoy todos los titulares de la prensa económica. ¿El motivo? Ha presentado sus proyecciones macroeconómicas de la economía española para el período 2016-2017 y en ellas ha mostrado su desconfianza absoluta sobre las previsiones del Gobierno, tanto en materia de crecimiento económico como de déficit público, tal y como puede comprobarse en la imagen que hemos tomado prestada de El País.

Si bien el Banco de España confía en que la economía española seguirá creciendo durante los próximos años, matiza que este crecimiento irá a menos y además será menor del previsto inicialmente y, por supuesto, mucho menor del esperado por el Gobierno.

En concreto, el Banco de España pronostica que el Producto Interior Bruto (PIB) español crecerá a un ritmo del 2,7 % en 2016 (una décima menos que en la anterior previsión) y al 2,3 % en 2017. Estas previsiones están a años luz de las esperadas por el equipo de Rajoy, que preveía un crecimiento del 3 % en 2016 y del 2,9 % en 2017.

...y de que volveremos a incumplir el déficit público

1366 2000

Además, el Banco de España no cree que España vaya a cumplir tampoco este año lo acordado con la Comisión Europea en materia de déficit público. Si en 2015 el déficit cerró en el 5,2 % del PIB, lo que supone una desviación de unos 10.000 millones de euros, para este año el Banco de España pronostica un déficit del 4,4 %, frente al 2,8 % previsto por el Gobierno. El desajuste sería del orden de 16.000 millones de euros.

Cuando hablamos de 2016 no olviden que estamos ya en abril, que ha pasado un trimestre del año y que el gobierno en funciones que tenemos no tiene capacidad para adoptar medidas adicionales y plantear reformas que permitan corregir este desequilibrio tan brutal, por lo que, salvo sorpresa mayúscula, casi que se puede dar por hecho ya que la desviación en el objetivo de déficit este año será terrorífica.

Estos problemas continuarán y se harán mayores el año próximo, pues el Banco de España calcula que el déficit será del 3,4 % en 2017, muy por encima del 1,4 % que defiende Cristóbal Montoro. El desajuste se iría ya por encima de los 20.000 millones de euros, un disparate.

¿Cómo arreglamos esto? Sacando de nuevo la tijera

1366 2000 1

La situación económica que se va a encontrar el nuevo Gobierno es todo un caramelito. Si tanto ha criticado el Partido Popular la herencia recibida, en relación a cómo dejó Zapatero las finanzas públicas antes de abandonar la presidencia, mucho nos tememos que este pretexto se mantendrá vivo al menos durante una legislatura más.

El nuevo Gobierno que llegue a Moncloa, sea del color que sea y resultado del pacto que sea, tendrá que plantear recortes muy serios para corregir los desequilibrios de las cuentas públicas. Para que se hagan una idea, sólo el desajuste de déficit conocido el jueves, de unos 10.000 millones de euros, equivale al recorte en Sanidad que llevó a cabo Mariano Rajoy cuando llegó al gobierno.

Entonces, si atendemos a la diferencia de 16.000 millones de euros entre las previsiones del Banco de España y del Gobierno, ¿qué recortes tendrá que hacer el nuevo gobierno? Vaya por delante que 16.000 millones de euros representan el 4,5 % de los PGE 2016, que ascienden a 351.859.090.070 euros, por lo que los recortes han de ser importantes.

Por ejemplo, 16.000 millones de euros es un poco más que la suma de las partidas de Sanidad (4.001.617.650 euros), Infraestructuras (5.982.871.960 euros), Educación (2.483.960.270), Servicios Sociales (2.093.222.520 euros) y Justicia (1.603.311.790) de los Presupuestos de este año.

Visto de otra forma, la partida destinada este año a Desempleo (19.820.938.900 euros) se aproximaría al desequilibrio previsto para 2017 (unos 20.000 millones), en ausencia de reformas de calado que den la vuelta radicalmente a esta situación tan esperpéntica y peligrosa. De igual forma, 20.000 millones de euros equivale a recortar las pensiones actuales en un 20 %.

El mercado de trabajo tampoco mejorará lo suficiente

El Banco de España tampoco se cree las previsiones del Gobierno en relación a cómo evolucionará el mercado laboral español. Aunque, como es lógico, el organismo dirigido por Linde confía en que se siga creando empleo durante los dos próximos años, de forma que la tasa de paro vaya a menos tanto en 2016 como en 2017, matiza que el ritmo de crecimiento del empleo será menor del pronosticado por el Gobierno.

En concreto, el Banco de España prevé que la tasa de paro se reduzca muy levemente, hasta el 20,3 % de la población activa este año, frente a la previsión más optimista del 19,7 % manejada por el Gobierno. Ya al año siguiente, la reducción continuaría y la tasa de paro se situaría en el 18,9 %, 1,3 puntos por encima de la previsión del Gobierno para ese año, que también es más optimista, del 17,6 %.

Y lo peor, el pesimismo no es sólo del Banco de España

Estamos de acuerdo en que el Banco de España no se caracteriza precisamente por acertar mucho en sus previsiones económicas, como demuestra la pasada Diana Esade. Sin embargo, como señalábamos al principio del artículo, todas las previsiones que hemos conocido en marzo van en la misma línea de pesimismo, por ejemplo, las de Funcas y las de S&P.

Funcas mantiene en el 2,7 % la previsión de crecimiento económico para este año y sitúa en el 2,3 % su estimación para 2017, por lo que coincide plenamente con el Banco de España. Mientras tanto, en materia de déficit, los expertos del panel de Funcas prevén un desajuste del 3,5 % del PIB este año, frente al objetivo del 2,8 %, y para el año que viene estiman un déficit del 2,7 %, a pesar de que el objetivo pactado con Bruselas es el 1,4 %.

Más pesimista aún se muestra la agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P), que recientemente ha revisado una décima a la baja sus expectativas de crecimiento para la economía española en 2016 y 2017, cuando prevé que el PIB crecerá un 2,6 % y un 2,3 %, respectivamente.

La Autoridad Fiscal Independiente (AIREF), Fitch o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) son otros ejemplos de organismos que recientemente han advertido sobre el frenazo en seco de la economía española.

Difícil tarea para el nuevo Gobierno

Albert Rivera Pedro Sanchez Y Pablo Iglesias Antes Del Debate

En un mundo tan globalizado como el actual es muy complicado pronosticar qué ocurrirá con la economía española. Sin embargo, a tenor de las previsiones del Banco de España y de los otros organismos analizados, podríamos llegar a tres conclusiones a modo de resumen final:

  1. Frenazo en seco de la economía española durante 2016 y 2017, frenazo que también afectará al resto de economías de la zona euro pero que, como siempre, España notará con mayor virulencia. Seguiremos creciendo, sí, pero a un ritmo menor.

  2. Tenemos un problema terrible con el déficit público. Si creciendo a un ritmo del 3,2 % como lo hemos hecho en 2015 el desajuste ha sido de 10.000 millones de euros, miedo nos da lo que pueda ocurrir cuando el crecimiento vaya a menos: los números dicen que, en ausencia de reformas, 16.000 millones en 2016 y 20.000 millones en 2017.

  3. El nuevo Gobierno que llegue a Moncloa tendrá que ejecutar durísimos recortes. Y no les quepa duda de que la Comisión Europea se lo susurrará al oído mientras duerme. Vender electoralmente esto se antoja muy complicado, por no decir imposible.

En definitiva, incertidumbre al máximo nivel, así que apretémonos el cinturón porque se avecinan curvas.¡Qué difícil va a resultar salir de esta crisis! ¿No creen?

En El Blog Salmón | España vuelve a incumplir el déficit: cronología del engaño de todos los años

Imagen | Antonio Tajuelo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio